¿Qué coño hago yo aquí?  Opinión, Voces

Pues miren: yo he venido a aprender.

Ilustración: Ana Penyas

Ilustración: Ana Penyas

¿Qué coño hago yo aquí? No hace falta que se lo pregunten ustedes, que ya me lo pregunto yo. ¿Está bien haber utilizado la palabra “coño”, teniendo en cuenta que nunca he visto uno, así, de cerca, adulto y en directo? ¿Debería haber empezado por decir “¿Qué cojones hago yo aquí?”? ¿Les dará a ustedes asco ver los cojones en un titular de este espacio que es tan suyo, hartas ya como estamos (yo me incluyo) de tanto cojón y tanta polla en cualquier parte (menos en el cine comercial, que ahí no vemos pollas ni de coña)?

Alguien me dijo que un hombre en un espacio feminista lo que está haciendo es robar espacio, y que lo que debe hacer es convertir en feminista el espacio que ya tiene en la sociedad. (Lo he buscado y lo dijo una tal Kelley Temple, y como yo no la conocía de nada me hice seguidor de ella en Twitter y resulta que es una chica monísima y jovencísima y entonces me dio un poco menos miedo lanzarme al ruedo, ese que yo imaginaba lleno de leonas feministas de mi edad, que se lo saben ya todo y están con el colmillo retorcido, que ya me han mordido alguna vez). Y me gusta. Me encanta esa frase. Convertir en feminista mi espacio me parece estupendísimo. Ese espacio en el que oigo tan a menudo eso de “yo es que no soy ni feminista ni machista”. En fin.

Digresiones. Tiendo yo a la digresión, ya ven.

Voy en el metro sentado entre dos tíos que practican (y además en toda su extensión) el manspreading. Y yo entiendo que eso a ustedes les molesta mogollón, pero yo… yo hago más manspreading que ellos y me lanzo al rocezaco, que es gratis y no tiene (para mí) consecuencias fatales. Pero solo lo hago cuando hay hombres. Ni siquiera cuando una chica que conozco, que es churrera en mi barrio de Legazpi, hace un manspreading de antología: me recojo como un gusanito (pese a que soy más bien grande), me meto dentro de mi bolsillo y me enrollo alrededor de mí mismo como cuando enrollo los auriculares alrededor de mi (¡iba a decir de mi ipod, pero resulta que soy anticapitalista!)… de mi mp3 sin marca.

Que si bien es verdad que no soy yo de manspreading, sí que soy de mansplaining, pero lo hago con hombres, para que vean. Porque yo soy matemático y en mi clase había muchas mujeres y han sido ellas las que me lo han explicado todo a mí. Y luego yo se lo explicaba a los bobos (que generalmente eran los guapos). Y a los fontaneros que vienen a mi casa, que les doy cada lección de lo que sea que no sé ni por qué no me pagan ellos a mí. Pero ya: ya no explico nada a nadie más en tono paternalista. Sin cobrar no. Desde mi posición privilegiada no. Salvo a guapos y a fontaneros. El rollo sugar daddy, vamos.

¿Qué hago yo aquí (eliminemos la genitalidad, de momento)? Pues miren: yo he venido a aprender. Yo lo poquito que sé en esta vida lo he tenido que aprender: Dios (llámale Diosa, llámale energía) no me ha concedido el don de la ciencia infusa (¡cómo me gustaba responder en el colegio con eso de “¿usted se cree que tengo ciencia infusa?”!).

Resulta que trabajo en una empresa en la que los papeles que usamos para apuntar cosas llevan consejos de este estilo: “feminiza las profesiones, los cargos y las titulaciones”, “utiliza con cuidado las palabras: cada una de ellas está creando algo”, “no abuses del masculino genérico y si es necesario clarifica el texto para que no invisibilice”. Les cuento todo esto porque es una empresa del Ibex, no es una cooperativa de comercio justo para lesbianas sordas guineanas. Les cuento esto para darles las gracias porque hacen ustedes un trabajo excelente, un trabajo que da sus frutos, aunque sea tan ingrato. Y para decirles que hacen ustedes muy bien en tener el colmillo retorcido y en mirarme con lupa, porque se me va a escapar el machista que llevo dentro, porque seguro que ya se me ha escapado.

Y me releo y pienso que suena como que les hablo desde mi posición de privilegio, que les hablo como quien dice “buen perro” y que a ustedes mi visto bueno les importa un ovario. Porque me estoy arrepintiendo ya de haber venido aquí a robarles su espacio, a caerles bien, a desactivar en alguna medida el odio que me tienen por ser hombre (y con razón). (Me tentaba decir: “por ser un hombre y con razón”, sin paréntesis, como aquél que decía que él no venía a hablar a tontas y a locas).

Pero les digo que sigan así, que las cosas cambian, que yo mismo prometo cambiar. Que estoy aquí porque ustedes me lo han pedido. Muérdanme. Que yo lo que quiero es que me coma el tigre (o la leona). Muérdanme pero enséñenme. Enséñenme a ser mejor hombre. A ser mejor persona. A ser feminista.

 

¿Qué coño hago yo aquí? 
0 votes, 0.00 avg. rating (0% score)

¿Quieres debatir en un espacio tranquilo, seguro y libre de (machi)trols? Vente al foro de debate de Pikara Magazine

José Luis Serrano

Matemático sin teorema, historiador sin publicaciones, inmigrante con papeles, poeta sin libro, director de cine sin película, eurofan sin bandera, católico sin iglesia, oso sin pelo, queer sin seminario sobre teoría de género. Nacido en Ciudad Real, a los dieciocho años emigró a Madrid a estudiar Matemáticas, donde descubrió a Gödel y Turing, perdió la fe en las ciencias y se dedicó a la contemplación de la perversa obra de Dios. En 2012 publicó su primera novela (Hermano) y una colección de relatos de viajes, cuentos y escritos contra la homofobia (La tumba del chicle Bazooka). En 2014 publicó su segunda novela, Sebastián en la laguna. En 2015 publicó su tercera novela, Lo peor de todo es la luz. Fue coordinador durante 10 años de la sección cultural de la web www.dosmanzanas.com, donde se dedicó cada viernes, con la columna Desayuno en Urano, a comentar películas y libros de temática LGTB.

Comentarios recientes

  1. ingeniero

    No sé que es más patético, si ese falso tonillo autoflagelante o la indisimulada necesidad de atención y reconocimiento por parte de las féminas.
    Y sonríe en la foto, por amor de dios. Que pareces un heteropatriarca de libro!

  2. nyu

    Enseñenme enseñenme enseñenme, enseñate!!!! Yo ya me canse de que supongan que tengo que educar, enseñar, sensibilizar etc.

  3. Noesnecesario

    Si, cierto tono autoglagelante, pero quizás sea como crean que deben conportarse los hombres en los ambientes feministas, algo de culpa tendremos entre todxs con eso,no? Escuchar aprender… Aveces se es más exigente hasta con lo que también están en el mismo bando.
    Qué está cansada unx de enseñar y educar? Pues lo siento, pero si queremos una sociedad mejor se trata de eso, ya no dando lecciones por el mundo, sino simplemente siendo un ejemplo. Se necesita a todo un pueblo para educar a unx niñx.

    Personalmente que es lo que saco del artículo?
    Señorxs, vengo a aprender y a intentar enseñar en mi ámbito, me voy a equivocar y estaré con los ojos y los oídos bien abiertos para no perderme nada. Discúlpenme por adelantado y tengan paciencia, llevo siendo un hombre toda la vida.
    La manera de redactar ya a cada unx le gustará más o menos, pero quedémonos con el mensaje.
    Por mi parte? Bienvenidx toda persona.

  4. Miriam

    Joder. Creo que ya le habéis mordido. Se supone que perseguimos la igualdad y con ello, que la persigan ellos también! Y qué mejor que un hombre feminista para lograr nuestro segundo objetivo. Yo no me siento invadida, ni siento odio hacia los hombres en un espacio como este. Ya que si lo sintiera, le estaría dando la razón a aquellos que se sienten invadidos y odian a las mujeres que quieren acabar con su zona de confort: el patriarcado. Lo siento pero no. Me agrada y enorgullece saber que se practica el feminismo en cada sector de la sociedad, y no me importa quien me lo diga, quien me lo cuente y quien me de o no la aprobación de lo que hacemos. Porque a veces hay que hacer autocrítica y ver que quizas estemos demasiado a la defensiva en cuanto un hombre dice o hace algo. Y lo siento, pero a mi me gustaría que más hombres se animaran a escribir y a perseguir nuestros derechos. Porque solo siendo más nos oirán, y por ello debemos permitir que tod@s sumemos y nadie reste en esta lucha.

    1. Paula

      Completamente de acuerdo con Miriam, hacen falta más hombres feministas en artículos, reportajes, conferencias, debates, tertulias… ¿No es de eso mismo de lo que nos quejamos siempre? Porque si sólo nos repetimos a nosotras y entre nosotras, mujeres, los mismos temas de siempre, ¿de qué sirve?

    2. Arizona

      Me sumo a Miriam y Paula. Encantada de leer a hombres que se suman a la causa. El feminismo es cosa de tod@s.

  5. ingeniero

    Eah, ya ha tenido el tipo lo que quiere. Su palmadita en la espalda. Mira que buena persona es. Si es feminista no puede ser un pedazo de cabrón hijodeputa, verdad? El feminismo te redime de todas tus miserias. Hacen falta muchos hombres como Miguel Lorente, bien conectado políticamente, con pasta, coche tocho, y pisazo en la playa. Que tenga un trabajo fácil que le permita escribir dos blogs y estar todo el día dándole a twitter. Que viaje mucho para dar conferencias, que consiga altos cargos políticos a 500 km de su casa, Y que así y todo concilie y cuide de sus hijos como un campeòn. Todo un heteropatriarca. Forrado, escritor de poesía ñoña y con una piara de seguidoras incondicionales que le halaguen su vanidad. Un auténtito triunfador en la feria de los privilegios.

    1. Miriam

      Nadie ha dicho que ser feminista redima a alguien de todo lo demás. Pero yo no conozco de nada a este tipo, lo único que sé es que se ha animado a escribir en una revista feminista. Y que quiere aprender. Cuantas personas existen que se cierran en banda. Simplemente me agrada su apertura a este espacio. Además dar una palmadita en la espalda a la gente que se esfuerza por mejorar y por luchar nunca está de más en un mundo en el que priman los tortazos en la cara. Es cierto que todavía le queda camino (como a todos) para entender el feminismo completamente, pero no le vayamos a prohibir intentar comprenderlo.

    2. M.

      Totalmente de acuerdo con Miriam y Mateo. A mi me encanta cuando cualquier persona viene y me dice “soy feminista” y no sólo los hombres tienen que aprender, nosotras también llevamos el machismo dentro, porque nos lo han metido hasta el tuétano siempre. Todos necesitamos leer, aprender, escribir, enseñar y derribar esto. Y me encanta que cualquier hombre vea sus privilegios y vengan a decirnos “vale, que puedo hacer?” es lógico que ellos digan “quiero aprender” porque evidentemente no viven la discriminación, así que a veces necesitarán que se la enseñemos. Venga ya si a veces lo necesitamos nosotras, o a caso todas hemos nacido dándonos cuenta de lo que pasaba?? Yo personalmente he ido abriendo los ojos poco a poco, y cualquier persona que venga sin pedantería ni ser prepotente al feminismo bienvenido sea. Yo no voy a ir donde una persona negra a decirle lo que tiene que hacer, pero si quiero ayudarles a luchar contra el racismo, tendré que dejar que me muestren cómo les discriminamos al igual que yo me tendré que esforzar por encontrar y parar esa discriminación. No es cuestión de profe-discipulo es cuestión de COOPERAR.

  6. C

    Qué exigentes son algunas! Es verdad que chirrían algunas frases como “resulta que es una chica monísima y jovencísima y entonces me dio un poco menos miedo” o “el odio que me tienen por ser hombre”, yo no odio a los hombres. Pero bueno, como decía alguien, te podrá gustar más o menos el tono pero prefiero hombres que luchen por la igualdad con humildad aunque se puedan equivocar (nosotras también patinamos a veces) a hombres q pasen del tema así que bienvenido!

  7. lauramad

    Aprendido se viene de casa. ¿TE pagan por escribir aquí?¿Pagan un plus a las compañeras por enseñarte? ¿O tenemos que ser las lectoras las que enseñemos gratis? Alguien me lo explique porfa

  8. fanny

    y le pagan? por venir a aprender? con perdón pero, no me jodan compañeras, no me jodan, ¿que no hay una sección de libre publicación para eso?

  9. Mateo

    Me encanta porque los comentarios que desaprueban esta nota vienen de HOMBRES. O al menos gente con nombres masculinos. Es como si ser feminista siguiera siendo un concurso de machos. Todos los hombres tienen su verdad bien clara de como ser mejores feministas y tienen sus opiniones claras sobre como intervenir en un espacio feminista. En realidad , más allá de que tan bien escrito está esto o si el estilo es de mi agrado, entrar a un espacio feminista para decir “ok, no es por meterme, lo siento si les jodo, pero quería pasar para felicitar” es lo mejor que puede hacer un hombre que quiere contribuir a la lucha. Ser hombre y participar activamente diciendo como ser feminista no tiene tanto sentido. Pero ser hombre y tener el valor de decir “ok, me he dado cuenta que debo dar un paso al lado” es mucho más productivo. Quizás se me escapa algo por no haber prestado total atención a lo que ha escrito este tipo, pero me parece una mejor opinión que los típicos artículos de feministas diciendo lo buenos feministas que son solo para sentirse buenos hombres.

  10. Victoria Mayapán

    ¡Uf! A ver por dónde empezamos… Como los improperios que merecen la literalidad de tus frases supongo que podrás leerlos en las redes sociales aquí me los ahorraré. Lo que sí creo necesario decirte es que tu artículo es una falta de respeto por muchas razones. Por la egolatría y el victimismo manifiesto, para empezar. Pero sobretodo, por la falta de esfuerzo y dedicación que destilan tus líneas. No mereces didáctica de ningún tipo, no puedes exigirla. No has hecho tu parte del trabajo. Así que claro que me pregunto que qué coño haces aquí. Abriéndote las puertas de par en par, predicando tu exégesis y consiguiendo exactamente lo que buscabas: Polémica y visibilidad. Qué pena, de verdad. Qué pena y que asco.

  11. nyu

    Que flojera que el vato este quiera seguir siendo hombre, buuueno pero por lo menos quiere ser mejor hombre, pero hombre al fin de cuentas, si quiere que le enseñen, podría ponerse a leer, que la información esta en corto.

  12. Sara

    Una lectora menos. No sabéis el error que habéis cometido con la mayoría de lectoras. Se os ha ido la pinza, no os va a creer nadie. Agur

  13. José Luis Serrano

    Gracias por sus mensajes, lo he leído todo con atención. Lamento que algunas y algunos de ustedes se hayan sentido ofendidos. Ciertamente, podría salir corriendo y volver a mi zona de privilegios en la que todo lo que hago es jaleado o quedarme aquí, aguantar el chaparrón y mejorar (en cualquier caso, la decisión es de las jefas, que en ningún caso son responsables de las chorradas que este idiota dice y dirá). Pero es verdad que yo no he venido a enseñarles nada porque sé pocas cosas. Mis padres y mis hermanos se han dedicado a la enseñanza: yo soy la oveja negra y solo intento aprender, y soy un estudiante lento y vago. ¡Fíjense que yo pensaba que había aprobado y ahora que he sacado un uno me doy cuenta de que ni siquiera soy consciente de mi ignorancia, y eso es lo peor de todo! Solo sé una cosa: el feminismo es un valor positivo y un discurso que debemos predicar en todas partes. Sé que están cansadas de hacerlo. Hartas. Me pasa lo mismo en la lucha contra la homofobia, llega un momento en el que dice uno “olvídame al menos, vete con tus odios y tus mierdas”. Por otro lado, creo que, como en todo, hay grados: hay profesores más exigentes y otras más benévolas. Y que me encantaría entender el feminismo como entiendo las matemáticas: de repente, como una iluminación, para siempre. Ojalá pueda hacerlo pronto. Solo 24 horas después me releo y me digo “¿tendrá valor de decir esto el imbécil este?”.
    Solo les pido una cosa: no me tomen en serio. Hay muchos temas importantes que debatir, mucha lucha por delante, mucha injusticia continua. No me hagan caso. Fui un niño homosexual manchego que nació durante el franquismo. El sentido del humor me salvó la vida. Y no voy a perderlo. El sentido del humor molesta y hace daño, lo sé. Sobre todo cuando se ríen de uno. Pero no voy a renunciar a él, vaya eso por delante. Si ustedes me leen aquí es por eso.
    También les digo que soy un firme defensor de dos derechos de los que se habla poco: el derecho a la rectificación y el derecho a la incoherencia. Gracias de nuevo por su acogida. A ver qué tal. En cualquier caso, solo me leerán una vez al mes.

  14. frantic

    Pues yo estoy encantada de leerte por aquí. Como lectora asidua tanto de Pikara Magazine como de escritos tuyos en otros foros creo que puede darse una simbiosis bastante interesante si aprovechamos para sumar y no para dividir. En todo caso, y tanto si acabáis bailando frenéticamente hasta el amanecer como si termináis a hostia limpia, yo pienso disfrutarlo como un marranillo en un charco.

  15. Virginia

    Yo seguía alputajacktwist en dos manzanas (hecho de menos su sección). También he leído sus novelas y le he escuchado y leído en la diversos medios hablando de lo que sabe, cultura y homosexualidad masculina.

    Pero esto es una revista feminista y no veo lo que un hombre, independientemente de su orientación sexual, puede aportar a una revista así. Yo leo pikara porque quiero leer a mujeres. No quiero leer a hombres, no quiero leer a hombres hablar de feminismo como no quiero a blancos hablar de racismo o a heteros cis hablar de los derechos de lgtb. No creo que tengan nada que aportarme porque hablan de algo que desconocen, por mucho que les interese el tema, por muchos amigos que tengan…No lo sufren, no lo saben.

    En este caso y después de haber leído rl artículo( bastante machista paternalista) no creo que elputojacktwist me pueden decir nada que pueda ayudarme a crecer en feminismo, en conocerme más como mujer, en hacerme sebtir menos sola, menos loca, menoa exagerada e histerica. No necesito conocer su opinión, estoy cansada de escuchar l opinión de los hombres sobre cualquier tema habido y por haber. No quiero que invadan los pocos espacios que tenemos. Si quiere aprender, que lea y escuche a mujeres feministas. No solo a las guapas y jóvenes, también a la viejas y feas y de su edad.

  16. Cris

    Bienvenido. A mí no me molesta (para nada) ver hombres sumarse a la causa. Personalmente echo de menos más hombres feministas,¿o también somos nosotras las que tenemos que ir a deconstruir sus masculinidades? El feminismo es un trabajo de todas y todos.

  17. Iris saez

    Eeeaaa ya consiguió lo que quería! Encima le estáis dando todas publicidad gratuita, si seguís hablando de el aun subirá mas su valor en la empresa, hacerme caso, a las que no os gusta nada con que nadie lo lea cuando publique, suficiente!

  18. Iris saez

    Por otra parte diré que los machos tenéis ese vicio asqueroso de meter las narices hasta el la sopa. Soy lgtb y como tal se lo que se mueve detrás de toda la parafernalia de igualdad que montáis los queer! no es suficiente que los “hombres” cisgenero, gays jodáis espacios y ayudas delicadas a talleres de lesbianas para que también os tengan que meter aquí. Att. a las jefas P.d. Empezar a si de mal que ya mismo pikara se os viene abajo, da puto asco!!!

    1. Carol

      Iris, tus comentarios rebosan intolerancia por los cuatro costados. Mucho asco dan muchas cosas y no son precisamente las palabras de José Luis Serrano.

  19. ladelcabaret

    Se me ha roto el corazón.
    Fue bello mientras duró.
    Adiós, Pikara. 🙁

  20. Pingback: Píldoras dominicales #7 – Jéssica Fillol .es

Los comentarios están cerrados

Te necesitamos para seguir haciendo #PeriodismoFeminista

Descubre qué significa ser #AmigaDePikara

Uso de cookies

Nosotras también hemos sucumbido a las cookies y eso que no son de chocolate. Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies