¡Por Sam! Participa

Nota: Esta es la sección de libre publicación en la que promovemos la participación de las lectoras. Publicamos contenidos que nos parecen interesantes aunque no coincidan con nuestra línea editorial ni con nuestros criterios de edición. Máximo 3 folios.

Alba Marzo Núñez y Marina Socías Bolaño

El Señor de los Anillos es una de esas películas que nos acompaña en todo momento. Cuando proponemos el plan sofá, manta y película, una de nosotras es quien propone fervientemente que miremos esta saga. Y no se trata solo de verla, también es hablar de lo que nos emociona, hacer comentarios frikis e identificarnos con los personajes.

De esta manera, nos dimos cuenta de un detalle: ¿Qué pasa con Sam? ¿Cuál es el papel de Sam en toda la misión a lo largo de tres libros, de tres películas? Algo nos chirriaba con él, o más que con él, con todo el resto. Sam desde el primer momento se ve obligado a aceptar la misión de destruir el anillo y lo hace hasta el final, pero ¿por qué parece a ojos de todos que es Frodo el único portador del anillo? ¿Por qué chillamos “por Frodo”? ¿Dónde está Sam a todo esto? ¿Lo habíais pensado antes?

Nos encontramos en el contexto de un viaje muy peligroso, Frodo se embarca en la misión de llevar el anillo a Mordor para ser destruido y salvar así toda la Tierra Media. Sam, el jardinero de la familia Bolsón, asume la tarea que le encomienda el Mago Gandalf de acompañar y cuidar a Frodo; pero ésta no va a ser una tarea fácil, ya que el anillo que ha decidido portar es una gran carga, parecida a lo que podría ser una grave enfermedad. Puede dejar secuelas muy graves, como las que deja en un hobbit con el que ya estuvo anteriormente, Smigol, conocido como Gollum.

En este largo camino Frodo no siempre se encuentra bien, sufre un gran número de siniestros dolores de cabeza, una gran ansiedad, daños como los que sufre Harry Potter cuando le duele la cicatriz. En estos casos nuestro buen amigo Sam siempre está a su lado, constantemente formulando frases como: ¿Se encuentra bien señor Frodo? Y se muestra como un amigo fiel atento y dedicado. Estos cuidados no son tan solo emocionales, sino que también tiene cura de sus heridas y salud física. Sam hace el papel de cuidador, y se ve abocado a no perder nunca la esperanza y la calma. A la vez, Sam es quien se encarga de racionar la poca comida que les queda para el viaje, tiene presente el camino y la vuelta a casa.

De esta forma vemos como los dos hobbits comparten el camino a Mordor, no obstante desde los otros rincones de la Tierra Media, donde todos esperan que el anillo sea derretido en el Monte del Destino, no se habla así de su hazaña. Solo se oyen palabras de esperanza destinadas a Frodo, la preocupación general reside en su persona, se reconoce y glorifica su tarea. Se lo considera el gran héroe de la Tierra Media. Esto se ve muy claramente en la tercera película en la batalla frente a la Puerta Negra, Aragorn termina su discurso con un grito ensordecedor: ¡Por Frodo!

Lo importante no es solo que Frodo no podría haberlo hecho sin Sam, sino que Sam lo ha hecho también, él ha llevado El anillo, ha llevado a Frodo. Cuando en la tercera película, El retorno del rey, Frodo aparta a Sam de su lado y luego es capturado por Ella-Laraña, Sam decide volver, principalmente para salvar a Frodo, pero sin su decisión y sus actos la historia hubiera acabado aquí, el anillo no habría sido de ninguna forma destruido.

¿Cómo es que Frodo no acaba como Smigol, o muerto? Gracias a los actos de Sam. ¿Quién no pierde la esperanza ni la calma? ¿Quién cura las heridas de Frodo? ¿Quién se preocupa que tenga comida? ¿Quién aguanta todo el malestar de Frodo? ¿Quién carga hasta con el cuerpo de Frodo? ¿Quién destruye el anillo entonces? Y todo esto creyendo aún que él no sería capaz de cargar con el anillo: “Cargar con el anillo no podré, pero sí cargar con usted” (Sam Sagaz, El retorno del rey). Son muchas cosas como para que nadie las tenga en cuenta, ¿no? mucha responsabilidad como para no ser reconocida.  Nos sorprendía, siguiendo todo el viaje desde el sofá de casa, que nadie hablara de Sam. Pero pensando un poco más en ello, tampoco nos sorprendió tanto; en la vida real pasa constantemente.

De esta forma, nos dimos cuenta de una cosa muy importante. La relación entre los dos hobbits principales, Frodo y Sam, nos parecía un magnífico ejemplo para hablar de las relaciones de poder, privilegio, opresión y resistencia que articulan el sistema patriarcal instaurado en las sociedades occidentales de hoy en día. Quién nos iba a decir que tantos años de frikismo nos servirían para hablar de la lucha feminista.

Nos servimos entonces de este retrato literario y cinematográfico para dar a entender cómo funcionan por una parte las relaciones de poder como las que se dan normalmente entre hombre y mujer. A partir de este ejemplo que muchas de vosotras alguna vez podéis haber visto, intentamos explicar una situación que es  difícil de ver y entender por gran parte de la sociedad. Las tareas de las mujeres son invisibilizadas, pero no solo eso sino que además no son valoradas. Se valora el peso que supone cargar con el anillo, pero en ningún momento se habla ni se valora lo que significa cargar con un Frodo poseído por el anillo. Por este motivo, y por las tareas que hemos descrito, Sam estaría ejerciendo el rol tradicionalmente otorgado a las mujeres.  Y a todo esto los fans nos podrían decir: “la relación entre Frodo y Sam es así debido a que Sam es el sirviente de Frodo”. A lo que nosotras nos preguntamos: ¿no es curioso que le veamos paralelismos entre la relación entre hombre-mujer y la de señor-sirviente? A lo mejor algo de parecido tienen, a lo meor sí que se trata de una relación de poder como algunas locas feministas dicen.

Con esto, por si no lo habíais notado, lo que pretendemos es contar la historia de muchas mujeres, que realizan las mismas tareas que Sam, y otras muchas, que hacen que las cosas funcionen. Con esto queremos dar a entender lo que significa la invisibilización de las tareas de cuidados y reproductivas, con esto queremos explicar el gran ejemplo de muchas madres y abuelas que se preocupan de que todo funcione a tales niveles que el mundo no nos ha enseñado a ver ni a valorar. Pero también del rol que adoptamos muchas de nosotras, chicas jóvenes, el rol que se nos hace adoptar en cualquier actividad o proyecto en el que se nos relega la mirada global, las responsabilidades “aburridas”, las tareas de gestión y organización que no son cara el público, las curas emocionales, la preocupación de que todo vaya bien, es decir adoptamos el rol de madre, y nos damos cuenta de lo importante que es y de lo poco reconocido que esta cuando en el escenario se narra otra historia y nosotras no estamos representadas. Y aun nos hacen creer, y aun nos creemos, que nosotras no podemos cargar con el anillo.

Todo el mundo sabe que Frodo no podría haber completado la misión sin Sam, pero no nos basta con aceptar esto, queremos hacer ver que Sam es el responsable de que el anillo haya sido destruido también. Queremos ver a los ciudadanos de la Tierra Media chillando: ¡Por Sam! En una misión hay muchas tareas que hacer para que esta sea completada, dejemos de elogiar sólo a Frodo.

¡Por Sam!
0 votes, 0.00 avg. rating (0% score)

Revista que ofrece periodismo y opinión con un enfoque crítico, feminista, transgresor y disfrutón.

Uso de cookies

Nosotras también hemos sucumbido a las cookies y eso que no son de chocolate. Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies