Tenerle miedo al viento Tocador de señores, Voces

Que me perdone el chico que lo dijo, pero no recuerdo dónde lo oí. Vaya mi reconocimiento en cualquier caso: él le tenía miedo al viento. Tenía miedo de que el viento de frente apretara contra sus tetas la camisa o la camiseta y se le notaran.

Ilustración: Ana Penyas

Ilustración: Ana Penyas

Tú tienes tetas de mujer, lo que ellos consideran que son tetas de mujer. Y tú no eres una mujer. Nunca lo has sido, pese a tu nombre, pese a esos vestidos que te ponían. Pero ahora te han empezado a crecer las tetas. Y con el viento se notan. Y tú tienes miedo al viento. Tienes miedo a que se note.

Sabes que podrás operarte pero faltan unos años. Te las quitarás. Algunas noches sueñas que te las arrancas. Estás al borde de un acantilado. Tus tetas han crecido. Demasiado. Las aprietas y te das cuenta de que, pese al dolor, empiezan a despegarse de tu pecho. Sigues apretando (los dientes, sobre todo, por el dolor). Y de un tirón, te las arrancas. De cuajo. Tu pecho queda ensangrentado y los jirones de piel se balancean con la brisa del mar. Te acuerdas de Santa Águeda. Coges impulso. Como una lanzadora de martillo (siempre te han gustado las lanzadoras de martillo). Un par de vueltas y arrojas tus tetas por el acantilado. Flotan durante un segundo en el mar oscuro. Se hunden. No las vuelves a ver. Te duele pero ya no te duele. Y te despiertas.

Te han contado que hay bloqueadores para que tus tetas no crezcan. Te han dado recetas caseras poco fiables para que no crezcan (¡deja de comer almendras!). Te miras cada mañana en el espejo y esperas que lo que haya crecido sea la nuez o el bigote. Si ves pelusilla en la cara tiemblas de emoción. Pero lo que crecen son las tetas, las putas tetas.

Carlos, tu compañero de pupitre, también tiene tetas. A lo mejor los demás piensan que eres como Carlos: un chico gordito y gracioso al que le han salido tetas. Y te las pellizcarán y te harán cosquillas. Las tetas de hombre se pueden tocar. Se pueden fotografiar. Se pueden subir a las redes sociales. Nadie las censurará con un cuadrado blanco o negro tapando el pezón. Las tetas de hombre son inofensivas. Ojalá todo el mundo pensara que tus tetas son de hombre. Desde que cambiaste de colegio nadie sabe tu secreto. Los profesores accedieron a llamarte Kepa. Es un nombre que acaba en “a” en cualquier caso. No hay tragedia.

Siempre te han gustado los chicos. Pero ahora te da miedo. Porque tendrás que salir por los sitios de ambiente homosexual, usar las aplicaciones de móvil. Eres un hombre. Ningún hombre que no sea homosexual va a querer liarse contigo. ¿O sí? ¿Y ellos, los gais? ¿Ahora eres gay? Están absolutamente obsesionados con las pollas, con su tamaño. Y tú no tienes. Puede que nunca tengas. Ni siquiera te apetece tener. Ojalá te gustaran las mujeres, sería más fácil. Algunos compañeros te han dicho que antes les gustaban los hombres y ahora las mujeres. Sería maravilloso. Pero sería mejor que te quisieran (que te desearan) por ser tú. Seguro que habrá alguien que te quiera (que te desee) precisamente por lo que eres. A lo mejor yo mismo. A lo mejor me gustarás por eso, por lo que has hecho, por el camino que has recorrido. Porque eres más hombre que otros muchos, sea eso lo que sea, si es que es algo. Porque mi deseo sexual, mis afectos, esa cosa que se llama amor, yo lo siento por ti, por tu actitud. Me gusta cómo eres. Me gustas como eres. Me gusta lo que eres. Lo que has hecho de ti.

Tenerle miedo al viento
0 votes, 0.00 avg. rating (0% score)

¿Quieres debatir en un espacio tranquilo, seguro y libre de (machi)trols? Vente al foro de debate de Pikara Magazine

José Luis Serrano

Matemático sin teorema, historiador sin publicaciones, inmigrante con papeles, poeta sin libro, director de cine sin película, eurofan sin bandera, católico sin iglesia, oso sin pelo, queer sin seminario sobre teoría de género. Nacido en Ciudad Real, a los dieciocho años emigró a Madrid a estudiar Matemáticas, donde descubrió a Gödel y Turing, perdió la fe en las ciencias y se dedicó a la contemplación de la perversa obra de Dios. En 2012 publicó su primera novela (Hermano) y una colección de relatos de viajes, cuentos y escritos contra la homofobia (La tumba del chicle Bazooka). En 2014 publicó su segunda novela, Sebastián en la laguna. En 2015 publicó su tercera novela, Lo peor de todo es la luz. Fue coordinador durante 10 años de la sección cultural de la web www.dosmanzanas.com, donde se dedicó cada viernes, con la columna Desayuno en Urano, a comentar películas y libros de temática LGTB.

Comentarios recientes

  1. Lola

    ¿soy la única a la que esto le chirría? Hay muchas cosas que suenan muy sexistas: que le pusieran vestido aunque se sintiera hombre, que seas tetas de hombre, que se sienta hombre pero no le apetezca tener pene, por ejemplo. Perdonad, que alguien me lo explique porque no llego a enteder qué significa todo esto y por qué no es sexista (que porque te pongan un vestido no puedas ser una persona, seas hombre o mujer, que si tienes pene eres hombre y si no, no, hablando fisiológicamente, que si eres un chico con tetas más grandes de lo habitual porque han crecido porque sí pero si tienes pene todo está bien, pero si no, entonces ya no valen si eres hombre, que tu actitud es la de ser “más hombre”que los otros, etc). ¿qué significa “sentirse hombre”? Espero que no signifique odiar los vestidos o las cosas de mujeres porque eso sería sexismo. Lo que intento decir es: ¿no deberíamos estar luchando para que podamos todos ser PERSONAS independientemente de que nuestro cuerpo sea de genitales femeninos o masculinos? ¿Que de igual llevar vestidos o ligar con quien quieras? Que me parece que contra lo que tendríamos que luchar es contra la sociedad tal y como está dividida de manera sexista, no luchar por conseguir un cuerpo u otro para poder hacer unas cosas u otras sino que independientemente de nuestro cuerpo físico podamos tener iguales posibilidades y opciones para ser y para que nos guste cualquier cosa, sin poner etiquetitas de “de mujeres”o “de hombres”. Perdón pero no entiendo esto.

  2. Isabel

    Muxuak keparentzat, ánimo con la vida, y que le den vueltas los demás, tú ya sabes quién eres. Y muy bueno el artículo, sin ser queer, bollera, ni molestarm e mis tetas, se entiende a la perfección.

Los comentarios están cerrados

Te necesitamos para seguir haciendo #PeriodismoFeminista

Descubre qué significa ser #AmigaDePikara

Uso de cookies

Nosotras también hemos sucumbido a las cookies y eso que no son de chocolate. Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies