fbpx

Pansexualidad: más allá de los roles de género Participa

Nota: Esta es la sección de libre publicación en la que promovemos la participación de las lectoras. Publicamos contenidos que nos parecen interesantes aunque no coincidan con nuestra línea editorial ni con nuestros criterios de edición. Máximo 3 folios.

Sara Biurrun

Miley Cyrus aparece sentada con una chaqueta de cuero negra y sobre fondo lila con una apariencia andrógina

Las personas que se definen a sí mismas como pansexuales (quienes no anteponen el género a la atracción sexual) están en su momento de popularidad. La orientación sexual más amplia define a una sociedad cada vez más libre y abierta.

La clasificación tradicional de géneros cada vez está más cuestionada. Siglos atrás la sociedad estaba dividida en dos identidades: “hombres” y “mujeres”. La condición natural al nacer establecía que se formase parte de un grupo o del otro. De igual manera, si nacías “hombre” estabas obligado a sentir atracción por el sexo opuesto. Y viceversa. Por lo tanto, si nacías con los órganos característicos de un ser masculino, tenías que vivir bajo esa condición. No había otra opción. Esta forma de determinar el género de un ser humano se ha ido flexibilizando cada vez más. En este sentido, la socióloga y miembro de Liquen Data Lab, Bea Guijarro Turégano matiza que “en las últimas décadas se ha realizado un esfuerzo tenaz por la deconstrucción del binarismo de género, lo que ha comportado la deshermetización de las categorías de hombre/mujer en ciertas esferas”.

Lo mismo ha sucedido con la condición sexual. La diversidad en este ámbito es cada vez más amplia. Podríamos decir que las barreras de las orientaciones sexuales y las clasificaciones de género se están empezando a romper. Es más, recientemente la Comisión de los Derechos Humanos de la Ciudad de Nueva York confirmó que existen 31 tipos de identidad sexual diferentes. Para quienes no conozcan todas las posibilidades, la propia comisión las ha publicado.

Y entre los “nuevos” vocablos relacionados con la actual amplitud de orientaciones sexuales, el término “pansexualidad” es una de las palabras más buscadas en Google desde finales del año pasado cuando la cantante Miley Cyrus se declaró pansexual. “En toda mi vida, no he entendido mi propio género ni mi sexualidad. Siempre odié la palabra ‘bisexual’, porque eso es ponerme en una caja. Nunca pienso que alguien es chico o chica”, dijo la cantante y agregó que nunca le gustó ser de un género específico.

Desde ese momento, el término empezó a sumar popularidad, en especial entre los millennials, generación que se siente cómoda con la fluidez de género y a la que parece no gustarle las etiquetas. Quizá sea este rechazo a las etiquetas el motivo por el cual los jóvenes no se consideran totalmente heterosexuales. Una reciente encuesta de la empresa de estudios de mercado YouGov avaló que prácticamente la mitad de los jóvenes británicos no se consideran completamente heterosexuales. Los encuestados de entre 18 y 24 años dijeron ser “algo más que exclusivamente heterosexuales”.

Mayor normalización

No hay duda de que la población más joven cada vez está más abierta, y también habituada, a nuevas identidades sexuales. Marta Ferrer y Júlia Mas (colaboradora y fundadora, respectivamente, del Projecte Ella), consideran que “personajes famosos como Miley Cyrus ayudan a visibilizar esta realidad que escapa del heteropatriarcado típico, ya que sus declaraciones llegan a oídos de una gran multitud. Son personas influyentes. No solamente ayudan las personas famosas, sino también programas televisivos como First Dates, donde en prime time muestran otras orientaciones sexuales que se alejan de lo común”. Los millennials viven en el entorno online en el que consumen contenido de influencers de manera constante. Si estos influencers hablan abiertamente de sus orientaciones sexuales, sin duda se está ayudando a que cada vez más haya una mayor normalización y aceptación de estas realidades.

Y en este nuevo contexto de rechazo a las etiquetas y de aceptación de nuevas identidades sexuales hay un término que está de moda: “pansexualidad”. Sin embargo, este concepto existe desde la época de Sigmund Fred. Freud utilizó la palabra “pansexualismo” para describir la postura de que la mayoría de las conductas humanas derivan de los instintos sexuales.

El término está compuesto por el prefijo pan-,que significa “todo” y la palabra sexualidad, significando por lo tanto que la gente que se considera pansexual no limita su sexualidad al género opuesto (heterosexualidad), al mismo género (homosexualidad) o bien a los géneros binarios, hombre y mujer (bisexualidad).

Actualmente, según su definición literal el término pansexual se usa para describir una atracción romántica o sexual centrada en las cualidades más que en el sexo o el género. Hablando claro, alguien que se considera pansexual es capaz de sentir atracción por varios sexos e identidades de género, dejando de lado la sexualidad de la persona y centrándose, principalmente, en sus sentimientos, en su forma de ser, de comportarse o de relacionarse con el resto de personas.

¿Pansexualidad es lo mismo que bisexualidad?

Sin embargo, definirse como “pansexual” no es tan sencillo. La respuesta habitual cuando alguien declara en público ser pansexual es “Ah, eso es bisexual, ¿no?”. Y NO. No es lo mismo.

Una persona bisexual es alguien que siente atracción por hombres y mujeres. En cambio, la pansexualidad incluye a todas las otras opciones sexuales. Abarca a hombres, mujeres, personas transgénero y personas intersexuales (nacidos con un sexo que no forma parte de la definiciones típicas de hombre o mujer).

Isaac Barbón, periodista cultural comprometido con la causa LGTBIQ+, cree necesario matizar que “a una persona pansexual no le interesan los géneros. Le interesa la atracción romántica o sexual por las personas”, afirma Barbón, tras afirmar que “Ese es mi caso. Creo en la atracción romántica o sexual por una persona, sin anteponer el género. Nunca he sentido que encajaba en las etiquetas, digamos, más tradicionales: ni me considero heterosexual, ni homosexual”.

Una lectura recomendada sobre este tema es el libro “Designer Relationships: A Guide to Happy Monogamy, Positive Polyamory and Optimistic Open Relationships” de Patricia Johnson y Mark Michaels, en el que afirman que “La pansexualidad es una forma de superar lo bisexual y un reconocimiento personal de que hay atracciones en toda la gama de géneros”.

En ese sentido la pansexualidad es, quizá, la manera más libre de concebir las relaciones entre seres humanos y la atracción entre personas, al no entender de géneros ni de sexos. Los pansexuales afirman que para ellos el sexo y el género son conceptos vacíos de significado o que no tienen importancia. No hay duda de que la pansexualidad es, por lo tanto, la etiqueta “sin etiquetas” por excelencia, la orientación sexual que rompe con el género binario. Quizá sería demasiado ilusorio, pero no imposible, imaginar una sociedad en que no se pensase en hombres y mujeres como algo distinto, sino que se pensase en personas. Esto recuerda a las declaraciones que la hija de Carrie Fisher, Billie Lourd, realizó tras su triste fallecimiento a finales del año pasado: “Mi madre me crió para no pensar que hombres y mujeres son distintos. Me crió sin género. No se trata de ser una mujer fuerte, sino de ser una persona fuerte”. ¿Evolucionará nuestra sociedad hasta este punto?

Pansexualidad: más allá de los roles de género
0 votes, 0.00 avg. rating (0% score)

Revista que ofrece periodismo y opinión con un enfoque crítico, feminista, transgresor y disfrutón.

Uso de cookies

Nosotras también hemos sucumbido a las cookies y eso que no son de chocolate. Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies