fbpx

¿Feminizar la política sin despatriarcalizar el partido?: sobre la urgencia de mirar al partido con gafas violetas Participa

Nota: Esta es la sección de libre publicación en la que promovemos la participación de las lectoras. Publicamos contenidos que nos parecen interesantes aunque no coincidan con nuestra línea editorial ni con nuestros criterios de edición. Máximo 3 folios.

Rocío Medina, Responsable en funciones del Área de Feminismos del Consejo Ciudadano Andaluz.

Sobre lo que sea feminizar la política mucho se ha escrito en estos días. En el debate, aún en construcción, hay algunos ejes que pueden ayudarnos a comprender las dificultades de feminizar la política sin antes transformar el propio partido desde los feminismos. Atendiendo a estos ejes fundamentales, la presencia de las mujeres, lo que signifique feminismo(s) y la necesidad de transformar el partido desde propuestas feministas, pretendo explicar por qué la feminización de la política debe empezar por “Despatriarcalizar Podemos”.

  1. Mujeres y poder político: diferenciando presencia de mujeres y discursos feministas

En primer lugar, parece claro que el hecho de tener más o menos mujeres en el poder político no tiene por qué implicar necesariamente algún giro feminista en leyes o políticas públicas; ni siquiera que este sea mínimamente progresista. De hecho, por ejemplo, el elevado incremento de mujeres en los ejércitos, especialmente el norteamericano, aunque asumamos que pudiera alterar algunas prácticas, no ha feminizado sustancialmente estas instituciones si por feminizar entendemos algo más que la presencia de mujeres. En última instancia, la presencia de las mujeres en cualquier estamento de poder tampoco garantiza directamente la mayor autoridad de sus discursos. Lo que sí conocemos es el uso perverso que el marketing partidario ha hecho y hace de la presencia de las mujeres con el fin de modernizar su imagen electoral.

Nada de lo expuesto hasta ahora pone en duda la importancia de la paridad. Alcanzar la paridad, es decir, la presencia de las mujeres en la mitad del poder político como un principio de mínimos, es necesario y tiene implicaciones de primer orden: el reconocimiento social y político del derecho de las mujeres a garantizar su acceso al poder político, ya que como otros colectivos, hemos sido excluidas de la historia política moderna. Por tanto, es la justicia y la cultura democrática lo que fundamenta nuestro derecho a la paridad (no sólo a una mayor presencia de mujeres), y no el hecho de que nuestra presencia garantice alguna “cualidad femenina” que haga bien al espacio público.

Aún cuando se garantizara la existencia de ciertas diferencias aprendidas entre hombres y mujeres, como pretenden indicar algunos estudios desde la neurociencia, no habría por qué presuponer que esa diferencia concreta fuese funcional a un discurso a favor de los derechos de las mujeres y de sus comunidades, en alguno de los muchos sentidos feministas. Los casos de Condoleezza Rice, mujer y negra, o los discursos de las mujeres del Tea Party sobre la feminidad ejemplifican bien la cuestión. Necesitamos entonces ir un poco más allá y no confundir el derecho de las mujeres y de otros colectivos a acceder al poder, con el hecho de que eso signifique en sí hacer políticas feministas o de otro tipo.

  1. De las mujeres en política a las políticas feministas

En segundo lugar, estamos de acuerdo en la importancia de la pregunta sobre ¿qué entender por feminismo(s)? Una pregunta legítima, abierta e improrrogable si se desea hacer política feminista desde la Nueva Política. Aunque lo personal es político, no siempre lo político es personal. Obviamente, en cualquier debate siempre hay valorizaciones implícitas, pero confundir el debate político feminista con enzarzarse en quién es más o menos feminista es una trampa que está despolitizando los feminismos.

La sororidad se construye reconociéndonos como capaces de pensamiento político, debatiendo entre nosotras y generando alianzas a pesar de las diferencias. De hecho, el diálogo en el desacuerdo es el único camino que nos permite llegar a lugares comunes a partir de los cuales poder construir una agenda política feminista interna que incida sobre el propio concepto de partido, y que supere el marco de los liderazgos femeninos. Con otras palabras, nos reconocemos como feministas en la medida que debatimos sobre políticas e instituciones feministas, y no sólo sobre las mujeres que están accediendo al poder político. Cuanto antes salgamos de la trampa perversa del “feministrómetro” que convierte todo lo político en personal, antes nos ocuparemos de despatriarcalizar el partido y no de las mujeres (feministas o no) en política.

  1. Despatriarcalizar el partido: el kilómetro 0 de la feminización de la política

En tercer lugar, las personas feministas de Podemos conocemos de cerca las dificultades de insertar lógicas feministas de redistribución del poder, participación y cuidados en el partido. A pesar de la aparente importancia de este tema para la Nueva Política, los debates sobre los aportes de los feminismos a la forma partido están quedando circunscritos, en el mejor de los casos, a los espacios “privados y/o domésticos” de la organización.

Para salir de esa vieja trampa patriarcal y liberal de la separación público-privado que termina despolitizando todo lo que ocurre de puertas adentro, hay que sacar al espacio público y politizar el debate sobre la despatriarcalización de los partidos. La Nueva Política necesita prefigurar en su interior esa sociedad que dice buscar mañana; nos toca demostrar que sabemos construir dentro lo que se dice que se va a construir fuera.

Es momento de discutir sobre cómo los feminismos, que son propuestas políticas de organización social y política para todas y todos, pueden transformar y enriquecer la forma partido: ¿Qué aportan los feminismos para transformar las estructuras, los discursos, la organización y el reparto de recursos en los nuevos modelos de partido? ¿Cómo garantizar intervenciones rigurosas ante legislaciones o políticas públicas sexistas, racistas o discriminatorias? ¿Cómo afrontar violencias machistas y racistas al interior del partido? ¿Con qué formación en género y de diversidad cultural y de orientación sexual e identidad de género cuentan nuestros órganos de representación internos, las comisiones de garantías y los círculos? ¿Queremos socializar el poder con técnicas de representación colegiadas y rotativas? ¿Cómo alcanzar la paridad horizontal entre cabezas de listas? ¿Cómo articular la representación política promoviendo la diversidad cultural y étnica? ¿Qué mecanismos establecer para garantizar que los cuidados sean traducidos en fórmulas organizativas sobre los tiempos militantes y laborales, y en fórmulas legislativas? ¿Cómo fomentar un asamblearismo feminista que invite a la participación política a las mujeres y a grupos diversos excluidos del poder político? ¿Cómo garantizar una cantidad de recursos mínima para poder construir un partido feminista e igualitario internamente? ¿Cómo garantizar contrataciones paritarias por sexo, a la vez que se tienen también en cuenta otras variables étnicas, raciales o de diversidad funcional? ¿Qué papel tienen los hombres feministas en Podemos? ¿Y qué papel tiene la diversidad cultural en los feminismos de Podemos? ¿Por qué las áreas de igualdad y feminismos son áreas y no secretarías políticas teniendo en cuenta la anulación de recursos y de autoridad política que esto conlleva? Recordemos que, de todas las comunidades autónomas del estado español, sólo en seis las áreas de feminismos, igualdad y LGTBI han sido reconocidas como Secretarías en los consejos autonómicos, ni siquiera en el Consejo Ciudadano Estatal ¿Tendrán alguna relación estas preguntas con la brecha de género en el voto hacia Podemos?

Estas son sólo algunas de las preguntas y propuestas que pueden comenzar pronto a despatriarcalizar Podemos si las feministas decidimos hacer política feminista y nos ponemos colectivamente a hacer de este partido un lugar donde el feminismo sea puente de unión y ejemplo de coherencia, por encima de otras diferencias. Precisamente ahora tenemos delante una gran ventana histórica para hacer que muchos postulados feministas sean indispensables en la nueva política y en las organizaciones que la abanderan.

Mientras feminizar la política puede parecer una tarea épica que trasciende el ámbito del partido propio y que recaería exclusivamente sobre (algunas) mujeres, lo que no parece ser muy justo con ellas, despatriarcalizar el partido nos invita a debatir entre feministas las líneas programáticas directas y concretas sobre las propuestas organizativas, los discursos y el reparto de recursos en el mismo partido. Si hay algún lugar donde feminizar la política pueda significar algo tangible es en las conquistas feministas que se vayan realizando en el proceso de despatriarcalizar Podemos, lo que incumbiría a todas las personas, sensibilidades y órganos comprometidos con la democracia radical interna y no sólo a las mujeres.

De hecho, la creación de una sólida pero plural identidad feminista en Podemos, sería un magnífico ejemplo de creación de una corriente que no divide sino que aúna las diversas formas de entender el proyecto y las pone a trabajar en la dirección de una transformación social verdaderamente radical. Ahora que se abren los procesos de primarias de Madrid, Andalucía, Extremadura, etc., y que parece que Podemos va camino de una segunda asamblea constituyente, quizás sea el momento más oportuno para que las feministas en Podemos en círculos, áreas, secretarías y grupos parlamentarios, articulemos una agenda política común interna que comience un proceso de despatriarcalización de las estructuras, los discursos y los recursos en Podemos. Despatriarcalizar Podemos nos invita a encontrarnos y reconocernos como feministas en la construcción de “Un Podemos más feminista, para una política más humana”.

¿Feminizar la política sin despatriarcalizar el partido?: sobre la urgencia de mirar al partido con gafas violetas
0 votes, 0.00 avg. rating (0% score)

Revista que ofrece periodismo y opinión con un enfoque crítico, feminista, transgresor y disfrutón.

Comentarios recientes

  1. TIRIRIR

    Desde luego, elaborar debates, preguntas, cuestiones y retorcer la dialéctica hasta límites increibles se os da genial. A la mujer que está harta de trabajar en una residencia por 700 € al mes no se yo hasta que punto se va a interesar por tanto debate y palabrería que a duras penas le cuesta entender. Me cuesta entenderlo a mi, que tengo el privilegio de tener estudios superiores, no me imagino el 80% del personal de este pais. Lo que queremos son programas de mínimos, de mínimos que se puedan cumplir, una RBU asequible y aceptable, una subida de impuestos a los más ricos, una promoción y valoración de los trabajos de cuidados y feminizados, una educación sexual adecuada y que respete la libertad absoluta de las mujeres y hombres. Eso se necesita, y en eso hay que concentrarse. No en saber que grado de influencia tiene dentro de la estructura heterocispatriarcal las mujeres en Podemos. Esos debates para las académicas, en tal caso. Al resto no nos mareeis tanto.

    Y luego lo de la presencia de mujeres en política tipo Condolezza o Esperanza Aguirre. Una de las cosas primeras que el feminismo ha de darse cuenta, es que NO representan a todas las mujeres por mucho que lo intenten. Y que muchas mujeres, las de talante conservador, que no son pocas precisamente, no van a firmar nada de nuestros postulados. O asumimos eso o seguimos dándonos de golpes contra la pared.

  2. Miguel

    Quizás lo más valioso del artículo sean las muchas y profundas preguntas que en él se hacen.
    Me gustaría añadir alguna…¿Es imprescindible tomar el poder político para cambiar esta sociedad? Recuerdo el caso de M. Ghandi. Y fijo la atención sobre el actual Parlamento de Canarias, que tiene mayoría de mujeres por primera vez en la historia…
    Si la democracia es una competición, donde gana quién obtiene más votos y pierde quién obtiene menos ¿Es esta dinámica machista? ¿Entra dentro del feminismo que esto se cambie y que no haya vencedores y vencidos, gracias a una nueva “política” distributiva feminista? ¿Es un rasgo inherente al feminismo, que la política tenga que ser necesariamente por consenso?
    Y por último, para no alargarme ¿Donde hay un espacio común de debate, que no invada el espacio feminista, para des patriarcalizar el partido? ¿Es esta una labor que se pueda hacer sin los hombres?

Los comentarios están cerrados

Uso de cookies

Nosotras también hemos sucumbido a las cookies y eso que no son de chocolate. Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies