A vueltas con las cuentas de Pikara: esto no cuadra Crónicas desde el sofá, En red

Los gastos han sido superiores a los ingresos en 2018. Contar con más suscriptoras nos asegura unos ingresos mínimos mensuales que fortalecen a Pikara y apuntalan la autogestión. Ya sabéis, sois más que bienvenidas.

Ilustración de Emma Gascó.

Ilustración de Emma Gascó.

Pikara Magazine, nacida en la bandeja de salida del mail de June, es un proyecto consolidado. Así nos lo dicen los mensajes de apoyo, el cariño que recibimos, las seguidoras en redes, las sorpresas y alegrías que nos depara este medio, que es un fin en sí mismo. De puertas para afuera de la redacción del barrio de SanFran, Pikara apenas está empañada por un escaparate un poco sucio, algún escupitajo en la acera o alguna pintada que nos incomoda. Cristales adentro, el trabajo nos abruma y los números nos desafían.

Pikara ha crecido y va a seguir germinando. Después de unas semanas de parón para reorganizarnos y repensarnos, atascarnos y desenroscarnos, hemos visto la necesidad de ampliar el equipo, sumar nuevas fuerzas y repartir tareas. ¡Bienvenidas Señora Milton y Andrea Liba! Tenemos también una lista de nuevos proyectos e ideas para este año.

En este parón, en el que hemos llorado y por supuesto que nos hemos reído, Tami, ya sabéis, la guardiana de las cuentas, nos ha presentado las cifras anuales. Sí, sí, ¡contabilidad anual!, como si fuéramos una gran empresa, de esas que hacen balances y hablan en bruto y en neto. Nosotras tenemos un Excel casi infinito, que Tami nos ha resumido para las que somos de letras y contamos con los dedos.

En 2018, los ingresos han sido de 161.241 euros; más bajos que el año anterior, cuando facturamos 178.156,98 euros. Aunque los números puedan asustar por la caída, estamos contentas porque poco a poco las amigas son una de las fuentes principales del proyecto: aportan el 31,64% del dinero que nos llega para sostenerlo, cuando el año anterior suponían el 17%. Ya sabéis, sois más que bienvenidas.

Contar con más suscriptoras nos asegura unos ingresos mínimos mensuales que fortalecen a Pikara y apuntalan la autogestión. De hecho, el año pasado también ingresamos menos por los servicios que hacemos a otras organizaciones, lo que nos ha liberado a las coordinadoras para dedicar más tiempo y energía al proyecto editorial: el año pasamos aumentamos el número de publicaciones, instauramos una actualización semanal los miércoles, #PikaraDeGolpe, y elevamos las tarifas que pagamos a las colaboradoras.

El crowdfunding –¡atención, este año vamos a hacer el último!- nos ha aportado el 13,86% de los ingresos, y el 16,13% ha llegado de la venta de la revista en papel y merchandising. Además, el proyecto del #PikaraLab de Defensoras, que hemos realizado con Calala, nos ha aportado el 10,63%.

La tablita de gastos ha sumado 189.348 euros, 30.000 gastos más que en 2017. De ahí, 105.000 euros se ha ido en sueldos, alquiler y otros gastos corrientes; en contenidos para la web y la revista hemos invertido 54.000 euros y los gastos de distribución han ascendido a casi 30.000 euros.

Aquí no están contabilizados los desvelos, ni las horas extras, ni las consultas, llamadas y preguntas rozando la noche o durante los fines de semana. Tampoco las angustias, el dolor de algunas críticas o la incertidumbre sobre varias decisiones. En esta tabla tampoco cabe el apoyo de las amigas y compañeras, los curros gratis que han hecho muchas colaboradoras, los cafés y pasteles que nos traen las visitas, las palabras bonitas que nos dicen en las presentaciones, lo bien que nos lo pasamos en la gala de #LasUvasDeLaSantaIran, ni el sostén de nuestras familias, amigas y parejas. Eso no cabe entre porcentajes, facturas ni reglas de tres, pero nos alienta y empuja a seguir cultivando Pikara Magazine y todo lo que ha generado y nacido a su alrededor.

Acabamos el año agotadas y un poco desbordadas, pero las cuentas no nos han cuadrado del todo, así que seguimos con el cuento, que no ficción, de que necesitamos más amigas para hacer viable Pikara: nuevos contenidos rompedores y que descoloquen; periodismo coherente, crítico, accesible e inclusivo; proyectos que fortalezcan las redes feministas y las luchas de los colectivos; fiestas para bailar y pasarlo bien; presentaciones para ponernos cara y dialogar; más calle, más redes sociales y más lecturas. Más preguntas y algunas respuestas. Y más tablas de Excel.

 


Más de #PikaraPorDentro:

A vueltas con las cuentas de Pikara: esto no cuadra
0 votes, 0.00 avg. rating (0% score)

Mª Ángeles Fernández

Periodista. Aprendiz. Caminante. Web: www.desplazados.org

Uso de cookies

Nosotras también hemos sucumbido a las cookies y eso que no son de chocolate. Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies