fbpx

Adiós a ‘Transparent’, pionera en las historias trans en la ficción mainstream Ficciones, Pikara en serie, Reseñas

La quinta temporada llega en forma de un único capítulo: un largometraje para despedir a Maura, una mujer trans interpretada por el actor Jeffrey Tambor, que fue despedido después de que su asistente y una compañera de rodaje le acusaran de acoso sexual.

ATENCIÓN CONTIENE SPOILERS

[CONTIENE SPOILERS]

Cartel publicitario de Transparent en Nueva York. / Foto: Anna Bonet

En la 7ª avenida de Nueva York, entre las calles 52 y 51 -muy cerca de la exagerada y luminosa Time Square-, se alzaba hace unos días un cartel gigante en letras mayúsculas y coloridas ‘TRANSPARENT MUSICALE FINALE’. En la lona, los y las protagonistas de la serie, en grandes dimensiones, vistiendo trajes rojos, lilas, naranjas, azules y fucsias. Levantando los brazos con las manos entrelazadas, saludaban agradecidos al público y le decían adiós para siempre. Transparent, la ambiciosa serie, que se ha convertido en una de las ficciones más originales y combativas de la televisión, se despide así: con una quinta temporada en forma de un sólo capítulo, un largometraje de casi dos horas. En él, la familia Pfefferman entierra el personaje de Maura, una mujer judía transgénero cuya transición llega pasados los 60 años. Desde la primera temporada, la serie había explorado como Morton, el padre de la familia, transita hasta identificarse como Maura, la “Moppa” (Mom+Papa; mamá y papá en inglés) de tres hijos entre los 30 y los 40.

Para crear a la protagonista de la serie, las y los creadoras de las serie, las hermanas Jill y Faith Soloway, se inspiraron en su propia “moppa”. En el caso de Maura, además del tránsito, ella explora otros ecos dolorosos de su pasado, como la violencia de su abuelo y la marcha de su padre. Transparent nada entre la comedia y el drama, entre la emoción y la sátira. Pone el foco en cómo el género y los traumas sexuales reverberan en familias e impactan en las generaciones posteriores; pero explora también la fe judía y las heridas que el Holocausto causaron en tantas familias que huyendo de Europa emigraron a Estados Unidos. A través de las historias pequeñas Transparent consigue contar algo mucho más universal.

A través de las historias pequeñas, la serie Transparent consigue contar algo mucho más universal. Clic para tuitear

A lo largo de cuatro temporadas, la serie ha recibido 42 premios, entre los cuales Emmy’s, Globos de Oro, BAFTA y otros galardones convocados por asociaciones profesionales de la crítica, la dirección, la producción y la actuación. Además, arrasó durante tres años consecutivos en los Premios Dorian, organizados por la Sociedad de Críticos de Entretenimiento LGTBQ, formada por periodistas y críticos de Estados Unidos, Canadá, Australia y el Reino Unido.

¿Por qué poner punto y final a una serie tan valorada? Pues porqué los tentáculos del patriarcado y el machismo llegan a todas partes, incluso en una serie tan sensible como esta. Desgraciadamente, Hollywood ya nos tiene acostumbradas a los casos de abusos sexuales: del Harvey Weinstein a Kevin Spacey, pasando por Bill Cosby. Cuando en noviembre de 2017 una de las actrices de Transparent y su asistente personal denunciaron a Jeffrey Tambor -el actor que interpreta a Maura- por acoso sexual, la quinta temporada ya estaba en camino. El contrato estaba firmado, así que la productora de la serie, la gigantesca Amazon, abrió una investigación al respecto. Primero, su asistente, Van Barnes, acusó a Tambor de haberle hecho repetidas proposiciones y comentarios lascivos, además de manosearla y amenazarla con demandarla si hablaba. Más tarde, la actriz Trace Lysette alegó que el actor le había hecho comentarios sexualmente sugestivos y desagradables en varias ocasiones. Además, lo acusó de haberla acosado físicamente durante un descanso de filmación. A todo esto, Tambor respondió que aunque no siempre fue fácil trabajar con él porqué a veces podía tener mal genio y expresar sus opiniones con dureza y sin tacto, nunca fue un depredador.

Si el caso es grave ya de por sí, resulta especialmente delirante por dos motivos que no pasan desapercibidos. Por un lado, Tambor había encarnado el personaje de Maura y lo había hecho excepcionalmente bien. Consiguió que la protagonista hipnotizara y la dotó de un carácter que mezclaba equilibradamente fuerza interior y vulnerabilidad. Por el otro, una de las denuncias viene de Lysette, actriz trans que, además, interpreta el papel de Shea, amiga íntima -también trans- de Maura. Una no puede evitar sentir repulsión hacia un actor que es capaz de interpretar con tanta profundidad y detalle un papel así y actuar como un verdadero energúmeno cuando se apagan las cámaras.

 

Transparent sin Jeffrey Tambor

Algo así debieron sentir la directora, productora ejecutiva y guionista de la serie, Jill Soloway (Chicago, 1965), y su hermana Faith, también guionista. Al conocer las acusaciones, decidieron ejemplarmente despedir a Tambor pero no cancelar la quinta temporada, sino convertirla en un sólo capítulo en el que no aparecería Maura. Así, Transparent Musicale Finale cede el protagonismo al resto de la familia, que se despide de ella; eso sí, cada uno a su manera. No resulta extraño poner el foco en ellos, pues a lo largo de la serie Maura parece ser el único personaje que tiene las riendas de su vida y que sabe a dónde va; mientras todos los demás vuelven constantemente al pasado a través de los mismos traumas y puntos ciegos de su infancia.

Quizás están algo perdidos, pero capítulo a capítulo los tres hijos de Maura exploran, evolucionan, mutan. Sarah se siente presa de su vida de madre y esposa, así que rompe con todo al enamorarse de una mujer. Josh tiene una relación con una rabina, pero todo cambia cuando se da cuenta de que es adicto al sexo y al amor. Ally confiesa no sentirse bien con su cuerpo y decide abandonar el binarismo hombre-mujer, a la vez que emprende un viaje por la fe judía.

La muerte de Maura les llega por sorpresa, al igual que a su madre, Shelly, ex pareja de Maura cuando era Morton. Es precisamente ella la que nos conduce por este epílogo, tan plástico y emotivo. A Shelly le cuesta despedirse de Maura, le invaden sentimientos contradictorios que se convierten en la inspiración para escribir una obra musical. La llama “Alegrecausto” porqué está convencida de que para pasar página de algo tan cruel y doloroso como el Holocausto es necesario algo totalmente opuesto para cruzar la línea. Así, el funeral de Maura se acaba convirtiendo en una fiesta, donde los invitados cambian el luto por los colores vivos. Cantan y bailan al son de una melodía alegre, para dejar atrás el dolor de las pequeñas y grandes historias que han maltratado a los Pfefferman.

La serie Transparent ha dado voz a guionistas trans y a varias actrices trans. Clic para tuitear

Así se va Maura y también Transparent, pero lo hace después de haber abierto un camino en la ficción mainstream. No sólo porque ha hecho protagonista de un producto de televisión comercial la transición de género, sino porque además lo ha hecho desde varios puntos de vista y con mucha sensibilidad y profundidad. Y más importante todavía: ha dado voz a guionistas trans, como la también pianista y compositora Our Lady J, y a varias actrices trans. A parte de Trace Lysette, la serie cuenta con Alexandra Billings, que da vida a Davina, la amiga, compañera y guía de Maura; mientras que en los flashbacks, el personaje de Maura es interpretado por una niña trans, Sophia Grace Gianna. Transparent logra ser genuina y eso es, no tanto por la actuación de Tambor, sino gracias a los personajes que interpretan actrices trans, que la dotan de verosimilitud y ternura.

Transparent no avanza en vano. Avanzas con ella, en el llanto, la risa, la excitación. Te conmueve, te despierta, te cambia. Y no sólo tiene este efecto sobre quien la ve, sino también sobre quien la dirige. Cuando se emitió por primera vez, hace cinco años, Jill Soloway se definía como mujer. Hoy, en cambio, se identifica como no-binaria y no conforme con la división por géneros y por ello utiliza los pronombres neutros en inglés “they/their/them”. Soloway cree que “las palabras hombre y mujer describen quien éramos” y que esta división binaria no existirá en el futuro.

En definitiva, la serie ha sido un revulsivo para la televisión actual, que hace poco cuenta con una nueva perla en Netflix, la maravillosa Pose, que viaja por las historias agridulces que se escondían detrás de la purpurina y los tacones de los balls de la Nueva York de los 80. Protagonizada por mujeres trans y hombres gais afroamericanos, Pose ha dado un paso más y cuenta con al menos cinco actrices trans en papeles principales. Como dijo la actriz Trace Lysette cuando en 2017 la serie recibió el premio GLAAD a Mejor Comedia: “Nuestras historias no son pequeñas, son complejas y convincentes. Y son necesarias para la lucha por los derechos humanos”. Transparent dice “adiós” pero su legado queda para siempre.

*Las temporadas 1, 2, 3 y 4 de Transparent pueden verse en Amazon Prime. En España, el último capítulo, Transparent Musicale Finale, sólo está disponible en Movistar+.


Lee también:

‘Pose’: el voguing y el sueño americano

‘Transparent’: La revolución feminista y transfeminista en las series

Transitando en ficción: cuerpos y encrucijadas trans en la industria del entretenimiento


Suscríbete para que siga siendo posible
Necesitamos tu apoyo económico para seguir adelante. Suscríbete y descubre las ventajas.
Adiós a ‘Transparent’, pionera en las historias trans en la ficción mainstream
0 votes, 0.00 avg. rating (0% score)

Anna Bonet

Granollers, Barcelona, 1985. Periodista y guionista de radio y televisión. Colaboro con Mèdia.cat. Feminismo para cambiarlo todo. Si no puedo bailar, no es mi revolución.

Uso de cookies

Nosotras también hemos sucumbido a las cookies y eso que no son de chocolate. Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies