fbpx

A ma mare, que tingué criatures perquè algú la cuidara i no perquè volguera cuidar a ningú Participa

Nota: Esta es la sección de libre publicación en la que promovemos la participación de las lectoras. Publicamos contenidos que nos parecen interesantes aunque no coincidan con nuestra línea editorial ni con nuestros criterios de edición. Máximo 3 folios.

Yura

Mujer a contraluz mirando al cielo

Fotografía de caidalibre a través de Foter.com / CC BY-NC-ND

Mare, t’estimí. Et vaig estimar amb més força que a ningú, quasi amb desesperació perquè et vas tornar l’única persona que teníem la meua germana i jo.

T’estimí però ara ja no ho sé. Ara tinc dubtes perquè no sé si tu m’estimaves o si només volies algú que et cuidara i estimara quan fores gran. O quan estigueres malalta, com ara, com abans, com sempre. Ara que ja no et veig malalta però tu insisteixes i dius que sí, que necessites cures i suport, ens adonem que no ens has cuidat, que no ens has estimat com pensàvem, que sempre t’has esforçat a fer-nos majors ràpidament per tal de tindre algú per parlar, algú que centrara la seua atenció en tu. Però, mare, les xiquetes érem nosaltres. Entre el nostre pare i tu ens heu furtat la infància i, a la fi, hem arribat a entendre que si ell va quedar com el roín i tu com la bona fou perquè no teníem més espai per a roïns al cor, perquè necessitàvem una heroïna.

La vida és estranya, veritat? Tant d’esforç perquè arribarem a ser adultes i poguérem donar-te suport ben a gust i ara… Ara ens n’anem. Jo me’n vaig. No sé per quant de temps, però no vull veure’t ara, ni parlar amb tu. No vull perquè em fa mal, perquè estic cansada d’adonar-me que persones en les quals confiava m’han fet patir, perquè tot este procés de dol i reflexió en fa dubtar sobre si es pot criar bé, si es pot tindre criatures sense acabar fotent-los la vida.

No sé ni com dir-te tot això perquè per a tu entre nosaltres no ha passat res roín. Segurament no entens per què estic tan dolguda, és possible que vulgues parlar i aclarir coses i jo no en vull, així que la comunicació es farà difícil i sense sentit per a tu. Bé, ho sé, però no pense empatitzar amb tu. Alhora necessite dedicar-me temps, amor i estima a mi mateixa perquè, saps? He dedicat molt de temps a ajudar-te a tu i ara, al sentir que tu pensaves en nosaltres com a un medi per a no estar sola, em sent com a un objecte, mai m’havia sentit tan poc estimada i tan rebutjada. Necessite temps per a pensar tot això i, la veritat, no sé si decidiré ser sincera amb tu o no. Ignore si faré com si no haguera passat res i només deixaré de telefonar-te o si et diré les coses clarament, però encara que és una decisió important que m’afecta puc dir-te que sé que no és la prioritat. D’ara endavant, ho sent, de veritat, però jo seré la meua prioritat. I eixa posició inclou replantejar-me la relació amb la meua germana, però des de les meues forces i ganes.

Adéu, mare. “Que sigues bona”, com sempre ens dius a nosaltres que sí, hem sigut molt bones. Potser massa.

Cap criatura mereix nàixer amb l’obligació de cuidar els pares. Si et sents sola o sol i sents que necessites tindre algú que et done suport, abans de plantejar-te tindre criatures, resol els teus problemes. Les teues hipotètiques criatures t’ho agrairan.

Amb ràbia, energia i cansanci,

Yura

***

A mi madre, que tuvo criaturas para que alguien la cuidara y no porque quisiera cuidar a nadie

Mamá, te quise. Te quise con más fuerza que a nadie, casi con desesperación porque te convertiste en la única persona que teníamos mi hermana y yo.

Te quise, pero ahora ya no lo sé. Ahora tengo dudas porque no sé si tu me querías o si sólo querías a alguien que te cuidara y quisiera cuando fueras mayor. O cuanto estuvieras enferma, como ahora, como antes, como siempre. Ahora que ya no te veo enferma pero que tú insistes y dices que sí, que necesitas cuidados y apoyo, nos damos cuenta de que no nos has cuidado, que no nos has querido como pensábamos, que siempre te has esforzado en hacernos mayores rápidamente. Supongo que para tener a alguien con quien hablar, alguien que se centrara su atención en ti. Pero, mamá, las niñas éramos nosotras. Entre papá y tú nos habéis robado la infancia y, al fin, nos hemos comprendido que si él quedó como el malo y tú como la buena, fue porque no teníamos más espacio en el cuerpo para malos. Necesitábamos una heroína.

La vida es rara, ¿verdad? Tanto esfuerzo para que llegáramos a ser adultas y pudiéramos apoyarte a gusto y ahora… Ahora nos vamos. Yo me voy. No sé durante cuando tiempo, pero no quiero verte ahora, ni hablar contigo. No        quiero porque me duele, porque estoy cansada de darme cuenta de que personas en las que confiaba me han hecho sufrir, porque todo este proceso de duelo y reflexión me hace dudar sobre si se puede criar bien, si se pueden tener criaturas sin terminar jodiéndoles la vida.

No sé como decirte todo esto porque para ti entre nosotras no ha pasado nada malo. Seguramente no entiendes por qué estoy tan dolida. Es posible que quieras hablar y aclarar cosas y yo no quiero, así que la comunicación será difícil y carente de sentido para ti. Bien, lo sé. Pero no pienso empatizar contigo. Ahora mismo necesito dedicarme tiempo, amor y cariño a mí misma porque, ¿sabes? He dedicado mucho tiempo a ayudarte a ti y ahora, al sentir que tu pensabas en nosotras como un medio para no estar sola, me siento como un objeto. Nunca me había sentido tan poco querida ni tan rechazada.

Necesito tiempo para pensar en todo esto y, la verdad, no sé si decidiré ser sincera contigo o no. No sé si haré como si no hubiera pasado nada y simplemente dejaré de llamarte o si te diré las cosas claramente, pero aunque sé que es una decisión importante que me afecta, puedo decirte que sé que no es la prioridad. De ahora en adelante, lo siento, de verdad, pero yo seré mi prioridad. Y esa posición incluye replantearme la relación con mi hermana, pero desde mis fuerzas y ganas.

Adiós, mamá. “Que seas buena”, como siempre nos dices a nosotras que sí, hemos sido muy buenas. Quizás demasiado.

Ninguna criatura merece nacer con la obligación de cuidar de sus padres. Si te sientes sola o solo y sientes que necesitas tener a alguien que te apoye, antes de plantearte tener criaturas, resuelve tus problemas. Tus criaturas hipotéticas te lo agradecerán.

Con rabia, energía y cansancio,

Yura

A ma mare, que tingué criatures perquè algú la cuidara i no perquè volguera cuidar a ningú
0 votes, 0.00 avg. rating (0% score)

Revista que ofrece periodismo y opinión con un enfoque crítico, feminista, transgresor y disfrutón.

Uso de cookies

Nosotras también hemos sucumbido a las cookies y eso que no son de chocolate. Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies