fbpx

La vagina dentada como superpoder Ficciones, Reseñas

La película de terror satírico ‘Teeth’, en la que una mujer usa su coño con dientes para vengarse y dar lecciones a agresores machistas, invita a otra lectura de este mito universal. El sujeto de referencia deja de ser el hombre que teme la castración, para poner el foco en el empoderamiento sexual y la autodefensa de las mujeres.

Julia Amigo

*Contiene spoilers sobre la película Teeth (Mitchell Lichtenstein, 2007)

Cuenta una leyenda de los zoques de Chiapas que una vez existió una mujer, Piowačwe, que al llegar la noche se convertía en anciana, momento en que, además, le salían dientes en la vagina. Un hombre se enamoró de ella, pero al descubrir la monstruosidad de su dentada grieta, la rechazó. El enojo de la muchacha provocó temblores e inundaciones y de hecho toda ella acabó convirtiéndose en un volcán, el Chichonal.

Aunque, como señala Marta Segarra en su libro “Teoría de los cuerpos agujereados”, existen leyendas sobre la vagina dentata en casi todas las culturas, la de los zoques es especialmente impresionante. El chichonal erupcionó en 1982 y diversas investigaciones con las gentes del pueblo pusieron de relevancia que las explicaciones míticas seguían funcionando. Así, los entrevistados hacían referencia a la usurpación y la explotación de la tierra por parte de grandes multinacionales como motivo del enfado de Piowačwe (“vieja que se quema”). Para la mayoría la erupción volcánica trascendía la misma naturaleza, operando como un recordatorio del poder mítico de la vieja de genitales terroríficos.

En este caso la mujer con vagina dentada integra en sí misma nociones relativas a la naturaleza, a la vida y la muerte como un continuo natural, a la transformación de la materia y, cómo no, al temor y el ocultamiento de la sexualidad femenina. Otras leyendas incluyen referencias a costumbres culinarias o sagradas, y en casi todas ellas un héroe masculino es el encargado de doblegar a la mujer poseedora de la dentada cueva. ¿Podrán realizarse otras lecturas del mito dando protagonismo a la propia mujer con la vagina dentata?

Superheroína incómoda

En Occidente, recientemente, se revisitó el mito de la vagina dentada usando códigos cinematográficos. Teeth es una película estadounidense de corte independiente y bajo presupuesto estrenada en el año 2007. Podría clasificarse como film de terror/horror, satírico o de tintes cómicos, y enclavado en el subgénero de películas que recogen historias de venganza post violación. Este género, con otros títulos populares como Thelma y Louise (Ridley Scott, 1991) o más recientemente Fóllame (Virgine Despentes, 2000), alcanza en Teeth nuevas cotas de horror a la vez que de reivindicación.

Cartel de la película

Cartel de la película

La protagonista, Dawn, va sufriendo una transformación alucinante de la que somos testigos durante el metraje. Al despertar de su sexualidad se une el descubrimiento de la peculiaridad en su anatomía. Frente a unos libros de texto que censuran las imágenes de los genitales femeninos y un ginecólogo que abusa de ella, Dawn se erige en protagonista y dueña de su extraño don: el de poseer una vagina dentada con la que hacer frente a las violencias.

La Dawn que se nos rebela escena tras escena nos permite reflexionar acerca de la ambivalencia que se da entre mujer víctima de violación y mujer castrante, violenta, activa. Como señala María Castejón Leorza, especialista en análisis fílmicos desde la perspectiva feminista, “es un hecho objetivo e innegable que a las mujeres se las representa de forma mayoritaria como víctimas de violencias físicas y sexuales. Ante las agresiones las mujeres gritan, lloran y se defienden -si es que lo hacen- de forma tímida. Así el cine naturaliza el uso de la violencia física y sexual hacia éstas, y refuerza su rol de víctima pasiva ante los ataques, incidiendo en la desigualdad”.

Si no es porque son madres coraje, madrastras malvadas o diagnosticadas con enfermedades mentales, las mujeres violentas son un artefacto que remueve, que disgusta. ¿Cómo puede una mujer, exponente más claro (y estereotípico) de la ternura y el amor, usar su existencia para aniquilar, desmembrar o desangrar a otras criaturas? Ante las violencias diarias, que tanta impotencia nos generan a veces, ¿por qué deberíamos permanecer impasibles?

Los poderes de grandes superhéroes suelen servir para combatir el mal desde la violencia justificada. Generalmente, la audiencia se identifica con el superhéroe cuando éste hace uso de la violencia porque la utiliza para acabar con los malos. En el caso de Teeth, la violencia proviene de una mujer que usa su vagina con dientes para vengarse y, sobre todo, para dar lecciones a machirulos abusivos. El binomio mujer víctima-mujer vengadora obliga a los espectadores a tomar nuevas posiciones ante los horrores del patriarcado y la legítima defensa ante los mismos.

Ninguna agresión sin respuesta

Dawn es una extraña heroína y justiciera que reescribe las leyes del horror

Dawn es una extraña heroína y justiciera que reescribe las leyes del horror

Frente a actitudes culpabilizantes o moralizantes, el mito de la vagina dentada puede ser leído también como el cuento de todas las que se negaron a permanecer impasibles frente a la violencia. Desde el empoderamiento sexual que supone que en el coño dentado solo entrará quien sea bienvenido, hasta la capacidad terrorífica de cercenar miembros o brazos cuando éstos irrumpen violentamente en sus dominios, muchos de los elementos que componen este mito tienen potencial feminista para el presente.

Podríamos alejar el mito de una de sus lecturas clásicas, la del miedo a la castración, para darle peso a la agencia de las mujeres con vaginas dentadas. En lugar de poner el centro en los penes y el miedo de éstos a ser cercenados, podemos poner el foco en los coños como dadores de vida pero también como posibles armas mortíferas frente a los abusos. La vagina dentada podría ser interpretada bajo esta óptica como una especia de superpoder telúrico, terráqueo, que colocaría a Dawn dentro de, como la denomina Castejón Leorza, una “genealogía de personajes (que) hace ver que la pasividad, el rol de víctimas, no es la única respuesta posible a la violencia contra las mujeres. Se convierten en modelos válidos y útiles para referenciar nuevas actitudes de autodefensa, siempre legítima, frente a los ataques”.

El mito de la vagina dentada revela pues las raíces culturales de la misoginia y el miedo a la sexualidad femenina. La película da una vuelta a la mitología y opera como un artefacto feminista en tanto que se cuestiona los binarismos de género desde una postura abiertamente desestabilizadora. La pureza, la sexualidad censurada y la victimización dan paso al horror, la sexualidad consciente, el empoderamiento y la defensa frente a los ataques masculinos.

Dawn es una extraña heroína y justiciera que reescribe las leyes del horror colocando a la mayoritariamente víctima femenina en el papel de protagonista violenta y vengadora, construyendo así una imagen de la feminidad alejada de los dictados de género. Ella se convierte en una superheroína de barrio, que acaba con la victimización y que, en la última escena, decide dejar su pueblo natal haciendo autostop, como el primer paso en el camino hacia la libertad.

La vagina dentada como superpoder
0 votes, 0.00 avg. rating (0% score)

Revista que ofrece periodismo y opinión con un enfoque crítico, feminista, transgresor y disfrutón.

Uso de cookies

Nosotras también hemos sucumbido a las cookies y eso que no son de chocolate. Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies