fbpx

Superheroínas, la asignatura pendiente de Marvel Análisis, Ficciones

Sus personajes femeninos siguen estando relegados a papeles secundarios y de gran dependencia emocional. La Fase 4 de Marvel promete revertir esa tendencia. ¿Qué podemos esperar de ese cambio?

Contiene spoilers de Vengadores: Endgame en el apartado ‘¿Qué ha pasado?’

Reparto de 'Vengadores: Endgame', con Scarlett Johanson como única protagonista femenina

Scarlett Johanson, ‘la pitufina’ en el reparto de ‘Vengadores: Endgame’

Con Vengadores: Endgame ha culminado un fenómeno magno. Una franquicia que se inició hace más de una década entusiasmando a hordas de fans por todo el mundo. Marvel ha rematado con un broche de oro digno para ese “final del juego” que indica su título. Con este punto y aparte sus superhéroes salen muy bien parados. ¿También sus superheroínas?

Los inicios

Desde 2008 y a lo largo de 22 películas, Marvel Studios ha desarrollado una trama venerada por fans y no tan fans del mundo del cómic. Un claro espejo de las historietas leídas en tebeos durante décadas que pedían a gritos ser llevadas a la gran pantalla. El éxito estaba asegurado.

Si se repasan esos títulos según su fecha de estreno, se observa que tendrán que estrenarse cinco películas antes de que lleguemos a una en la que haya, dentro de un reparto coral, una protagonista. Se trataba de Natasha Romanoff, Viuda Negra (Scarlett Johansson), una de las protagonistas de Marvel: Los Vengadores (2012). ¡Una solamente de seis! Cuatro películas después aparece una situación similar: en Guardianes de la Galaxia (2014) Gamora (Zoe Saldaña) es la única mujer en un grupo de cinco integrantes.

¿Acaso no había mujeres en las demás historias? Sí, pero siempre secundarias, y para acompañar al protagonista, el héroe al uso explotado en la gran pantalla tantas y tantas veces, que mientras salva el mundo tiene un interés amoroso: bien sea Pepper Potts (Gwyneth Paltrow) en el caso de Iron Man o Jane Foster (Natalie Portman) en las dos primeras cintas de Thor.

Cartel de Thor: The darkworld, en el que Natalie Portman aparece abrazada a Chris HemsworthCartel de 'Iron Man 3' en el que Gwyneth Paltrow aparece abrazada a Robert Downey Jr.

Poco a poco han ido llegando más títulos corales (como Capitán América: Civil War y Vengadores: Infinity War), pero sin mucho cambio. “Los personajes femeninos superheroicos siguen estando muy relegados a papeles secundarios y de gran dependencia emocional respecto a los masculinos”, comenta Raquel Hernández, periodista de la web Hobby Consolas. “Son excepciones Wonder Woman -de DC- o Mística y Fénix Oscura en X-Men -propiedad de Marvel- que se han convertido en motores de la acción por sí mismas. Esto es algo que el Universo DC supo iniciar en los 70 y que está llegando al cine sorprendentemente tarde“, apunta Hernández. Black Panther, el éxito de 2018, pese a tener un protagonista masculino, contaba con más personajes femeninos que desafiaban de manera muy moderada los roles.

Una protagonista al mando

Tras 20 películas, por fin el público contaba con una historia con una superheroína, Capitana Marvel. La película protagonizada por Brie Larson llegaba el pasado 8 de marzo a los cines. La fecha no era desde luego aleatoria. Cualquier superproducción cuenta con unos tiempos fijados desde años antes, y escoger el Día Internacional de las Mujeres como fecha de estreno era una buena acción de marketing. Tengamos en cuenta que casi dos años antes DC, la competencia directa, estrenaba Wonder Woman, la historia de la heroína por antonomasia.

Marvel creó el personaje de Carol Danvers –así se llama la Capitana- para tener un referente femenino dentro de su muestra de personajes. Como comenta Elisa McCausland, crítica de cómics y autora del ensayo Wonder Woman: El feminismo como superpoder, Danvers “nace como personaje a finales de los sesenta y crece como feminista en los setenta”. “Su historia ha sido turbulenta; ha sufrido no pocos altibajos, mutaciones, resurgimientos más o menos exitosos y alguna que otra depresión. Desde Chris Claremont, casi ningún guionista ha sabido muy bien qué hacer con ella. Hasta que Kelly Sue DeConnick la convirtió en 2012, por así decirlo, en la Wonder Woman de Marvel, apelando al arquetipo de la superheroína; renovando toda su identidad y su sentido heroico. Sin duda alguna, esto le ha venido a Marvel-Disney muy bien”, asegura McCausland.

Con el éxito de la película Wonder Woman, estrenada en 2017 –y dirigida por Patty Jenkins–, se demostraba que una película con una superheroína salvando el mundo podía ser también un taquillazo (la película recaudó más de 821 millones de dólares en la taquilla mundial).

No obstante, en octubre de 2017 aparece el movimiento MeToo, que sacude principalmente a Hollywood. La industria cinematográfica toma nota y las nuevas producciones cambian algo el rumbo. Los blockbusters tampoco se quedan fuera. A Capitana Marvel le benefició esa “publicidad extra”, pero Marvel Studios tenía ya otro motivo más para tomar conciencia de la situación. En marzo su Capitana llegaba por fin a los cines, y ha conseguido más de 1.127 millones de dólares en la taquilla mundial.

¿Qué ha pasado?

Parecía que todo iba al menos como los nuevos tiempos apuntan. El caso es que, siete semanas después, aterrizaba en los cines el esperado culmen llamado Vengadores: Endgame. En sus tres horas de metraje cuenta con dos momentos dignos de destacar. El primero está protagonizado por Viuda Negra. Con la misión de los héroes de acabar con Thanos, ella y Ojo de Halcón (Jeremy Renner) han de ir a buscar la Gema del Alma, que requiere el sacrificio de él o de ella. Tras una lucha entre ambos por morir, es ella la que “gana” y acaba falleciendo. Con su muerte nos damos cuenta de lo ingrato que ha sido Marvel Studios con Natasha Romanoff. Ojo de Halcón tiene una familia fuera, ella no. Ha dedicado su vida a los Vengadores. ¿Acaso ha habido un personaje más entregado por la causa? ¿Y se le dedica ese final, a mitad de la película? Muy diferentes son los honores dedicados a Tony Stark (Robert Downey Jr.), el hombre detrás de Iron Man al final de la película, cuando toda la plana mayor de Marvel se congrega en su funeral.Gwyneth Paltrow dejó Marvel porque se encontraba mayor para llevar traje. Tiene 46 años. Robert Downey Jr tiene 54 pero no parece sentirse viejo para hacer de Ironman. Clic para tuitear

La otra escena a subrayar en el filme se da en la batalla final contra Thanos. Todo el elenco femenino da un paso al frente para derribar al malvado Titán, abanderadas por Capitana Marvel. Este plano con las heroínas dura pocos segundos, pero es muy representativa. Ellas no están ahí para ser meras acompañantes. Ese momento de empoderamiento femenino traspasa la pantalla. El gesto se ha considerado como una reivindicación para que haya más presencia femenina dentro de las tramas. Sin embargo, si se tiene en cuenta cómo trata a Viuda Negra la película, da la sensación de que Marvel ha actuado como una multinacional textil cuando diseña camisetas con frases feministas con el fin de vender, no concienciar. Y no queremos una moda pasajera, queremos hechos y referentes en la ficción.

¿A dónde vamos?

La Fase 4 de Marvel promete más paridad. Así lo aseguraba Kevin Feige, presidente de Marvel Studios. “Tengo muchas ganas de que llegue el día en que esto no sea una novedad. El tema sería tratarlo más como ‘¿de qué tratará esta historia?’ en vez de un ‘oh, vaya, una superheroína’. Hemos tenido que luchar durante años con la idea errónea de que el público no quiere ver a una superheroína porque películas de hace 15 años no funcionaron. Siempre he creído que si no funcionaron no fue porque fueran protagonizadas por mujeres, sino porque no eran buenas películas”.

Marvel tiene pendientes en las nuevas fases prestar más atención a las comunidades que no han tenido tanta representación tradicionalmente en los medios. “A mí lo que me interesaría es que prometiera más complejidad”, apunta McCausland respecto al porvenir de la compañía.

Victoria Alonso, la vicepresidenta ejecutiva, reconocía que se debía prestar más atención en sus historias a las comunidades relegadas en los medios de comunicación tradicionales. Algo lógico cuando prácticamente el público femenino está a la par del masculino. No obstante, queda todavía mucho recorrido: Gwyneth Paltrow decía a primeros de año que dejaba la franquicia después de una década, principalmente porque se encontraba “mayor para llevar traje”. La actriz tiene 46 años. Robert Downey Jr, su pareja en la ficción y encargado de dar vida a Iron Man, tiene 54. He ahí otro punto a corregir dentro del estudio: que también ellas puedan cumplir años.

La compañía posee un amplio surtido de tramas y personajes femeninos que poder mostrar en las etapas venideras: por ejemplo Spider Woman se queda embarazada en los cómics. Enseñar en el cine que esperar un bebé no está reñido con la labor de salvar el mundo supondría un gran paso adelante.

En la reciente X-Men: Fénix Oscura la trama se centra en una mujer, y ya está en marcha –por fin- la película en solitario sobre Viuda Negra. Qué menos para estar en igual de condiciones que sus compañeros, los cuáles tienen una o varias cintas dedicadas a su persona. Aunque ya hay conciencia de género, Marvel está lejos de cumplir con su asignatura pendiente.

En la competencia, DC se está centrando en Harley Quinn y prepara una película protagonizada por mujeres. El personaje de Margot Robbie fue lo más elogiado de la película Escuadrón Suicida de 2016. También el más sexualizado. Su estilo iba acorde con la efervescencia sexual que acostumbra a verse en los éxitos de taquilla. Aparte, su motor de acción era un hombre: Joker, su amor. En su spin-off, Harley se despoja de aquel estilo. Ahora posee una imagen más libre, más emancipada. De hecho el nombre completo de la cinta es Birds of Prey (And the Fantabulous Emancipation of One Harley Quinn). Ahora está soltera y ha formado una banda de chicas junto a Canario Negro, Cazadora y Renée Montoya. Esta última en los cómics es abiertamente lesbiana. ¿Será esta la primera película de DC en mostrar en un personaje LGTBI? En la pequeña pantalla ya se han adelantado: Batwoman trae a una protagonista lesbiana, Kate Kane (interpretada por Ruby Rose, de Orange is the new black), la sucesora de Bruce Wayne que brindará altas dosis de reivindicación a la vez que reparte justicia por las calles de Gotham. En las aventuras que trae Supergirl se sumará Dreamer, la primera superheroína trans, a quien dará vida una actriz trans, Nicoles Maines.

El género del cómic se ha puesto en camino, tanto delante como detrás de la cámara. Pero todavía le queda un buen recorrido para llegar a la igualdad.


Lee también:

Hela ha venido a hackear el Universo Cinematográfico de Marvel

La Wonder Woman feminista resurge cuando más se la necesita

Jessica Jones: Mi superpoder, mi decisión

Superheroínas, la asignatura pendiente de Marvel
0 votes, 0.00 avg. rating (0% score)

María Aller

Redactora, presentadora, bonne vivante. Me encanta escribir y hablar sobre cine. Instagram: @llesterday

Uso de cookies

Nosotras también hemos sucumbido a las cookies y eso que no son de chocolate. Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies