fbpx

Escribir cosas literarias con una perspectiva de género mejora esas cosas literarias Participa

Nota: Esta es la sección de libre publicación en la que promovemos la participación de las lectoras. Publicamos contenidos que nos parecen interesantes aunque no coincidan con nuestra línea editorial ni con nuestros criterios de edición. Máximo 3 folios.

Luca Leonardi

Aparecen unas manos escribiendo en máquina de escribir

 barbasia. a través de Foter.com / CC BY

¡Ahí va!

 Escribir cosas literarias con una perspectiva de género mejora esas cosas literarias. No es algo que opino teorizando, sino que es algo en lo que me voy fijando a medida que voy escribiendo (como Ahora, que me acabo de fijar en que Ahora es una palabra femenina. ¿Coincidencia? Chan chaan chaaaaan).

Así que, en mi lista de herramientas para escribir, una de las más básicas es el feminismo. Puede sonar como feo que use el feminismo para mejorar una historia, pero la verdad es que es un ejercicio que me resulta muy útil.

Por un lado, tengo el beneficio directo de que lo que escribo mola más (¿más es femenina o masculina?).

Por otra parte, si lo uso como herramienta, con sus truquitos, sus técnicas, sus ritmos y sus harmonías, creo un ambiente y una ambientación en las que se le pueden colar muchas patatas feministas a quien lea. Y se las comen, porque saben leer.

Y por otras lares, es un ejercicio personal muy sano. Evidentemente, yo mismo tengo que pensar en lo que estoy escribiendo para escribirla, así que es un ratito en el que pienso desde alga así como “mi yo más feminista.”


                                                                                     Y me hace gracia (¡otra femenina! Como palabra, que suena mucho mejor que vocablo). 

Así que, pondré un ejemplo como “base” de lo fácil que es empezar a hacer cosas literarias feministas y de lo mucho más guay e interesante que queda. Es algo así como un ejercicio para ser consciente de la sensación que me da la misma acción cambiando el personaje, para así luego trabajar (escribir la historia o relato o narración o otras cosas propiamente) desde aquí. Empiezo por un personaje normativo porque me gusta poner lo que mola más al final. Es como gradual (cuando lo leo por segunda vez es todo más gracioso, incluida esta frase):

1. Los brazos fuertes apretándole la americana acompañaban la posición rígida de ese hombre triunfador. Entonces grita:
- ¡Traedme un café!


2.
 Los brazos fuertes apretándole la americana acompañaban la posición rígida de esa mujer triunfadora. Entonces grita:
- ¡Traedme un café!



3. Los brazos fuertes apretándole la americana acompañaban la posición rígida de esa mujer gorda y triunfadora. Entonces grita:
- ¡Traedme un café!



4. Los brazos fuertes libres de mangas acompañaban la posición rígida de esa mujer gorda y triunfadora. Entonces grita:
- ¡Traedme un café!



5. Los brazos fuertes libres de mangas acompañaban la posición cambiante de esa mujer gorda y triunfadora. Entonces grita:
- ¡Traedme un café!



6. Los brazos fuertes libres de mangas acompañaban la posición cambiante de esa mujer gorda y fumadora. Entonces grita:
- ¡Traedme un café!



7. Los brazos fuertes libres de mangas acompañaban la posición cambiante de esa vieja gorda y fumadora. Entonces grita:
- ¡Traedme un café!



8. Los brazos fuertes libres de mangas acompañaban la posición cambiante de esa vieja gorda, fumadora y bruja feminista. Entonces grita:
- ¡Traedme un café!



Y básicamente, ¿cuál de estos 8 personajes te interesaría más en una historia? Y, si tuvieras que trabajar (caracterizar, darle un pasado, una personalidad, relaciones personales que se desarrollan con más personajes, describir cómo se mueve, cómo habla, etc.) cada personaje, ¿con cuál te lo pasarías mejor?

Lo mismo pasa con las relaciones de los personajes, sus reacciones emocionales, sus gestos y frases recurrentes, sus maneras de afrontar los obstáculos y antagonistas, si estoy haciendo un universo en el que existe la magia, que las normas de la magia se basen en el feminismo es un bombazo, y un montón de cosas así.

Escribir cosas literarias con una perspectiva de género mejora esas cosas literarias
0 votes, 0.00 avg. rating (0% score)

Revista que ofrece periodismo y opinión con un enfoque crítico, feminista, transgresor y disfrutón.

Uso de cookies

Nosotras también hemos sucumbido a las cookies y eso que no son de chocolate. Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies