Y las ‘pikaras’, ¿cómo nos planteamos la huelga? En red, Reportaje

Asalariadas, autónomas, becarias, paradas, educadoras, cuidadoras, cuidadas… Las colaboradoras de Pikara deciden su modelo de participación en el 8M partiendo de circunstancias laborales y vitales dispares y, a veces, contradictorias.

Ilustración de Susanna Martín realizada para difundir las movilizaciones en Bilbao

Ilustración de Susanna Martín que forma parte del cartel para difundir las movilizaciones en Bilbao

Es fácil hacer huelga laboral cuando trabajas en un proyecto horizontal, autogestionado y feminista como Pikara. Las cuatro mujeres que trabajamos a tiempo completo en la revista, hemos decidido cerrar la redacción de Bilbao y sumarnos a las movilizaciones. No tenemos un ambiente de trabajo hostil ni un jefe que pueda tomar represalias. El 8 de marzo, Pikara para: no publicaremos contenidos en la web ni alimentaremos las redes sociales. Ninguna de las cuatro trabajadoras somos madres, ni tenemos familiares mayores o dependientes a quienes cuidar. En mi caso, una huelga de cuidados sólo afectaría a mi gato. No hay grandes quebraderos de cabeza.

¿Pero qué ocurre con las colaboradoras y colaboradores de Pikara? Algunas trabajan en ámbitos feministas, otras son educadoras, hay quienes trabajan en empresas privadas y quienes están en situación de desempleo. Las realidades familiares también son dispares, por no hablar de las circunstancias particulares. A Emi el 8M le pilla de vacaciones; Silvia tiene una enfermedad renal; Lucas acaba de tener un bebé. Vayamos poco a poco:

Las que harán huelga

En el centro adscrito a una universidad pública en el que Sofía A. trabaja como personal laboral, sus compañeras han estado dialogando sobre qué hacer. Sofía estaba animada a hacer la huelga de jornada completa, pero la mayoría preferían la opción del paro de dos horas. “Creo que si ven que estamos unidas y todas hacemos lo mismo, el impacto es más llamativo”, explica. En la hoja informativa del sindicato, no detallan si parar dos horas se descuenta del sueldo. “A lo mejor lo dan por sentado… De todas formas me da igual, y creo que a las demás también”. Sofía vive con su novia, y no siente que la huelga de cuidados le afecte. Sí que hará huelga de consumo y se plantea no coger el transporte público ese día.

Núria Frago es diseñadora gráfica en una fundación. Va a hacer huelga y me cuenta su ajetreada agenda de movilizaciones: mani nocturna la víspera, mani mañanera en L’Hospitalet, comida feminista, por la tarde a Barcelona… Cuenta que trabaja en dos departamentos: en el que la plantilla es más joven, de veinteañeras, unas cuatro o cinco también han dicho que harán huelga. Algunas se quejan de la confusión que implica que algunos sindicatos llamen a paros de dos horas y otros a jornada completa de huelga. En el otro departamento, la mayoría tienen más de 35 años y son madres: “En este departamento, ni se ha comentado nada sobre el 8 de marzo”.

Núria explica que ella y su compañero, un freelance que trabaja en casa, son corresponsables. Aunque no siente la necesidad de dejar de limpiar como acto de protesta, la propuesta de huelga de cuidados le ha llevado a preguntarse “en qué consiste visibilizar los cuidados en el caso de las personas que no tenemos hijos ni personas dependientes a nuestro cargo”.

Keren Manzano es becaria doctoral y, como sus compañeras de departamento, parará durante toda la jornada. Esta convocatoria de huelga laboral, de consumo y de cuidados, le pilla en un momento de cambio vital. Hija única, hasta hace poco vivía con su padre y su madre, ambos en situación de dependencia. Les cuidaba sin ayuda externa. Recientemente, gracias a la beca universitaria, ha podido contratar a una enfermera y alquilarse una habitación para descansar del trabajo de cuidados. Así que la invitación a la huelga de cuidados la conecta con emociones encontradas: sentirse liberada después de años de cuidar en soledad, pero sin poderse sacudir del todo la culpa.

Las que no harán huelga

Silvia Agüero Fernández está en paro. “Como la mayor parte de las gitanas españolas, estoy totalmente fuera del sistema productivo capitalista en el cual cobra sentido realizar una huelga. Y por supuesto no va a tener repercusiones políticas ni sociales reseñables para mí como gitana”. Aún así, cree que la huelga feminista “va a ser un hito en España, necesario e importante para vosotras, porque lamentablemente sí hay un nosotras gitanas y un vosotras payas que hay que tener en cuenta”. Tampoco se plantea hacer huelga de cuidados. Silvia y su marido tienen cuatro hijas e hijos pequeños. “Practico el feminismo consciente y educo a toda mi familia y entorno en ello todos los días de mi vida. Fregar los suelos, hacer la comida o cuidar de mi hija, son tareas que compartimos entre todos. Además, tengo una enfermedad renal, por la que soy la que necesito más cuidados y quien me cuida es mi marido”.

Bárbara G. Vilariño tampoco hará huelga, pero por todo lo contrario: “El sistema me tiene bastante comida, me siento muy metida en la rueda de la producción”, admite. En la empresa privada de comunicación en la que trabaja, dirigida por hombres, sus compañeras no han pensado juntas si hacer paros. “Últimamente no tenemos tiempo ni para hablar entre nosotras”. Así que reconoce que esta vez su rol va a ser de espectadora: “Solo pienso que espero que ocurra algo, que influya en algún avance, pero no voy a formar parte de ello”. En concreto, le gustaría que esta jornada sirva para visibilizar las condiciones en los sectores laborales feminizados y por qué no hay tantas opciones para mujeres en sectores tecnificados.

Dilemas e incertidumbres

“Para una autónoma precaria, plantearse si hacer huelga es una putada”, sentencia María Castejón. Ese jueves es el único día de la semana en el que imparte talleres de igualdad por la mañana y por la tarde. “Si no voy, no cobro, e igual luego no tengo trabajos en dos semanas. No veas qué dilema moral”. En el curso que da por la tarde, organizada por el ayuntamiento de Pamplona, las propias alumnas han decidido hacer huelga. Por la mañana, da un taller de igualdad en una escuela, un proceso formativo en el que precisamente se ha centrado mucho en dar valor al 8 de marzo. “Si fuera a trabajar al colegio no cobraría y lo dedicaríamos a hablar del 8M, pero creo que me iré a las calles con mi hija de 11 años. Me hace mucha ilusión vivir la huelga con ella”. Su hijo, de 17 años, irá al instituto, donde no percibe movimiento ni información en torno a la huelga.

María tiene sentimientos encontrados también hacia el formato de huelga. Por un lado, se declara muy atenta e ilusionada. Por otro lado, cree que las huelgas en la actualidad no tienen incidencia real más allá de lo simbólico. “En la Transición, las huelgas generales no sólo paraban el país, sino que había fuerza real para hacer daño al capital. Ahora no veo que vayamos a hacer pupita, tampoco lo logramos con las huelgas contra la reforma laboral. Puede ser una jornada muy chula, necesitamos épica feminista, pero hay que ir más allá”. En casa, su marido -que ese día trabajará y se unirá a la manifestación para expresar su apoyo al feminismo- y ella comparten tareas domésticas e involucran a sus hijes también. “Estoy hasta el moño del trabajo doméstico, pero él también. ¿Huelga de cuidados? Si no friegas ese día, al día siguiente tendrás más fregadera”.

Emilia Arias está entusiasmada con la huelga y se sumaría sin dudarlo, pero… le pillará de vacaciones familiares en Dinamarca, con su compañero y su hija de 1 año y medio. Planificaron ese viaje antes de que la huelga hubiera tomado forma. El plan sonaba estupendo: conocer cómo se vive el 8 de marzo en una ciudad europea, supuestamente más igualitaria. Pero ahora se enfrenta a un conflicto interno. “Me planteo decir que ese día no me lo den de vacaciones sino que me lo descuenten del sueldo, que quiero figurar como que estoy en huelga. Las compañeras me desaniman porque es perder bastante dinero, pero creo firmemente que se tiene que notar que estamos en huelga”.

Emi trabaja en una televisión pública en la que se acaba de conocer que hay una brecha salarial de género. Entre sus compañeras de redacción, “no ha triunfado la idea de hacer huelga”, lamenta. “Por una parte, me entristece, por otro lado siendo periodista, cubrir esa huelga me parece fundamental. ¿Qué somos antes: mujeres, obreras o periodistas?”, se pregunta. En cambio, tanto sus compañeras de trabajo como las mujeres de su familia sí que están hablando de hacer huelga de cuidados. “Lo he hablado en casa, con mis tías y mis primas, que son las que asumen en su casa triples jornadas laborales, y dicen que van a pasar la tarde sentadas en el sofá”.

María Unanue es profesora de instituto y, de hecho, la encargada de coeducación de su centro. “Yo no sé lo que voy a hacer porque en enseñanza se convoca paro, no huelga. Estoy a la espera de que me digan mis alumnas si Dirección ha aceptado la huelga de alumnado que ellas han propuesto. Si no aceptaran o les aceptaran un paro, yo creo que vendría, pero no sé si sin cobrar… porque quiero que si tienen que venir hagan acciones feministas como tenemos pensado… Es complejo…”. Ella no participa en manifestaciones porque le dan ansiedad. Vive sola con sus dos perras. ¿Huelga de cuidados perrunos? “No podría dejar a las perras en el hotel canino sin jaulas donde las dejo porque lo lleva una chica y quiero que tenga opción a hacer huelga (aunque no sea realista porque tiene 32 perrxs a su cargo y tendrá que currar sí o sí). Soy un mar de dudas”.

Lucas Platero también es profesor en un centro de Secundaria y ha participado con ilusión en los preparativos de la huelga: “Está propiciando que un montón de gente que no participaba o que no visibilizaba el 8M lo tuviera en mente”. En su centro, las alumnas colgaron una pancarta y, cuando vieron que había sido retirada, hicieron una pintada. “Es interesante cómo se están organizando el alumnado y el profesorado”, celebra. Responde con rotundidad a mi pregunta sobre si, como persona transgénero, se siente sujeto de esta convocatoria: “No me siento fuera ni de esta huelga ni del feminismo”.

Hace tres días, cuando le hice estas preguntas, su pareja acababa de salir de cuentas y el 8 de marzo se planteaba como un día especialmente incierto, aunque dedicado en todo caso a los cuidados pre o posparto. “Me gustaría que naciera ese día por toda la connotación. Nos han dicho que si las matronas hacen huelga, nos atenderán los matrones”, me dijo entonces. Hace unas horas, sus amistades hemos sabido que ha nacido el bebé.

Los que se cuestionan su rol

“Pues es que… ¡no tengo ni idea! No sé qué hacer, no lo tengo claro, recibo informaciones contradictorias…”, me contesta José Luis Serrano. Él trabaja en una empresa privada. “Yo pensaba hacer huelga, luego me dijeron que los hombres no debían. En mi curro nadie habla de eso, yo solo he planteado a mis compañeras que si van a hacer huelga ese día no se preocupen por el trabajo que ya me apaño yo. Tampoco tengo a nadie a mi cuidado y mi marido es un hombre”, comenta.

La situación de Carlos Bouza es muy distinta. Está en desempleo, realizando trabajos puntuales, y vive entre la casa de su novia y la de sus padres, que son mayores. “Mi cotidianidad no se va a ver alterada porque sea 8M. En estos últimos días he visto propuestas de aportación masculina, como involucrarse más en los cuidados o hacerse cargo del trabajo de casa, pero me parece una marcianada que todavía estemos planteando cosas así, como una deferencia, una concesión, o una tregua”. Por ello, más que la participación de los hombres en actos simbólicos, le interesa que la propuesta de huelga sirva para que éstos se cuestionen sus actitudes ante el feminismo: “Se me ocurren formas de insertarnos de forma activa y duradera, como escuchar y entender las demandas de las mujeres que nos rodean, y actuar en consecuencia. Dejar de fiscalizar la intensidad o tratar de imponer los límites en los que se ha de desarrollar esa lucha. Renunciar al protagonismo y aprender a lidiar con nuestra insignificancia. Purgarnos de agresividad y trabajar la empatía”. Una revisión que puede durar toda una vida, pero me más necesaria que nunca, concluye.

Y las ‘pikaras’, ¿cómo nos planteamos la huelga?
0 votes, 0.00 avg. rating (0% score)

¿Quieres debatir en un espacio tranquilo, seguro y libre de (machi)trols? Vente al foro de debate de Pikara Magazine

Periodista. Madre orgullosa de Pikara. Colaboro con eldiario.es, Diagonal y Argia. Me gusta contar historias de personas libres y rebeldes. También me gusta romper tabúes y provocar cortocircuitos contra los sectarismos (el mío incluido).

Te necesitamos para seguir haciendo #PeriodismoFeminista

Descubre qué significa ser #AmigaDePikara

Uso de cookies

Nosotras también hemos sucumbido a las cookies y eso que no son de chocolate. Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies