fbpx

Un día pensando del revés Participa

Nota: Esta es la sección de libre publicación en la que promovemos la participación de las lectoras. Publicamos contenidos que nos parecen interesantes aunque no coincidan con nuestra línea editorial ni con nuestros criterios de edición. Máximo 3 folios.

Almodis Nogués

Unx niñx con disfrazadx de superhéroe señala a alguien

La guardería, la escuela y el instituto son aquellas instituciones que han de dotar de cultura general y de valores a todos los niños y niñas del mundo.

Esto es el objetivo de estas, o eso dicen.

Este propósito es muy noble, pero hoy imaginaremos una educación con perspectiva de género. A través de distintos escenarios muy significativos les daremos la vuelta y pensaremos con gafas moradas.

Ahora estamos en una clase de P5, donde la señorita pregunta a todo su grupo de alumnos cuál es su color y animal favorito.

Las niñas responden:

– Nos gusta el color azul y los leones.

Los niños responden:

– Nos gusta el color rosa y las mariposas.

La maestra, preocupada por la respuesta de todo su grupo les intenta hacer reflexionar sobre lo que han dicho y les explica que el color rosa es para chicas y el color azul para chicos. Les dice que esto es lo que siempre han pensado todos sus alumnos, y así tiene que ser.

Acto seguido les dice a las niñas que el león es muy malo y feo, y que la mariposa es buena y bonita. A los niños les dice que las mariposas son bonitas, y dulces como las niñas, por eso no entiende que les guste. Les tendría que gustar algo grande como los elefantes.

Ahora vamos a por la segunda anécdota. Esta vez nos situamos en una clase de quinto de EGB, donde un maestro nos va a explicar cómo es el aparato reproductivo del hombre y la mujer, y cómo es una familia.

Empieza diciendo que todo hombre y toda mujer tienen una cosa en el cuerpo que permite que sus padres puedan crear a su hijo, y que por esto están sus alumnos hoy aquí.

Un chico alza la mano y espera su turno. El señor Gómez asiente con la cabeza y le permite hablar.

El chico le dice que sus dos mamás le tuvieron de forma diferente, y que le gustaría que le explicase otras formas de reproducirse.

Gómez, nervioso y un poco molesto le manda callar y lo saca fuera de clase. Los otros alumnos enfadados le dicen que lo que acaba de hacer es una injusticia. A lo que él responde que seguro que era todo mentira y se lo estaba inventando todo. Miguel, que era su mejor amigo por aquel entonces le chilla los nombres de sus mamás: María y Pilar, ¡y son muy amables!

Luego Miguel, el héroe de la clase les explica que sus papás le contaron que su amigo había nacido gracias a un milagro de la ciencia.

El maestro ya cansado. también le echa y les dice muy bruscamente que la naturaleza quería a un hombre y una mujer para una familia, y que así tenía que ser.

Ahora que ya hemos recorrido un largo viaje en nuestras vidas, nos adentramos en unos mares un poco más turbios y menos inocentes y nos encontramos en la etapa adolescente, con el instituto.

Esta vez nos situaremos en tercero de la ESO, en física. Una materia hecha exclusivamente, parece ser, para el sector masculino, y donde no entran chicas.

Felisa, la señora que imparte física sigue la costumbre de chillar a las cuatro de la tarde a la que hace llamar como su peor alumna. Esta vez le dice que a lo máximo que aspirará en su vida es a ser peluquera, con lo que un chico le responde furioso que su padre lo es, y que está muy orgulloso.

La maestra suspira y dice que peluquera no, pero vas a fregar suelos toda tu vida. Es el turno de réplica de Pablo, el chico más listo de la clase, que le dice que su padre trabaja fregando suelos para la fábrica SEAT y está encantado.

La profesora dice que a la tercera va a la vencida y le obliga a irse de clase y dirigirse a la mesa de guardia.

Pilar, la chica castigada, está harta de que le digan siempre lo mismo, pero esta vez se va un poco más tranquila al lugar correspondiente. Si el padre de Pablo y el otro chico trabajan de esto, tampoco estará tan mal –dice.

El siguiente escenario se basa en uno muy familiar también, el vestuario de los adolescentes, lo que es aceptado y lo que no.

Esta vez no dejan entrar a clase a un chico porque su ropa es muy femenina y no es adecuada para ir a clase. El chico, enfadado les manda hacer llamar a sus padres, con lo que la jefa de estudios contaba. Les llama, les explica la situación, y les suelta un sermón moral de los valores y la educación de su hijo.

Sus padres, que son diseñadores oficiales de Prada, les explica de forma suave que su hijo viste con lo que le sale de allí, y que si no lo aceptan irán a tribunales por abuso escolar.

La jefa de estudios, alias Rottenmeyer se queda pálida al saber quiénes son los padres del chico con lo que a gritos hace volver a clase al culpable de la indecencia y nunca más le dice nada por su apariencia.

Estas anécdotas no son más que episodios que suceden cada día a chicos y a chicas en su vida cotidiana. Espero que os haya indignado y molestado, pero sobre todo, que os haga hecho reflexionar.

Un día pensando del revés
0 votes, 0.00 avg. rating (0% score)

Revista que ofrece periodismo y opinión con un enfoque crítico, feminista, transgresor y disfrutón.

Uso de cookies

Nosotras también hemos sucumbido a las cookies y eso que no son de chocolate. Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies