Mirase los privilexos Opinión, Veus-Ahotsak-Vozes

Sé que ye mui difícil observar el privilexu propiu, sobre too cuando ún o una nun se siente pa nada privilexada. Pero cola emerxencia climática acechando, tenía qu’empezar a danos el sol na cara de la nuestra responsabilidá como especie.

Esti día entré nuna tienda porque había nel escaparate un bolsu que me llamó l’atención. Yera diferente a los que se suelen ver, y según me lu enseñaba la dependienta descubrí un tocar que nun tenía comparanza con nada que tuviera hasta agora ente les manes. “Ye una pasada”, dixo la dependienta, “ye de cocodrilu”. Ehí quedé parada (tanto pola revelación como pol preciu la pieza). Di-y les gracies a la dependienta y con ciertu apuru marché de la tienda. “Anda home, ónde vas”, dicíame a mi mesma, “¿cómo vas andar perehí con un bolsu de cocodrilu, nin que fueres Paris Hilton?, y ¿qué diba pensar la xente del to entornu?”. Dábame hasta vergoña que me llamare l’atención el bolsu, como dalgo tan contrario a los mios valores como, nun sé, ¿un collar con una esvástica? Pero de sópitu, tamién se me prendió una lluz que descubrió otra idea tapecida: “Á Laura, y si fuera de piel de vaca ¿dibes tener esti problema? ¿Diba pensar dalguién raro?”

Dende entós vengo dándo-y vueltes al asuntu, y dime cuenta de que l’antiespecismu ye’l movimentu que más ye a poner contra les cuerdes ideolóxiques incluso a la xente más concienciao, más que nada porque ser l’únicu casu nel que too ser humanu –da igual a cuantes minoríes oprimíes pertenezas- se convierte n’opresor. Y porque los argumentos que se te puen ocurrir pa defender la postura antropocéntrica son hermanos de los qu’usen quien carga contra’l feminismu, l’antirracismu, les cultures minorizaes o la distribución xusta de la riqueza nel mundu: vaya chorraes, siempre se fizo asina, va contra la nuestra cultura, si tenemos más derechos ye porque tenemos más capacidaes, l’animal fadría lo mesmo si pudiera, etc. Ye mui normal: nun hai nada tan cómodo como vivir nun sistema nel que quien son como tu tracen les llendes y te coloquen nel llau bonu, onde too se dispón como meyor te convién.

Los argumentos que se te puen ocurrir pa defender la postura antropocéntrica son hermanos de los qu’usen quien carga contra’l feminismu, l’antirracismu, les cultures minorizaes o la distribución xusta de la riqueza nel mundu Clic para tuitear

Nun voi negar la mio parte d’hipocresía. Como tou tipu de seres. Anque nun tenga un bolsu de piel de cocodrilu, soi propietaria d’una montonera de recursos naturales tresformaos muncho mayor de lo necesario. Pienso que quiciabes fuera meyor pal planeta en conxuntu nun tener salío del paleolíticu, onde realmente la humanidá se comportaba como una especie más y nun esfarrapaba nin depredaba por encima les sos posibilidaes; pero pa nós ye muncho meyor, en conxuntu, vivir nel sieglu XXI -d’esti sistema que cuenta’l tiempu en función a la relixón mayoritaria na mio cultura-, onde facemos de cuerpu n’agua potable y nos llimpiamos con árboles que podríen tar neutralizando CO2. Sé que ye mui difícil observar el privilexu propiu, sobre too cuando ún o una nun se siente pa nada privilexada. Pero cola emerxencia climática acechando, tenía qu’empezar a danos el sol na cara de la nuestra responsabilidá como especie. Habíemos pensar nello, anque seya namás como exerciciu filosóficu.

Mirase los privilexos
0 votes, 0.00 avg. rating (0% score)

Laura Marcos

Lectora compulsiva. Escritora a ratos. Ambas cosas en tres idiomas (castellano, asturianu, inglés).

Uso de cookies

Nosotras también hemos sucumbido a las cookies y eso que no son de chocolate. Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies