fbpx

¡Has desbloqueado comunidad jugona LGTB+! Ficciones, Reportaje

Las historias, tramas y personajes de los títulos actuales de videojuegos proponen una herramienta de exploración y cuestionamiento de la identidad.

 

Ilustraciones: Pablo Picazo

El mundo de los videojuegos ofrece mucho más que entretenimiento lúdico. Las historias, tramas y personajes de los títulos actuales proponen una herramienta de exploración y cuestionamiento de la identidad; desde las grandes compañías con ventas masivas, como Blizzard, hasta la corriente más indie alejada del circuito comercial.

Los videojuegos, como medios de simulación, invitan a transitar por los límites de nuestra autoconcepción y, por ejemplo, vivir en primera persona la transición social de una persona transexual, como es el caso de Dys4ria. Otros títulos, como Overwatch, gracias a la conectividad, posibilitan la creación de una comunidad donde expresar cuestiones de diversidad en un entorno seguro y encontrar un reflejo de la propia identidad.

Toma el mando con determinación y pulsa el play para conocer todos estos multiversos en los que las representaciones LGTB y de género diverso tienen su espacio. Jugamos con la comunidad LGTB Gaymer, la asociación de desarrolladoras FemDevs y las autoras del blog Todas Gamers.

 

Ante la duda, todos los botones a la vez

Eres LGTB y eres gamer. Te tildan de friki y sufres doble discriminación, “por ello la etiqueta gaymer se hace imprescindible para escapar de la hegemonía de varones blancos heterosexuales”, explican desde Gaymer. “Muchas comunidades de videojuegos multijugador masivos tienen sus propios clanes, hermandades o grupos con miembros que son parte de algún colectivo específico como puede ser LGTB, maricas, bollos, mujeres, personas con diversidad funcional… El problema está en que se cuestione la necesidad de contar con estos espacios”, abundan.

Sobre estas comunidades, desde FemDevs opinan que “no existe ninguna que esté exenta de conductas nocivas o tóxicas” y apuestan por evitar “dejar al azar” la elección de jugadores con quienes se comparte equipo. “Mucha gente ha dejado de jugar a LoL –League of Legends, una modalidad de lucha por equipos en un escenario (MOBA)– precisamente por los prejuicios hacia las mujeres, a las que se suele considerar peores competidoras, y por la asunción de roles excesivamente agresivos”, aclaran.

Trol se ha unido a la partida

La experiencia de juego ha pegado un salto desde que se ha abierto la posibilidad de compartir partidas con otras personas a través de internet. Incluso, desde el seguimiento de playtroughs* de distintos títulos al de ligas de esports**, ha surgido la figura de streamers, quienes comentan su desarrollo del juego y buscan interactuar con el resto de jugadores. Son posibilidades de sociabilizar que también tienen su contrapartida bajo el amparo del anonimato en la red. “Hemos llegado al punto de dejar de jugar online por una mala experiencia”, destacan desde Todas Gamers. “La solución pasa por la pedagogía, algo que tendrían que aplicar las grandes empresas que promueven estas comunidades, si bien es cierto que en algunos casos te ofrecen la opción de silenciar, bloquear e incluso reportar los comportamientos nocivos”, concluyen.

Desde la relativamente sutil etiqueta SJW –Social Justice Warrior–, hasta preguntas hirientes como “¿Es que llega el wifi a la cocina?” o “¿Eres tía? Seguro que tienes más rabo que yo”. Incluso, en algunas ocasiones relatan el acoso por obtener datos personales o la extorsión mediante dinero virtual de los propios juegos; “el pan de  cada día si saben que hay una mujer tras tu avatar en World of Warcraft”, detallan en FemDevs.

Level up!

Esta apertura a que jugadores de distintas procedencias y experiencias puedan comunicarse en red ha repercutido ampliamente en diversos aspectos: “En crear modelos de personajes femeninos más representativos y no tan sexualizados”, apuntan desde FemDevs, y “en servir como filtro para poder interpretar o ser quienes queramos ser en un mundo que nos da la suficiente fuerza para salir del armario con gente que no te va a juzgar, porque esto no solo concierne a cumplir una serie de misiones”, subrayan desde Gaymer. “Aunque puedas encontrarte algún trol, cada vez hay más espacios seguros en forma de comunidades, clanes o equipos, de manera que resulta sencillo encontrar tu sitio”, explican Todas Gamers.

MaricCon

Relacionado con la creación de una comunidad surgió el evento MaricCon (parodia de las conocidas muestras de ComicCon), organizado por Gaymer. En 2017 celebraron en Bilbao su segunda edición como un consolidado punto de encuentro anual que constituye un espacio de seguridad y de ocio alternativo. “Queremos ser una plataforma de difusión para pequeños creadores que están
experimentando con aproximaciones queer, y además, potenciamos un modelo de crítica positiva de los títulos a los que jugamos. Nuestro fin radica en demostrar el potencial que tienen los juegos para el aprendizaje social”, declaran.

Vida extra

Hay más ejemplos de iniciativas gamer inclusivas. A través de la plataforma de retransmisión de vídeo Twitch, Luis Toxicity ha creado una comunidad LGTB en español que da visibilidad y una forma de empoderamiento a quien quiera emitir sus partidas. En Steam, una web de juego online, los canales Las chicas también juegan, Chicas PROGamers Spain o Chicas CS organizan partidas en las que el machismo no entra en el juego. Otras comentaristas reseñables por su afán integrador son @Fem_Shepard, @ExtremeMadness y @Talicuali.

Enemigo final

Antes de llegar a la victoria y al cierre del juego hay que enfrentarse al enemigo final, el más poderoso… Aquel con el que mantienes una relación de amor-odio. “Nos pasó con el League of Legends por la comunidad tóxica que hay a su alrededor; es un gran título pero nos echa mucho para atrás ese factor”, explican en FemDevs. “The Witcher 2, Persona 5 y GTA V… son grandes obras con
mucha jugabilidad, pero la representación de temáticas LGTB, incluso cuando en algunos casos sí la tenían en otras ediciones, flojea bastante”, afirman en Gaymer.

 

*Playtrough: vídeo en el que se muestra, de principio a final, el desarrollo de un juego.
** Esports: vertiente competitiva de los videojuegos, organizados en ligas que llegan a ser retransmitidas como auténticos eventos.

 


 

Juegazos LGTB+

Resuelta la fase final, toca recomendar algunos de los juegazos donde sentirse cómodamente como persona diversa.

FFXIV: juego MMORPG ―juego de rol multijugador masivo– con representación de género fuera de esquemas rígidos y que incluye el matrimonio igualitario.

Overwatch: primer videojuego de masas que presenta exclusivamente a un personaje LGTB en la portada: una lesbiana llamada Tracer. Además, tiene un gran impacto mediático al ser un esport. Desde su lanzamiento ha incluido todo tipo de corporeidades, nacionalidades, etnias, géneros, edades…

Dragon Age Inquisition: juego de rol de época medieval donde el protagonista puede tener la sexualidad que se desee, y varios personajes hablan abiertamente de su sexualidad o identidad de género sin plantear situaciones conflictivas.

Los Sims 4: el líder de los juegos de simulación personal permitía tener relaciones entre personajes del mismo sexo desde su primera edición. Desde la implantación de un parche gratuito, se permite una mayor diversidad en la representación de los avatares.

Life is Strange: aventura gráfica en la que el o la protagonista puede tener una relación con un hombre o con una mujer.

Nights of Azure: historia de amor de tintes épicos y apocalípticos entre dos chicas. Encarnamos a Arnice, una semidemonio que tendrá que evitar el fin del mundo con la ayuda de Lilith, la reencarnación de una santa. El juego explora la relación entre ellas dos, conociendo su pasado, su presente y su inevitable futuro.

Persona 2 y 4: saga que explota la identidad en sentido amplio, qué imagen proyectamos y cómo nos ve el mundo. En la segunda entrega, el protagonista es bisexual y puede llegar a tener una relación con alguien de su equipo. En la cuarta edición se analizan estereotipos y comportamientos asociados al género a través de la trama.

Coming Out on Top: juego de citas dedicado exclusivamente a la comunidad gay, con muchos guiños a gamers. Incluye contenido sexual explícito si se desactiva la censura. Dys4ria: arcade en el que se relata la experiencia de la transición social de una mujer transexual.

 

Pikara Magazine, #PeriodismoFeminista online y en papel
Este contenido ha sido publicado originalmente en Pikara en papel. Si quieres tu ejemplar, no te vayas sin visitar nuestra tienda online.

 

¡Has desbloqueado comunidad jugona LGTB+!
0 votes, 0.00 avg. rating (0% score)

Periodista. Tributo al Estado como asesora de comunicación realizando cobertura informativa para instituciones y empresas privadas. Fuera de horario laboral escribo sobre cultura, género y teoría queer. http://www.gepuntovilarinho.com/

    Uso de cookies

    Nosotras también hemos sucumbido a las cookies y eso que no son de chocolate. Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies