fbpx

8 de marzo: Crónica – disfuncional – resistente Participa

Nota: Esta es la sección de libre publicación en la que promovemos la participación de las lectoras. Publicamos contenidos que nos parecen interesantes aunque no coincidan con nuestra línea editorial ni con nuestros criterios de edición. Máximo 3 folios.

Didi Hock

Hace casi un año, e inspirada por Teoría de la mujer enferma y Esto es por las enfermas mentales, redacté un discurso que el 8 de marzo de 2017 fue leído por una persona desconocida en una manifestación MLTIQ* en Alemania. Me hubiese gustado ir a la mani en persona, pero ese día (como muchos otros), ni siquiera podía ponerme de pie. Debido a diferentes traumas, condiciones autoinmunes, y dolor crónico, hace un tiempo ya que las limitaciones corporales marcan mi vida cotidiana y mi lucha feminista. Para transgredir esos límites, a menudo, dependo de la conexión con otros cuerpos. En este sentido, el vídeo-mensaje consiguiente es más que la grabación de una acción iniciada desde la cama: es la manifestación de un devenir-con-otra, de la extensión de mi propio cuerpo al cuerpo de una persona desconocida que me prestó su voz. Tal conexión transitoria “me llevó a la manifestación” e hizo posible un discurso público que recordaba que la calle no es el único lugar donde hacemos visibles y sensibles nuestros feminismos.

Considero que hoy, día 8 de marzo de 2018, el mensaje no es menos pertinente que hace un año. Es por eso que he decidido difundirlo a través de Internet en formato de vídeo-mensaje. Por supuesto, el mensaje es para todas vosotras. Pero, sobre todo, está dirigido a todas las otras mujeres que permanecerán invisibles en las manifestaciones de hoy, a todas aquellas mujeres que nunca se manifestarán en las calles, y no obstante, resisten todos los días.

Vídeo aquí

8 de marzo: Crónica – disfuncional – resistente
0 votes, 0.00 avg. rating (0% score)

Revista que ofrece periodismo y opinión con un enfoque crítico, feminista, transgresor y disfrutón.

Uso de cookies

Nosotras también hemos sucumbido a las cookies y eso que no son de chocolate. Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies