fbpx

¿Por qué las religiones odian a las mujeres? Participa

Nota: Esta es la sección de libre publicación en la que promovemos la participación de las lectoras. Publicamos contenidos que nos parecen interesantes aunque no coincidan con nuestra línea editorial ni con nuestros criterios de edición. Máximo 3 folios.

Fuensanta Hernández López

Fotograma de la película 'Stigmata' (1999) de Rupert Wainwright en la que aparece la protagonista con la corona de espinas, emulando la imagen de Cristo en la cruz

Fotograma de la película ‘Stigmata’ (1999) de Rupert Wainwright

Me he preguntado y he preguntado el porqué de la sinrazón del odio de las religiones hacia la mujeres, de relegarlas, de cosificarlas, en definitiva de vejarlas(nos).

Tanto las religiones como los estados gobernantes se han inventado, han creado y se han aliado con el patriarcado para someter, esclavizar, privar de libertad a mas de la mitad de la humanidad –las mujeres–, en esta carrera creciente de feminicidio mundial (asesinato de mujeres por razón de serlo), las religiones han tenido y tienen un papel fundamental.

Por la parte que nos toca, la religión imperante en occidente, la católica (es lo mismo que muchas religiones: budismo, islamismo, hinduismo, etc.) su línea ideológica y practicante hacia la mujer es la de sumisión/sometimiento, objeto de pecado, escasa participación en su organigrama y en un plano secundario, y siempre, siempre “per saecula saeculorum” (por los siglos de los siglos) sometimiento a los dictados de los hombres que rigen y gobiernan la institución a su antojo (a modo de curiosidad, comentar que no hace tanto tiempo que el rito religioso de la misa se pronunciaba en latín, para mi humilde parecer, toda una falta de respeto y comprensión hacia lxs oyentes, que en su inmensa mayoría no conocían esa lengua).

La Biblia está plagada de relatos misóginos, de odio, de escarmiento hacia la mujeres, partiendo de que fue “Eva la perversa” (hecha de una costilla de Adán, qué casualidad, ¿ya no quedaba barro para Eva?) la que desobedeció a su dios-hombre y que arrastró al hombre en su “terrible acto”. No solo la alejó del paraíso, hay más castigo, y de manera torticera la maravillosa obra de la mujer de poder crear vida se torna en sentencia y la condena a parir con dolor y sufrimiento y a robar su creación: lxs hijxs.

A modo de pequeño ejemplo, cito textos bíblicos:

“En gran manera multiplicaré tu dolor en el parto, con dolor darás a luz los hijos; y con todo, tu deseo será para tu marido, y él tendrá dominio sobre ti” (Génesis 3:16).

“Pues el hombre no debe cubrirse la cabeza, ya que él es la imagen y gracia de dios; pero la mujeres son la gloria del hombre. Porque el hombre no procede de la mujer, sino la mujer del hombre” (Corintios 11:5-8).

“¿Y cómo será limpio el que nace de mujer?” (Job 25:4).

La Iglesia dice que las mujeres son culpables si las violan:

“Con escotes pronunciados y minifaldas están provocando al hombre”, dijo el arzobispo de Santo Domingo, México, Nicolás de Jesús López Rodríguez en las declaraciones que dio durante el encuentro mundial de las familias.

Me pregunto ¿cómo van a crecer estxs niñxs?. Unos creyendo culpables a las mujeres de su maltrato, violencia y asesinato, y otras sintiéndose de por vida culpables de ser maltratadas, violadas y asesinadas. Simplemente, HORRIBLE mensaje el de la Iglesia, que martiriza doblemente a las mujeres pero no las hace santas.

Y si seguimos no hay fin en la Biblia, tanto en el antiguo como en el nuevo testamento, “amén” de demás libros sagrados de otras religiones que no tienen que envidiar nada a la religión cristiana.

¡Empezamos bien!, nos maldicen por un pecado que llaman “original” ¡vaya!, ahora si somos las primeras en algo y, por este invento absurdo, la iglesia católica:

-Nos condena

-Nos humilla

-Nos relega

-Nos quema

-Nos arrebata nuestros cuerpos y mentes y hace que sean impúdicos y origen de pecado de los hombres. ¡Increíble! siempre hay mujeres a las que culpar, total…

Las mujeres, en todas las religiones solo están para servir al hombre, que es el que domina; ninguna mujer ha sido nombrada papa, no pueden oficiar sus actos religiosos, apenas tienen voz ni voto.

Cuando las mujeres luchamos por nuestros derecho a ser respetadas, a decidir y pensar por nosotras, la iglesia católica “pone el grito en su cielo” y nos acusa de asesinas de inocentes. ¡¡¡Hipócritas!!!, cuando a través de la historia han asesinado impunemente en sus llamadas guerras santas, “La Santa Cruzada”. Han torturado y asesinado en la hoguera de manera impune a mujeres (también a los hombres que las apoyaban) por el mero hecho de ser sanadoras, cuestionar sus dogmas, o por intereses particulares; han condenado enfermedades, como el SIDA, prohibiendo el uso de preservativos a sus seguidorxs en África y, sin embargo, no condenan de manera tajante a sus curas pedrastras y a sus crueles monjas (gerentes de orfanatos, lavanderías, etc.). La Iglesia católica hace y actúa de manera contraria a su credo, si aman tanto a los seres humanos, ¿por qué no respetan a las personas lesbianas, gays, bisexuales y transexuales, en vez de condenarlas?

Mi cuestionamiento es:

¿Para qué necesito la religión?

Y, sobre todo, ¿por qué me necesita ella a mí si somos tan prescindibles? Pues como en todo, necesitan esclavas para seguir su funcionamiento y mientras no nos demos cuenta, mientras no oigamos el ruido de sus cadenas nos seguirán pisoteando tanto a sus adeptas como a las que no lo somos.

Quede claro mi respeto hacia todas las personas creyentes o no, pero el mismo respeto pido para mí, para mis decisiones que atañen a mi persona y para la manera de conducirme en mi vida no religiosa.

¿Por qué las religiones odian a las mujeres?
0 votes, 0.00 avg. rating (0% score)

Revista que ofrece periodismo y opinión con un enfoque crítico, feminista, transgresor y disfrutón.

Uso de cookies

Nosotras también hemos sucumbido a las cookies y eso que no son de chocolate. Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies