fbpx

Somos el «ellos» de «a por ellos oeee» Opinión, Voces

Lucas Platero reflexiona sobre el auge de la extrema derecha en el Estado español. Va a ser muy importante, dice, la altura de nuestros sueños para esta tarea antifascista de construir puentes

Javier Ortega Smith saluda a unos simpatizantes de su partido ultraderechista, Vox, junto a otros seguidores con banderas de España- Foto cogida de Flickr

Javier Ortega Smith saluda a unos simpatizantes de su partido ultraderechista: Vox.- Flickr

A nadie le pasó desapercibido el grito del público que arengaba Santiago Abascal en la noche electoral que vivimos tristemente el domingo. Gritaban «a por ellos oeee», como si estuvieran en un estadio de fútbol. Pero no estaban en un estadio de fútbol, sino en una celebración de los resultados de la extrema derecha españolista, que pasa a ser la tercera fuerza más votada. A juzgar por las imágenes, esa muchedumbre quizás no era tan numerosa como preocupante.

Mucha gente ha comentado en las redes ese «a por ellos», como un señalamiento de aquellas personas que no representamos ese ideal patriótico de la extrema derecha. De quienes somos bien distintas a todo lo que encarnan estos varones blancos, testosterónicos y que se proyectan montados a caballo en un proyecto de cruzada, sirviéndose del lenguaje del nacional-catolicismo.

En ese cántico hay una amenaza explícita, «vamos a por ti», que se dirige a muchas de las personas que nos movilizamos por unos ideales de justicia social. Y en ese ellos, somos muchas y también diversas. Señalan en concreto las mujeres (véase la pintada en la sede de la CUP “Mujeres vamos a por vosotras”), y en particular, a las mujeres que quieren elegir qué hacer con su maternidad y el derecho al aborto. Fijaros como hablan del mal llamado «derecho a la vida». Construyen interesadamente un miedo al otro racializado o migrante esgrimiendo la idea de la seguridad, una estrategia que usan todos los políticos totalitarios que conocemos.

Ese cántico, a por ellos, también se dirige como amenaza a la clase obrera que va a seguir sosteniendo económicamente a los señoritos, que por supuesto quieren pagar menos impuestos. Van a por las personas con identidades y sexualidades no normativas, como si nuestras vidas pudieran encerrarse fácilmente en armarios. Van a por las personas con diversidad funcional. Van a por todas aquellas personas que sienten que la política es un espacio de justicia social y no un cortijo para privatizar y robar, como ya nos tiene acostumbrados los partidos de derechas.

Nos amenazan y se hacen las víctimas, como buenos maltratadores.

¿Cómo puedes suscribirte a Pikara Magazine?

Dicen que han protagonizado un cambio cultural y social, al abrir los «debates prohibidos». Sin embargo, yo creo que son los mismos fascistas que teníamos antes, pero con más protagonismo y voz en los medios. Ya estaban aquí, no es algo nuevo. Sabemos que no se ha hecho una reparación, ni ha habido justicia después de la larga dictadura franquista, y que tenemos familias enteras cuyos apellidos se repiten a lo largo del tiempo, en la política franquista y en la actual. ¿Cómo podemos pretender que se consiga democracia cuando los mismos funcionarios franquistas fueron integrados en puestos del Estado como si tal cosa, cuando no hubo una depuración de responsabilidades, cuando no se ha hecho justicia con las personas represaliadas?

No son nuevas ideas franquistas, son las mismas, pero con tres millones de votos movilizados por un sentimiento de pertenencia. Como si fuera un partido de fútbol donde juega la selección nacional, frente a un pretendido enemigo catalán o vasco, o cualquier otro que ya les vaya bien. Usan la movilización de sentimientos y se sirven de todo tipo de mentiras. Mentiras científicas, mentiras sobre datos sociales, mentiras sobre quienes son y lo que hacen. Y a su electorado no parece importarle que sea mentira, mientras conecten con esos sentimientos de masculinidad heroica y patriotismo vacío de golpe de pecho que promueven.

Se quejan de estar estigmatizados, por la prensa y por otros partidos políticos. ¿Dónde han aprendido la palabra estigma? Parece que ya no podemos llamar nazis a los nazis. Claman por valores llamados patrióticos, cuando no han trabajado en su vida más allá de malgastar dinero público, se saltan las leyes que tanto dicen que hay que cumplir, ¿o es que hay leyes optativas de ser cumplidas? Se disfrazan de meritocracia y todas las trampas les valen.

Clic para tuitear

Nos advierten: “Les hemos dicho a la izquierda que la historia no había terminado”. ¿Qué alcance tiene esta amenaza? A mi me suena a la revancha de una pelea que no se da por perdida. Y la vuelta a una historia cuya narrativa quieren fijar, ¿se refieren a volver a la fantasía de que con Franco se vivía mejor o que la disciplina impuesta por la dictadura nos gobierna mejor?

Nos amenazan con que van «a recurrir al Tribunal Constitucional todas las leyes liberticidas y anticonstitucionales que los otros partidos políticos habían dejado pasar». Siguen con esa idea de se pueden deshacer las libertades sociales y el marco del estado del bienestar porque «no es rentable», que se pueden cuestionar los derechos cuando aluden a cuestiones morales. Se apropian de la dialéctica del juego democrático para vaciar su contenido, dicen que «perfeccionan la democracia española representando mejor a España». Nos jugamos mucho en estos juegos de palabras. Se apropian de la libertad o igualitarismo con nuevos significados y generan neologismos, como el liberticidio. Todo para armar una dialéctica para lo que en la práctica suponer argumentar recortes para todos y que unos pocos puedan robar de las arcas de lo público. Se ríen de nosotros cuando hablan de su honradez y su dignidad en la práctica política. Se ríen con sorna.

Alguien que necesitaba ser optimista nos recordaba esta mañana que son sólo el 15% de los votos, y que le resto no fascista es mayoría. Pero encuentro difícil consuelo a mi preocupación por el hecho de que la ultraderecha esté sentada en la discusión política, un espacio de participación que, por otra parte, siempre han denostado.

Ya se ha dicho antes, pero necesitamos articular mejor nuestra lucha y construir mejor nuestros puentes, de quienes hemos sido señalados por ese «ellos» de «a por ellos oé». Puentes que tengan en cuenta la precariedad de nuestros lugares de enunciación, en una sociedad consumida por la falta de tiempo y la presión por producir.

Va a ser muy importante la generosidad con la que actuemos, la vulnerabilidad y la agencia que tenemos, así como la altura de nuestros sueños para esta tarea antifascista de construir puentes.

Nos va la vida en ello.

Leer más:

Palabras para frenar el odio

La tumba del machismo y del fascismo

“El sistema político y parlamentario está pensado desde la óptica patriarcal y burguesa”

Suscríbete para que siga siendo posible
Necesitamos tu apoyo económico para seguir adelante. Suscríbete y descubre las ventajas.
Somos el «ellos» de «a por ellos oeee»
0 votes, 0.00 avg. rating (0% score)

A ratos soy profe, a ratos escribo sobre sexualidad y en otros siesteo como un gato

    Uso de cookies

    Nosotras también hemos sucumbido a las cookies y eso que no son de chocolate. Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies