fbpx

Youtubers, cuidadoras y revolucionarias Participa

Nota: Esta es la sección de libre publicación en la que promovemos la participación de las lectoras. Publicamos contenidos que nos parecen interesantes aunque no coincidan con nuestra línea editorial ni con nuestros criterios de edición. Máximo 3 folios.

Susana Camacho

En los últimos años la popularidad de Youtube y de youtubers ha crecido como la espuma. No importa la temática de un canal, no hay excusa para que no triunfe dentro de esta red social. Y es que hay públicos para todo tipo de contenido. En esta red social ya no encontramos solo gamers y tutoriales de maquillaje. Ahora un vídeo en el que una persona normal y corriente muestra su compra semanal puede tener cientos de miles de visitas. ¿Hay realmente gente a la que le interesa el papel higiénico que compra otra persona? Youtube nos demuestra que sí.

La compra semanal es solo un ejemplo de los muchos canales que hay, repletos de vídeos con temáticas que a primera vista pueden ser completamente intrascendentes, pero que generan millones de visitas. Este fenómeno se explica por la simple razón de que una cantidad inmensa de personas (mujeres en su gran mayoría) se dedican a los cuidados en su día a día: hacen la compra, planchan, cocinan, cuidan a sus hijos, limpian el baño, hacen la cama, etc.

En los últimos años ha aumentado considerablemente el número de canales referidos a estos temas y, con ellos, un cambio para estas mujeres-youtubers-amas de casa y sus suscriptoras. El hecho de que haya tantas personas interesadas en este tipo de canales supone un paso de gigantes en la revalorización de los cuidados, la sororidad y unión de las mujeres y su empoderamiento personal y económico.

Revalorización de los cuidados

Aunque para el patriarcado los cuidados siempre hayan estado a la cola de sus prioridades, para las mujeres ha sido su ocupación principal durante siglos. Los hemos hecho con todo el “amor” del mundo, veinticuatro horas al día, todos los días del año. Por eso nos interesan. Porque los cuidados, en mayor o menor medida, siguen siendo una de nuestras ocupaciones centrales. Son parte de nosotras queramos o no.

Miles de youtubers han logrado revelarse contra el patriarcado y hacer de los cuidados una cuestión pública. Han abierto las puertas de sus casas de par en par permitiendo mostrar la vida de mujeres cuidadoras: tanto lo malo como lo bueno. La realidad, la crueldad y la felicidad de cuidar.

Otra victoria que se ha logrado ha sido la de ampliar las perspectivas desde las distintas experiencias vitales de todo tipo de mujeres. De esta forma se ha logrado romper con generalidades. Ya no existe solo el prototipo ama de casa con rulos y ganas de cotillear con las vecinas. Ahora las amas de casa están tatuadas, son jóvenes, solteras, casadas, algunas trabajan, aman el cine de terror, son lesbianas…

Sororidad y unión de las mujeres

Pese a que, como en todas las redes sociales están expuestas a los haters, la comunidad que se crea entorno a estas youtubers generan redes de apoyo, solidaridad y sororidad. El intercambio de información entre youtubers y suscriptoras genera fuertes lazos afectivos ya que abren sus casas pero también sus corazones al mundo. Expresan públicamente cómo son sus vidas, qué sienten, qué les gusta y qué no. Se muestran como sujetos activos de sus vidas dispuestas a mostrar  a otras personas generosamente lo que son. Ahora no solo conocemos la casa de nuestra vecina, nuestra hermana o nuestra prima. Podemos entrar en las casa de tantas mujeres, en tantas ciudades, con experiencias vitales que las hacen tan únicas… Conocer otras formas de cuidar es como conocer otras culturas, te hace amar más la tuya propia así como las otras.

Empoderamiento personal y económico

¿Qué hay más empoderante que mostrar al mundo la realidad de una y además recibir compensación económica por ello? Son pocas las mujeres que se ganan la vida subiendo contenido a internet o mostrando sus vidas en redes sociales. Sin embargo, hay una enorme cantidad que monetiza sus vídeos y gana dinero con ello. Es optimista hablar en la mayoría de los casos de un sueldo ya que solo los grandes canales permiten a sus dueñas vivir de este mundo. La Familia Carameluchi o Verdeliss son algunos de los canales más populares en España con alrededor de un millón de suscriptores pero ni de lejos todas alcanzan esos niveles de repercusión. De todas formas, Youtube significa para muchas amas de casa un trabajo o una fuente más de ingreso que -por mínima que sea- es una suma mayor que el salario al que estamos habituadas por el trabajo de cuidar: ninguno.

Por otra parte, la exposición que supone subir vídeos a Youtube puede fortalecernos. Nos enseña a gestionar comentarios hirientes que en el día a día no estamos acostumbradas a recibir pero que pueden esconderse tras un usuario anónimo en internet.

Otro elemento empoderador de este fenómeno es el desarrollo de habilidades audiovisuales. Para subir vídeos a esta red social se requiere de una cámara y un editor de vídeo. Además de manejar estas herramientas se pueden llegar a desarrollar otro tipo de cualidades que ayuden a crear un contenido de mejor calidad: vídeos mejor editados, efectos llamativos que hagan del vídeo una experiencia divertida, bonita, tierna o lo que la creadora decida que quiera transmitir. La capacidad de crear está en sus manos.

En definitiva, permitir al mundo conocer de primera mano cómo viven las mujeres cuidadoras aporta numerosas ventajas tanto para estas como para el conjunto de la sociedad. La puerta de nuestras casas se ha abierto de par en par, entra aire fresco y sale el olor a cerrado. Cuidar ya no es un trabajo invisible, ahora sabemos que existe, sabemos quién lo ejerce y las numerosas y válidas formas que hay de hacerlo. Por desgracia este fenómeno también nos demuestra que las mujeres seguimos siendo las desterradas a los trabajos de cuidados de una manera escandalosa. O los hombres cuidadores no existen o, si lo hacen, se avergüenzan de ello y optan por esconderle al mundo sus quehaceres. Sea como fuere, las mujeres cuidadoras ya han empezado las revolución, lo llevan haciendo muchas décadas para lograr una repartición de los cuidados entre ambos géneros. Sin embargo, actualmente en la vida 2.0 ha empezado una nueva revolución a la cual se suman cada vez más mujeres dispuestas a mostrarle al mundo lo que vale una ama de casa.

 

Youtubers, cuidadoras y revolucionarias
0 votes, 0.00 avg. rating (0% score)

Revista que ofrece periodismo y opinión con un enfoque crítico, feminista, transgresor y disfrutón.

Uso de cookies

Nosotras también hemos sucumbido a las cookies y eso que no son de chocolate. Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies