fbpx

Una habitación propia. Retratos de autoras, conocidas o no, en sus lugares de trabajo Participa

Nota: Esta es la sección de libre publicación en la que promovemos la participación de las lectoras. Publicamos contenidos que nos parecen interesantes aunque no coincidan con nuestra línea editorial ni con nuestros criterios de edición. Máximo 3 folios.

Texto y fotografía de Tamara Muñiz Pérez
Ayudante: Laura Estrada Marquez

Una vez en 1929, a propósito de una serie de conferencias para la universidad de Cambridge, Virginia Woolf sintetizó aquella cita célebre de “para escribir, una mujer necesita dinero y una habitación propia”. Lo cierto es que los espacios destinados a una mujer en su hogar familiar, una vez ya adulta, suelen estar destinados más a los tocadores o a las cocinas que a los estudios o espacios personales. ¿Dónde escriben las mujeres en un mundo donde no quieren que escriban? Un fotoreportaje para los espacios donde mujeres de la ciudad de Sevilla, escritoras consagradas o completamente anónimas, crean sus letras.

 

Carmen Ramos. Gibraleón (Huelva), 1968

Carmen Ramos. Gibraleón (Huelva), 1968

Una habitación aireada y luminosa, libros por los rincones, detalles en rosa. Aquí Carmen ha escrito parte de sus dos poemario. Pequeño tratado de etología, el último, acaba de ser publicado hace pocos meses. “Llegué a sevilla hace diez años, y me he cambiado muchas veces de casa”, me confiesa con una amplia sonrisa. Poeta reconocida y profesora de económicas, Carmen organiza talleres de poesía y colabora con Ediciones en Huida para la elaboración de antologías de jóvenes poetas.

Raquel Silva. Cañada Rosal, Sevilla, 1991

Raquel Silva. Cañada Rosal, Sevilla, 1991

La vida de Raquel, traductora y poeta, sucede rápido y sin apenas descanso. Continúa sus estudios, a la vez que da clases particulares de inglés y se involucra en activismo dentro de la universidad. “¿Dónde está tu habitación propia, Raquel?” “En el metro”, me cuenta sin dudarlo.

Raquel ha participado en varias antologías de jóvenes poetas. La última, en 2015, La pirotecnia peligrosa con Ediciones En Huida. Actualmente trabaja para publicar un poemario independiente, muy centrado en la reivindicación de la mujer. La habitación aparece y desaparece en la estación de metro de San Bernardo.

Concha Perea. Sevilla, 1978.

Concha Perea. Sevilla, 1978

La casa de Concha Perea, escritora de novela fantástica, no es una casa común. El salón por el que entramos es un aula donde imparte clases a sus alumnos del máster en Creación Literaria, por lo que podemos afirmar que la literatura se encuentra omnipresente desde el primer momento. Me acompaña a la habitación dónde me cuenta, escribió La corte de los espejos y El misterio de la caja Bethel. El espacio se encuentra plagado de sus pasiones: literatura fantástica, figuras de ardillas y de increíbles personajes de ficción o tazas. De aquí para allá, yendo y viniendo Chispa, la perrita con la que vive.

Carmen Romero. Sevilla, 1992

Carmen Romero. Sevilla, 1992

Carmen aún vive con sus padres en el piso en el que se crió en Santa Justa. Escribe regularmente en ese santuario propio en el que aún conserva muñecas de su infancia y los libros propios de una adolescente soñadora, compaginados con ensayos más adultos de Virginie Despentes, entre otros nombres. Este año publicó su primera novela A los pies de palacio con Triskel Ediciones, una historia fantástica en la que replantea el cuento de Cenicienta, ahora como una mujer autónoma y cuya convivencia con sus hermanastras es solidaria y autosuficiente.

Carmen Díez. Sevilla, 1990

Carmen Díez. Sevilla, 1990

Logré captar a Carmen de pura casualidad. Lleva un año trabajando en París, y sólo vuelve a casa por periodos muy cortos. Antes de eso, vivió siempre en Sevilla Este, un barrio de clase trabajadora muy mal comunicado. Por eso, Carmen pasaba mucho tiempo en el autobús entre la universidad, el trabajo y su casa. Entre línea y línea, logró redactar el precioso Amarte, sus segundo poemario en el que reflexiona sobre su experiencia personal en una relación de pareja. Además, es fundadora del blog “Mujeres Reseñando”, en el que mujeres buscan visibilizar la obra literaria de otras mujeres.

Alicia Murillo. Sevilla, 1975

Alicia Murillo. Sevilla, 1975

Murillo nos recibe en su casa de Triana. Nos advierte que su libro Comando Je: de güenorras. Atentado al rey, fue escrito fundamentalmente en Sanlúcar de Barrameda, y que, de todas formas, no contó con un sitio fijo para escribirla, pero aún así nos hará el favor. En el salón de la activista, la música es la protagonista. Un piano, la herramienta principal para su trabajo como profesora de música. Los azulejos de triana, algunos juguetes infantiles por la habitación. Alicia Murillo colabora regularmente en Pikara Magazine con su videoblog El conejo de Alicia.

Iris César. San Fernando, Cádiz, 1992

Iris César. San Fernando, Cádiz, 1992

Iris es una escritora anónima. Bukowski en los estantes, cursos de escritura cursados y cuadernos escritos. Sin embargo, por el momento prefiere no leer en voz alta, ni publicar los relatos cortos que escribe . Me muestra algunos llenos de sentido del humor. Su pequeña habitación en el piso que comparte con otras dos amigas en el barrio periférico de Tiro de Línea.

Almudena López Molina. Sevilla, 1980

Almudena López Molina. Sevilla, 1980

Conocí a Almudena durante un recital por el 8 de Marzo. La llamé porque sus poemas me resultaron especialmente sensibles. Tiro de Línea, un barrio obrero cerca del límite de la ciudad. Última planta de un enorme bloque de pisos. Le pido que nos hable de sus publicaciones, ha participado en una antología, en muchos recitales y ha ganado concursos. Sin embargo, el único libro publicado es un libro científico, referido a su profesión cómo historiadora del arte. Cómo escribir audioguías, un manual de estilo para una buena descripción de las obras en museos. “Tengo dos libros inéditos”, acaba por confesar. Después de oírla, sólo desearía que otros también la oyesen.

Laura Estrada. Barranquilla Colombia, 1992

Laura Estrada. Barranquilla Colombia, 1992

El universo de Laura me recuerda irremediablemente a la vida bohemia que debian llevar las autoras de generación Beat. Un cuarto lleno de libros, pero carente de estanterías. Con Ilustraciones y postales por las paredes. Laura está a punto de finalizar sus estudios de Humanidades y vive en un piso de estudiantes por Viapol. Allí el alquiler es más barato y los pisos aún tienen gotelé. Laura publica regularmente en su blog Paraiso tropical de visiones insumisas una bella combinación de poesía, fotografía e ilustración.

Lola Crespo. Sevilla , 1971

Lola Crespo. Sevilla , 1971

Una de las poetas más sonadas de la ciudad. Quedamos con ella en la Alameda, actualmente uno de los barrios más gentrificados de Sevilla. Nos muestra la joya escondida de su casa: una terraza repleta de plantas, algunas obras de arte y partes de materiales para las performances en las que suele colaborar. A pesar de situarse en uno de los barrios con más movimiento, aquí no alcanza ningún ruido. “Perfecto para escribir”, pienso. Lola Crespo, historiadora del arte, periodista y profesora, pero también poeta con una carga literaria importante a la espalda. “La muerte sobre un caballo pálido: Apuntes para una tempestad”, fue publicado mientras se construía el reportaje.

Una habitación propia. Retratos de autoras, conocidas o no, en sus lugares de trabajo
0 votes, 0.00 avg. rating (0% score)

Revista que ofrece periodismo y opinión con un enfoque crítico, feminista, transgresor y disfrutón.

Uso de cookies

Nosotras también hemos sucumbido a las cookies y eso que no son de chocolate. Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies