fbpx

La mujer arrodillada Opinión, Voces

Un monumento en homenaje a las víctimas de la violencia machista en Zaragoza desata una agria polémica

'Víctima', de Fernando Clavo Sanz, la obra ganadora del concurso del Ayuntamiento de Zaragoza.

‘Víctima’, de Fernando Clavo Sanz, la obra ganadora del concurso del Ayuntamiento de Zaragoza.

Cuando miras por primera vez la escultura, piensas que es una broma de mal gusto de alguna revista digital experta en ridiculizar la realidad. Después, descubres con tristeza que la noticia y la estatua es real y que viene directamente del Ayuntamiento de Zaragoza. La idea de partida es buena; la gente que ha formado parte del proyecto, el jurado, etc., es seguramente gente honesta.  ¿Cómo es posible entonces que, partiendo de una interesante propuesta, se pueda acabar con un resultado tan deleznable?

La escultura tenía como objetivo recordar a las mujeres víctimas del maltrato machista. Pero el resultado no puede estar más lejos. Si el objetivo hubiera sido humillar a las víctimas, deberíamos ahora felicitar a la organización del evento. A la estatua de una mujer arrodillada y tapándose la cara solo le faltan unas cadenas para provocar más indignación. La imagen ganadora ha obtenido un premio de 18.000 euros y será ubicada en un lugar céntrico de la ciudad.

¿Qué pretende el jurado al elegir esa escultura? Olvida que las mujeres sobreviven, levantan la cara, se ponen en pie, denuncian, buscan apoyo y tienen miedo, pero no se humillan, todo lo contrario. Esa es la imagen que se debe dar, la de la dignidad y la fuerza, no la de la rendición. Esa mujer de rodillas es un triunfo del machismo asesino. Hace unos días le enseñé a una mujer víctima de maltrato machista una foto de la escultura. Cuando la vio, se echó las manos a la cabeza.

Si esto lo hubiera perpetrado el PP, los responsables de este desatino estarían ahora mismo pidiendo que su retirada. ¿Pero qué hace la actual administración y todos los que participaron en la decisión? Esperar a que disminuya la crítica para seguir adelante y ubicar la estatua haciendo caso omiso de la indignación provocada.

Podemos ponernos de rodillas como la estatua o estampar la imagen contra la pared. O mejor aún, empezar de cero y hacerlo todo bien. Como si nos importaran aquellas personas a las que va dedicada la escultura. Un ejercicio de empatía y humildad les vendría bien a los y las responsables.

La coordinadora de organizaciones feministas de Zaragoza publicó hace unos días un comunicado donde expresaba su repulsa. Coincide en que la escultura “representa a una mujer humillada, rendida, con la cabeza agachada, débil, sola y hundida, inerte e indefensa”. La polémica ha estado muy viva también en las redes sociales.

Sin embargo, hay que resaltar el silencio de los partidos de izquierdas, tanto los que forman el gobierno como la oposición, un silencio que se vuelve cómplice y apesta por minutos. Preocupa tener a feministas o a partidos que dicen serlo y que se callan ante algo así.

Zaragoza es mejor, mucho mejor. También las instituciones que lo gobiernan. Un gesto de cordura sería retirar la escultura y empezar de nuevo.

El comunicado de la Coordinadora feminista:

 

Escultura-victima

La mujer arrodillada
0 votes, 0.00 avg. rating (0% score)

En mi DNI debería poner: poeta, animalista, bloguera y vegana.

    Comentarios recientes

    1. Marco del Campo

      Eso ocurre porque no es tan fácil librarse de la idea de la debilidad femenina. Es algo que llevamos en el subconsciente, y es algo que ha servido en nuestra evolución como especie. Por ejemplo, es lo que ha apartado a las mujeres de las guerras. El mismo cuerpo, gestos y voz de las mujeres revela algo menos de fuerza, y son ellas las madres. Todo ello induce a protección. Un déficit femenino en una población es siempre algo más grave que uno masculino. Además, la debilidad femenina forma parte de su atractivo para nosotros. El deseo es un motor evolutivo que ha ido modelando nuestros cuerpos mediante selección natural. En definitiva, no hay una debilidad en su libertad y su voluntad, pero sí la hay, en general, en otros planos.

      1. Oihane

        solo a un ignorante se le ocurriria asociar maternidad con debilidad. y decir que ha apartado a las mujeres de las guerras? mas ignorancia (por clarficar “el frente” no es igual a “la guerra”)

        1. Marco del Campo

          No es que la maternidad suponga debilidad en sí misma, es que induce a protección. Si no se protege la maternidad y la crianza de los niños pequeños, si eso no queda a resguardo de la hostilidad de los conflictos, si las madres fuesen a las guerras, ninguna población podría sobrevivir. El frente no es la guerra, claro, pero es importante quién debe ir la guerra, qué riesgo se corre con el déficit de población femenina.

    2. Guillermo Gutierrez

      Mi madre al ver por primera vez la escultura no ha visto una mujer, de hecho ha visto un cuerpo mostrando un sentimiento. A decir verdad yo soy de los que opinan que en una obra de arte uno inocula parte de su ser para que ELLA (la obra) se forme. Comparto que el maltrato sea un motivo que lleve a hacer a alguien una obra, lo que no considero oportuno es pensar que alguien pueda comunicar una idea a través de su obra; tanto el mostrar dignidad como buscar el apoyo no forma parte de lo que una obra de arte debiera comunicar. Hay que tener en cuenta de que el arte no es comunicación, por lo tanto es preciso dejar el campo del significado y de las ideas al lenguaje y no al arte.

      En teoría la artísta no ha fallado en nada, por ejemplo Deleuze habla del arte como bloque de sensaciones que no dejan de producir afectos. por así decirlo, en el arte nos encontramos un dispositivo en el cual el tiempo se detiene de su linealidad y coge otra dimensión, se paraliza en un instante que avanza en otra lógica y que da pie a muchos desencadenantes, es un instante fecundo ( como canta Violeta Parra en volver a los 17). No es una ilustración que nos tenga porqué agradar, y ahí es donde entra el arte, algo que nos deja tocadxs, para no ser la misma persona. Y ahí entra la responsabilidad del artista, porque la obra produce afectos, al ser algo anterior a la cultura tiene el potencial de generar sentimientos en una persona,que después de posicionarse frente a lo que tiene delante salga con nuevos valores. Pero la obra es un dispositivo abierto, y es inmanente.

      Entiendo que una obra de arte es como nuestras hijas o hijos y al sobrevivir a nosotros tambien sobrevive a los valores que la preceden, un futuro espectador verá un objeto con su propia forma que es independiente a nuestros deseos y valores, y es muy posible que no sepa cual es la razón de su creación. ¿Para que está el arte si no es para sacar un momento de esta época? la única manera de que algo viva para siempre.

    3. Tere

      A ver, yo creo que esto se está saliendo de madre, si el homenaje es a la mujer, recordemos, MALTRATADA, sería un poco incoherente que se la representara como a la Marianne francesa del cuadro. Se supone que el maltrato es eso, humillación e indefensión, y que una imagen así conciencia más contra el maltrato que una escultura empoderada. Lo siento pero yo aquí no veo ofensa a las víctimas, todo lo contrario. Si se las hubiera representado felices o victoriosas también se alzarían voces viendo una falta de respeto, estoy segura.

      1. frantic

        Pues yo sí la veo. Demasiado me costó salir de esa situación como para que ahora una estatua, que supuestamente es un homenaje a mujeres como yo, me vuelva a recordar cómo me hizo sentir ese mierda.

    4. Maria Delaó

      No dudo que la intención del artista sea buena, pero objetual y conceptualmente no se ha proyectado bien. Si el objetivo de la pieza era un homenaje a las mujeres víctimas del terrorismo machista, en la obra lo único que se lee es derrota. La mujer frágil, vencida ya de rodillas y derrotada. Es así, perpetuando este tipo de imaginario y repitiéndolo infinitas veces cómo se consigue que quede en el subconsciente de todas, que se nos tiene que proteger. Y no, no necesitamos protección ni compasión, necesitamos empoderamiento.

    5. Bajopierna

      Podríamos esbozar argumentos a favor y en contra desde un punto de vista puramente formal. Pero en cuanto al concepto esta estatua o figurilla queda tan plana, tan lineal. Me pregunto si se ha tratado de ir más allá, de ahondar y proponer una obra con matices y lecturas. Desde mi punto de vista formalmente es plana, la composición volumétrica no deja nada a la imaginación o a indagar rodeándola, no se han tenido en cuenta los vacíos, que en este caso serían esenciales…. Me parece una hoja de barro plegada con un mocho en la cabeza, y por todas las asociaciones que produce no me gusta nada. No con mi dibero.

    6. Pingback: La mujer arrodillada | El Ventano

    7. Pingback: Un monumento en homenaje a las víctimas de la violencia machista en Zaragoza desata una agria polémica - See more at: ht

    Los comentarios están cerrados

    Uso de cookies

    Nosotras también hemos sucumbido a las cookies y eso que no son de chocolate. Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies