fbpx

Después del 8M Participa

Nota: Esta es la sección de libre publicación en la que promovemos la participación de las lectoras. Publicamos contenidos que nos parecen interesantes aunque no coincidan con nuestra línea editorial ni con nuestros criterios de edición. Máximo 3 folios.

Marivi Eizagirre Balles

Foto de Daniel López García | Vía Flickr | Licencia Creative Commons

En ese día histórico, se ha escuchado la voz de las mujeres en todo el mundo, hemos salido a la calle a reivindicar nuestros derechos, la igualdad, los cuidados, la brecha salarial, el maltrato y el feminicidio impune, si, hoy es el después. ¿Y ahora qué? Todos los medios se hacen eco de nuestro movimiento a nivel mundial, que no va dirigido contra los hombres, sino que es un planteamiento mental y una práctica de vida que pretende el bienestar de todas las personas sin distinción de género, y quiere igualar a todas las personas en este sistema heteropatriarcal y desequilibrado en el que, siempre siempre siempre, perdemos las mujeres.

No nos podemos parar aquí. A partir de hoy, hay que exigir cambios, superficiales y profundos, institucionales y personales, cada una en la medida de sus posibilidades, con educación y respeto, decir “planto” y que no aceptamos muchos hechos y actitudes cotidianas que nos infravaloran.

Desde hoy seguiremos luchando para que las “kellys” no trabajen jornadas interminables y durísimas con sueldos ínfimos, para que en las empresas de limpieza los trabajos llamados finos (limpiar cristales o despachos) no se los den sólo a los hombres y los retretes siempre a las mujeres, para que las cuidadoras de nuestros mayores internas y externas cobren sueldos dignos con una seguridad social acorde a sus sueldos; seguiremos luchando para que las mujeres profesionales no tengan que parar su carrera por ser madres, sigan cobrando y cotizando igual a la seguridad social hasta que los hijos vayan a la guardería, para que las maltratadas nos sean objeto de mercadeo político, para que el maltratador sea el expulsado, el señalado y el repudiado por la sociedad, para que nuestras mayores y viudas cobren lo mismo que sus maridos; seguiremos luchando para que esos hechos diarios que te hacen de menos, esos comentarios despectivos sutiles y constantes, esa desvalorización emocional por el hecho de ser mujer (histéricas, sexo débil, mujeres florero, señoras de), y tantas y tantas injusticias que se nos olvidan, y que no podemos por su extensión, ni enumerar, acaben.

Por todo esto, desde hoy seguiremos luchando, todos los días son 8M, juntas seguir reivindicando, saliendo a las calles, exigiendo sin dar un paso atrás. Somos la mitad de la sociedad y queremos nuestro espacio en igualdad libres de machismo. Queda mucho por hacer.

Después del 8M
0 votes, 0.00 avg. rating (0% score)

Revista que ofrece periodismo y opinión con un enfoque crítico, feminista, transgresor y disfrutón.

Uso de cookies

Nosotras también hemos sucumbido a las cookies y eso que no son de chocolate. Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies