Populismo punitivo, o cómo se instrumentaliza el dolor de las víctimas

El debate sobre la prisión permanente revisable se ha reavivado con el hiriente caso de Diana Quer. El populismo punitivo se ha puesto en marcha, recogida de firmas mediante, para explotar las inseguridades colectivas y restringir así libertades fundamentales. El énfasis en el castigo no debe desviar la atención de las obligaciones del Estado de prevención, reparación y garantía de no repetición.