fbpx

Resaca de abusos Participa

Nota: Esta es la sección de libre publicación en la que promovemos la participación de las lectoras. Publicamos contenidos que nos parecen interesantes aunque no coincidan con nuestra línea editorial ni con nuestros criterios de edición. Máximo 3 folios.

Texto anónimo

Una mujer agacha la cabeza en un lago, acompañada de dos cisnes

 

 

 

He terminado de leer el libro Instrumental de James Rhodes.

¿Sabéis quién es James Rhodes?

Es un pianista increíble que al parecer ha tenido una vida muy jodida.

Ahora es muy famoso y lleva gafas. Y en la portada de su libro sale su cara, que me recuerda bastante a un novio que tuve, y creo que por eso tardé tanto en leerlo.

Este libro me ha revuelto mucho por dentro. Tanto físicamente (me dio náuseas reales) como mental y emocional.

James estuvo en un psiquiátrico. Intentó suicidarse varias veces. Porque de pequeño era un niño feliz. Hasta que vino un hijo de puta a joderle la vida. Lo violó. Y es una mancha que ya no ha podido quitarse.

James dice que a l@s que nos han jodido la vida de esa manera de pequeños vivimos con eso para siempre. Cargándolo. Porque no lo decimos. Y no lo decimos por vergüenza.

Y que, por mucho que miremos a otro lado y finjamos que no, es algo que nos marca.

Y creo que tiene razón el gilipollas.

Me han violado muchas veces en mi vida. De pequeña y de mayor.

Algunas veces ellos sabían lo que hacían (lo reconocieran o no para sí mismos), otras probablemente ni siquiera se enteraron. Porque yo no dije que no. y eso hace que para ellos no fuera una violación. Es lo que la sociedad nos enseña. Si ella no dice que no, si no dice nada… es que le parece bien lo que está pasando.

Pero la sociedad no te dice que a veces ella no puede decir nada. Porque no le salen las palabras. Porque no está ahí.

Porque una vez dijo que no y no sirvió para nada. Y parece ser que la mente tiene un recurso que se llama ‘disociar’, que hace que te salgas de tu cuerpo porque no puedes comprender ni aceptar la situación. Lo haces para sobrevivir. Para no volverte loca. Para no darte demasiado asco o pegarte un tiro.

Yo siempre me voy un poco cuando estoy en la cama con un hombre. Aunque no quiera. Es algo que no controlo. Me veo a mí misma fuera de mi cuerpo. Salgo de mí. Es inevitable. Y es frío. Y es un poco una mierda.

Pero ha habido veces que no ha sido así. Pocas. Y sólo con un par de personas.

Esas veces no hubo ningún click imperceptible. Nada que asustara. Y yo no me fui. Estuve ahí. Todo el rato. Dentro de mí. Y hubo calor. Un calor que no se puede explicar. Y fue jodidamente maravilloso.

Envidio a la gente que puede vivir eso cada vez que intima con alguien.

Para mí, intimar con alguien es un caos. Y cuanto más desconocido ese alguien, peor.

Y da igual que sea muy buena persona. Y da igual cuánto lo quiera yo.

Porque a veces, un simple gesto, un ruido, un roce, una expresión facial… hace saltar ese click y yo me voy.

Y no digo nada. Porque no puedo. No me sale.

Ya es tarde. Ya estoy fuera.

Y la otra persona no se entera de nada. Y piensa que todo va bien.

Pero no es así.

Y es una jodida locura intentar cambiar esto. Es como luchar contra un gigante. Contra la marea que te arrastra.

Porque al principio no sientes la confianza y la cercanía como para hablarle a nadie de la mierda que guardas dentro.

Y una vez que has follado con esa persona… si te ha saltado el click (y es francamente fácil que salte), ya no quieres hablar de nada con ella. Porque te han vuelto a joder. Aunque sea sin querer. Aunque sea sin saber(lo).

Y sientes que estás en un puto bucle. Una broma macabra en la que no consigues lo que necesitas, que es básicamente: hacer lo que quieres, no hacer nada que no quieras hacer y poder expresarte y disfrutar de la cercanía corporal con alguien. O huir si tienes miedo.

Pensaréis que para qué narices estoy contando esto… pues no sé. Creo que es porque en algunos momentos concretos, me doy cuenta de cómo esto me va consumiendo. Me desgasta por dentro. Y me resulta muy difícil hablarlo con alguien fuera de mi cabeza.

Resaca de abusos
0 votes, 0.00 avg. rating (0% score)

Revista que ofrece periodismo y opinión con un enfoque crítico, feminista, transgresor y disfrutón.

Uso de cookies

Nosotras también hemos sucumbido a las cookies y eso que no son de chocolate. Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies