El ciberacoso nuestro de cada día

Parece que el acoso vende. Que interesa. Pero ya me planteo seriamente si se consume con indignación o con morbo. Entonces, estratégicamente, ¿denunciar esto es mejor o peor para el feminismo?