fbpx

Los ‘Chuntá’ en Chiapas Planeta, Reportaje

La fiesta más grande y singular de Chiapas se caracteriza por la inclusión del travestismo.

Los ‘Chuntá’ entran en las casas particulares donde la gente ha instalado altares para rezar.

La fiesta grande de Chiapas es el resultado de una fusión de la tradición católica y las celebraciones indígenas. La leyenda más famosa es la de una mujer española rica llamada Doña María de Angulo, que llegó a Chiapas en 1711 para recurrir a la medicina ancestral con el objetivo de sanar a su hijo de una extraña enfermedad. Mientras se preparaba el tratamiento con aguas termales de Cumbujuyú, la madre pidió a la gente del pueblo: “Danza para el chico”. Los nativos entendieron “los parachicos”. Al día siguiente, el muchacho estaba curado. Cuando el hambre golpeó la comunidad, Doña Angulo regresó al pueblo para distribuir alimentos.

La tía They es la patrona de la única pandilla que recibe a la comunidad LGBT.

La tía They es la patrona de la única pandilla que recibe a la comunidad LGBT.

San Sebastián es el centro de la fiesta y a quien rinden tributo los ‘chuntà’

San Sebastián es el centro de la fiesta y a quien rinden tributo los ‘chuntà’.

“Participar en la fiesta es mucho más que travestirse, es también un acto de libertad”, cuenta Óscar.

“Participar en la fiesta es mucho más que travestirse, es también un acto de libertad”, cuenta Óscar.

Este evento, registrado desde 2010 en la lista del patrimonio inmaterial de la UNESCO, comienza con el desfile de los hombres “chuntaes” vestidos de mujer, y continúa con la llegada de los hombres “parachicos” vestidos con ponchos de colores, y máscaras de madera. Máscaras con rasgos europeos y pelo rubio simbolizan al niño de Doña
María de Angulo, mientras que los hombres se visten de mujeres y representan a las sirvientas españolas.

Los Chuntá o Parachicos no es una fiesta que apoye la diversidad sexual y de género: los hombres se disfrazan por tradición y solo hay una pandilla que recibe a gays y transexuales Clic para tuitear
La peregrinación puede durar ocho horas, en la que los ‘Chuntá’ van regalando tragos sin parar de bailar, mientras recorren iglesias y casas con altares.

La peregrinación puede durar ocho horas, en la que los ‘Chuntá’ van regalando tragos sin parar de bailar, mientras recorren iglesias y casas con altares.

En la fiesta, las mujeres hacen las comidas y suelen vestirse de chiapanecas, aunque recientemente han empezado a vestirse de “parachicos” o “chuntás”. Ellas acompañan y apoyan a los chicos (maridos y hijos) que se disfrazan. No es una fiesta que apoye la diversidad sexual y de género: los hombres se disfrazan por tradición y solo hay una pandilla que recibe a gays y transexuales, la pandilla de la tía They (la que protagoniza este fotorreportaje).

Pero, en todo caso, esta festividad supone la expresión de una concepción alternativa de la masculinidad y de la identidad de género en un pequeño pueblo de Chiapas.

Un joven ‘Chuntà’, en el final de la noche después horas de caminata poseída.

Un joven ‘Chuntà’, en el final de la noche después horas de caminata poseída.

 

Pikara Magazine, #PeriodismoFeminista online y en papel
Este contenido ha sido publicado originalmente en Pikara en papel. Si quieres tu ejemplar, no te vayas sin visitar nuestra tienda online.
Los ‘Chuntá’ en Chiapas
0 votes, 0.00 avg. rating (0% score)

Uso de cookies

Nosotras también hemos sucumbido a las cookies y eso que no son de chocolate. Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies