fbpx

“No era mi plan, pero me gusta ser un referente para jóvenes trans” Entrevista, Ficciones

Jordan Gray, la primera cantante trans de la versión británica de ‘La Voz’, actuó en el Trans-Art Cabaret de Barcelona con una performance que aúna el género musical con la comedia.

Jordan Gray en una fotografía cedida para Pikara.

Jordan Gray en una fotografía cedida para Pikara.

Toca el teclado con todo el cuerpo. Hace la croqueta en el escenario. Conserva ese poso infantil que el tiempo borra en la mayoría de la gente. Se ríe con facilidad. Cuando le preguntan cómo se vuelca tanto en sus actuaciones coge unas patatas fritas y las coloca sobre la mesa: “Esta patata soy yo y esta otra es la audiencia. Cuantas más barreras haya entre ambas, más se debilita la experiencia del público. No tendría que haber fronteras entre la vibración de mis dientes y tus huesos, deberían ir al unísono”.

Ha habido una reciente proliferación de referentes trans en la cultura popular. ‘La chica danesa’, por ejemplo, levantó mucha polémica entre los círculos feministas y LGTB.

El film de ‘La chica danesa’ comenzó a desarrollarse hace más de 10 años y es una coincidencia que haya finalizado en un momento en el que la cultura trans ha proliferado en los medios. Se nota mucho porque no trata de ser correcto, el film es honesto con la representación de esa mujer en concreto, hecho que personalmente aplaudo. Pero no todas las referencias en los medios son plausibles ni bienintencionadas. A mí se me ha pedido que participara en un montón de programas televisivos solo porque soy trans.

“ADORO MI CUERPO. RECIENTEMENTE ME OPERÉ LAS TETAS PERO NO ERA UNA PRIORIDAD. TAMBIÉN ME GUSTABAN PEQUEÑAS”

¿Y qué hay de las modelos trans que se han hecho populares en los últimos años? Su imagen de éxito y glamur a menudo no se corresponde con la experiencia de la gente en la calle. ¿Cómo crees que se puede aprovechar el aumento de visibilidad sin olvidar las diversas realidades?

Las modelos trans, solo por el hecho de ser visibles, ya son revolucionarias. Es cierto que la carrera de una modelo se basa por completo en su aspecto. Sus historias son bonitos escenarios de fondo que ayudan a vender marcas, pero no creo que tengamos que pensar en esa clave. Las modelos trans no representan las vidas de las personas trans, del mismo modo que las modelos cis no representan las vidas de las personas cis. Todas ellas hacen exactamente lo que se supone que tienen que hacer como modelos. Otorgar esa responsabilidad extra a las persona trans es como pedirle a cualquier minoría que dé un poco más de sí para ayudar a los demás. Esa no debería ser responsabilidad de todo el mundo.

Y sin embargo, tú lo haces. Especialmente ahora que muchos medios en el Reino Unido te han erigido como representante de la cultura trans, ¿cómo te sientes con esa adjudicación?

Adoro esa responsabilidad aunque no era parte del plan. Me gusta ser un referente positivo para jóvenes trans. Hoy mismo me ha pasado algo que me conmovió. Un chico trans ha estado mirando el ensayo del espectáculo y cuando terminé me preguntó si amaba mi cuerpo. Estaba profundamente emocionado, me miraba con los ojos llorosos, parecía sobrecogido por mi actuación. Fue un momento precioso.

“ES CURIOSO QUE TRAS MIS ACTUACIONES LA AUDIENCIA COMENTABA: ‘ELLA ESTUVO INCREÍBLE’ O ‘ÉL ESTUVO FATAL'”

¿Qué le contestaste?

Adoro mi cuerpo, de veras. Recientemente me operé las tetas, pero no era una prioridad. Se me presentó la ocasión de hacerlo y la aproveché. También me gustaban mis tetas pequeñas.

Hay videos en Youtube de actuaciones que hiciste antes de tu transición de género. Me pregunto si ese cambió físico influyó en tu performance.

Tall Dark Friend, el nombre artístico de mi antiguo yo, parecía una especie de Jacqueline Hyde, intentaba ser oscura y melancólica pero eso cambió cuando empecé a vivir mi auténtica vida. Dejé de ser misteriosa y oscura y empecé a estar alegre y feliz. Ya no encajaba en la antigua imagen. Tall Dark Friend es una máscara que todavía puedo usar para expresar los sentimientos más dolorosos. A través del rap, por ejemplo; el rap es muy personal. Pronto sale un disco de rap bajo la identidad de Tall Dark Friend y recientemente presenté ‘Platinum’,  mi último single que sale bajo mi nombre, Jordan Gray.

Ser una referencia de la cultura trans contradice de algún modo la necesidad de no definir constantemente a las personas trans por su identidad de género. ¿Se puede lograr un equilibrio?

Es extraño pensar en eso. Las personas cis necesitan que la comunidad trans tenga referentes a los que poder ver y entender, como un puente y me gusta pensar que quizá represento eso para ellas. Mi mayor placer, ahora que he comenzado a introducir la comedia en mis actuaciones, es que alguien homófobo o tránsfobo entre el público me vea y diga, ¡podría ir a tomar algo con ella! Pero tienes razón, las trans no necesitamos a otras trans a las que admirar, solo somos personas, como todas las demás.

La mayoría de personas cis que te vieron en La Voz vieron a la artista y dejaron a un lado lo demás.

La Voz es uno de los pocos programas que tienen integridad. En ese programa yo era una artista, y no se trataba de ser trans. Estoy muy orgullosa del trabajo que hicieron y la repercusión que tuvo me ha dado la oportunidad de hacer otras cosas que me encantan, como participar en el Trans-Art Cabaret.

¿Sufriste reacciones transfóbicas durante tu paso por el programa?

El tipo de reacciones que se pueden esperar de algunos sectores cis de hombres hetero que hay entre el público. Es curioso porque tras mis actuaciones la audiencia comentaba: “ella estuvo increíble” o bien “él estuvo fatal”. Creo que no es casualidad que jamás recibiera críticas por parte de las personas que usaban el pronombre correcto. Las personas que estaban en desacuerdo con mi identidad trans dejaban de prestar atención a todo aquello que hacía a nivel artístico.

¿Cómo te proteges en esos momentos?

No creo que yo sea el mejor ejemplo de persona que sabe cómo protegerse. En inglés tenemos una expresión, “matar con amabilidad” y significa ser agresivamente amable. Si alguien me insulta digo “¡vaya, sientes mucha pasión hacia esto!” y lo manejo con tal amabilidad que no sabe cómo asumirlo, sencillamente no está preparado para eso. Pero protegerse con amabilidad conlleva mucha seguridad en una misma o una falta notable de autocuidado.

El cabaret es una cultura que muchas personas relacionan con las drag queen por su extravagancia y su espectacularidad. ¿Crees que tiene algo que aportar a la cultura trans?

El cabaret es beneficioso para todo el mundo, incluso para las personas cisgénero. Permite expresar la alegría de un modo sin precedentes. Me encantaría que la comunidad trans fuera asociada con esa alegría. Es la emoción de la experiencia del cambio. Además, siempre que se integra a las personas drag con las trans en la misma actuación sin hacer distinciones, existe un gran respeto por las diferencias.

“No era mi plan, pero me gusta ser un referente para jóvenes trans”
0 votes, 0.00 avg. rating (0% score)

Keren Manzano

Escritora. Feminista interseccional. Madre gatuna.

    Uso de cookies

    Nosotras también hemos sucumbido a las cookies y eso que no son de chocolate. Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies