fbpx

Infancia truncada Participa

Nota: Esta es la sección de libre publicación en la que promovemos la participación de las lectoras. Publicamos contenidos que nos parecen interesantes aunque no coincidan con nuestra línea editorial ni con nuestros criterios de edición. Máximo 3 folios.

Círculo Belona

Colores Mari |
¡Ni Una Menos! // Buenos Aires 2016

Castellón está en shock. La pasada madrugada dos niñas de tres y seis años eran presuntamente asesinadas a manos de su padre quien se encontraba en trámites de divorcio.

La madre de las niñas había presentado dos denuncias, una por amenazas y otra tras recibir un parte médico por agresión. Ambas fueron archivadas a petición del fiscal y de la propia víctima.

La diligencia policial de valoración de riesgo de la víctima arrojó un resultado de riesgo bajo. El investigado, ahora fallecido, no tenía antecedentes penales ni le constaban episodios previos de violencia doméstica“, comunica el TSJ.

El 24 de febrero, la mujer denunció al presunto asesino por amenazas en el Juzgado de Guardia. “Lo hizo apenas 15 días después de que el Juzgado de Familia fijara medidas provisionales para regular el régimen de visitas y el uso de la vivienda” dice el comunicado. La mujer interpuso la denuncia, solicitó una orden de alejamiento y mostró su disconformidad con las medidas provisionalesque habían sido fijadas tras el acuerdo entre los progenitores de las menores”. El fiscal, según reza el mismo comunicado, no consideró necesaria la adopción de medidas cautelares y se opuso a la concesión del alejamiento aunque fue el Juzgado de Guardia quien finalmente denegó la orden. La decisión, así mismo, fue revisada por el Juzgado de Violencia Sobre la Mujer de Castellón. “Tras esta nueva comparecencia y de conformidad con el criterio del fiscal, se vuelve a denegar la orden de alejamiento“.

Algo falla.

Obviamente detectar en qué casos un maltratador se puede convertir en asesino es complicado, pero ante la cantidad de asesinatos machistas que se producen en España, las medidas a tomar por parte de las autoridades y juzgados, son a todas luces insuficientes e ineficaces.

Nos hemos puesto en contacto con fuentes del Colegio de abogados de Castellón y nos dicen que, en efecto, “últimamente en Castellón se están adoptando muchas medidas de protección a los hijos menores (alejamientos, privación de patria potestad,…), Se hacen cursos todos los años sobre violencia de género para jueces y colegiados, ¡y aún así el sistema falla!

El problema también está en que “muchas veces cuando las mujeres por fin se deciden a denunciar no tienen partes médicos, ni pruebas que apoyen lo que están contando. Si el detenido no tiene antecedentes penales, la valoración de riesgo de la policía es baja y la mujer no tiene pruebas suficientes (que es lo que suele ocurrir) el caso se sobresee”. Hay casos en que la violencia y el maltrato están tan claros que  “se priva de la patria potestad y en consecuencia la custodia pasa automáticamente a la madre. Eso hasta que llegue el juicio…, durante la instrucción se investiga, y tras el juicio ya se dicta sentencia que bien confirma esas medidas o bien regula otras distintas.”

Victimas del sistema

Según Save the children, hay contabilizados veinticinco asesinatos de menores en casos de violencia machista. Las medidas que se aplican a favor de las víctimas de violencia de género son asignadas a la madre y pocas veces se tiene en cuenta el peligro que supone para los hijos, además de la influencia negativa que la crianza con un padre maltratador puede tener sobre la mente de personas que están en periodo de desarrollo y por tanto son sumamente frágiles, influenciables y vulnerables.

Los niños no solo son víctimas de la violencia machista en la que un hombre es capaz de asesinar como venganza, sino que además son víctimas de una sociedad injusta en la que, ante hechos como este, aún trata de justificar la enajenación del asesino o contabilizar su “depresión” según los Euros de las pensiones alimenticias.

Urge reclamar medidas específicas que protejan a la infancia y que comiencen a ser considerados víctimas ellos también de la violencia machista. Urge la suspensión del régimen de visitas de los padres maltratadores y la suspensión de la guardia custodia o de la patria potestad de los agresores.

Urge cambiar la mentalidad, la educación patriarcal en la que no se asumen responsabilidades y se siguen manteniendo patrones de pertenencia y sumisión a la potestad masculina. Y eso hay que hacerlo desde medidas gubernamentales y sociales. Desde la misma calle y las mismas familias. Se necesita la implicación del gobierno y de todos los sectores de la sociedad  para formar planes y adoptar medidas apropiadas para la protección del menor. En la escuela deben existir programas de prevención de la violencia de género basados en la igualdad entre hombres y mujeres. Urge cambiar la concepción de las relaciones para que nunca sean patrones de sumisión y poder, si no de lazos afectivos y de respeto entre iguales.

Solo con la implicación de todos los sectores podemos hacer que la sociedad evolucione.

 

Infancia truncada
0 votes, 0.00 avg. rating (0% score)

Revista que ofrece periodismo y opinión con un enfoque crítico, feminista, transgresor y disfrutón.

Uso de cookies

Nosotras también hemos sucumbido a las cookies y eso que no son de chocolate. Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies