fbpx

IRABAZI: Ante el ataque a nuestros derechos, respondemos en las calles y en las instituciones Elecciones

Coalición IRABAZI

Este artículo se enmarca en el espacio que hemos abierto para que las candidaturas políticas que se presentan a las próximas elecciones en el Estado español expliquen sus discursos y propuestas en clave feminista.  Pincha aquí para consultar el índice de todos los artículos recibidos y las pautas para mandar el de tu candidatura.

Desde la coalición IRABAZI, compuesta por Ezker Anitza-IU, Equo, Alternativa Republicana y personas no adscritas a ningún partido político, asumimos la lucha feminista como uno de nuestros pilares a impulsar desde las Diputaciones Forales y desde los Ayuntamientos. No ignoramos que ha sido y sigue siendo la gran asignatura pendiente.Se mantiene el “techo de cristal”, esa barrera invisible que a las mujeres no se nos permite atravesar debido a un sistema patriarcal que nos sigue discriminando mediante sueldos más bajos, mediante la batalla por controlar nuestros cuerpos o mediante una violencia que aborda todas las facetas de nuestra vida.

Nosotras también queremos opinar, queremos participar en política, queremos ascender en nuestros puestos de trabajo, queremos ser soberanas de nuestro cuerpo y que ningún hombre decida por nosotras, queremos que los medios de comunicación dejen de bombardearnos con anuncios machistas, queremos caminar sin miedo por las calles cuando volvemos a casa y, como venimos señalando todas nosotras últimamente, sobre todo nos queremos mucho y nos queremos vivas.

Desde IRABAZI tenemos una serie de demandas que queremos reivindicar en los Ayuntamientos. Por ejemplo, exigir que ningún ayuntamiento realice contratos municipales con empresas que tengan prácticas sexistas o machistas, actualizar los mapas de puntos negros de nuestros municipios para que éstos sean verdaderamente seguros, aumentar las partidas presupuestarias para las políticas de género -que normalmente tienden a ser testimoniales-, o renombrar las calles de nuestros pueblos y ciudades con nombres de mujeres, para que se nos visibilice como mujeres que hemos ayudado a construir la historia y la vida de nuestros municipios. Estas serían algunas de las medidas, entre muchas otras, que queremos aportar; entendiendo que además cada municipio tiene demandas propias y específicas.

A continuación, es en las Diputaciones Forales en las que nos vamos a centrar porque tienden a ser olvidadas y sin embargo tienen poder de decisión y tienen capacidad de implementar políticas públicas que nos afectan como mujeres.

1. Departamento de Igualdad para Mujeres y Hombres

Nos parece importante crear y dedicar un Departamento exclusivo a las políticas de género y que disponga de una partida presupuestaria propia para poder gestionarse. Creemos que este Departamento debería impulsar, como mínimo, las siguientes cuestiones:

– Creación de la figura de las Agentes por la Igualdad, que incluyan en sus funciones de manera transversal no sólo la acción ya existente en materia laboral sino también en todos los órdenes competenciales de la Diputación, materia sociocultural y económica.

– Programas integrales de actuación socio-laboral dirigidos a mujeres prostituidas. Se trata de programas que sirvan de apoyo y ayuda a las mujeres que lo soliciten, para que puedan encontrar un empleo. Estas actuaciones en ningún caso favorecerían ni legitimarían a quienes comercian y se lucran con los cuerpos y las vidas de las mujeres (traficantes, proxenetas, clientes).

– Impulsar medidas desde la Diputación para garantizar la práctica de la interrupción voluntaria del embarazo dentro de la red sanitaria pública, a cargo de la Seguridad Social.

– Impedir que se promuevan o que se financien actos sexistas, machistas, y contra la homofobia, la transfobia y la bifobia.

– Entendemos que los medios de comunicación son una herramienta muy potente dentro de la concienciación ciudadana y que, como tal, tienen un gran papel de responsabilidad. Es por ello que a través de este Departamento de Igualdad exigiremos de manera legal a los medios de comunicación la utilización de un estilo no sexista en sus emisiones. Igualmente, impulsaremos medidas para evitar que entes públicos o privados anuncien o emitan programas, imágenes o artículos que potencien la discriminación entre mujeres y hombres, así como la violencia machista. Eliminaremos la publicidad institucional foral de aquellos medios de comunicación que no respeten estas condiciones.

– Promoción de campañas de conciliación laboral y personal con el objetivo de fomentar la corresponsabilidad.

2. Diversidad sexual

Creemos que uno de los problemas por los que no se abordan las cuestiones LGTBI+ con rigor y eficacia dentro de las instituciones es por la falta de formación del personal. Esto provoca que no se atiendan las demandas de este colectivo como se debería. En este sentido, queremos que se establezcan programas de formación tanto para la policía como para judicatura y fiscalía, a fin de aumentar la sensibilización y de lograr una actuación penal eficaz frente a todas aquellas actitudes que atenten contra la diversidad y libertad sexual, así como alcanzar una mayor protección para las personas víctimas de agresiones. En definitiva, con esta medida pretendemos un trato libre de prejuicios por parte de todo el funcionariado.

Así mismo, queremos impulsar un Plan de Acción contra la discriminación por orientación o identidad sexual, que haga especial hincapié en las personas mayores que tienden a ser olvidadas en mayor medida, y que a esto le acompañe un Plan de Lucha contra los crímenes de odio por LGTBI+fobia.

Por otro lado y en lo que respecta a las personas transexuales, facilitaremos el cambio de sexo de éstas en los documentos oficiales. Así como incluir una tercera opción dentro de la categoría sexo en los trámites forales para que reconocimiento de realidades no binarias.

3. Violencia machista

Entendemos la violencia machista como una violencia que por desgracia se materializa a través de demasiadas facetas, desde los malos tratos físicos o psíquicos, las violaciones, el abuso sexual, el acoso o intimidaciones, la prostitución, el tráfico sexual y también la violencia mediática. Todas estas violencias tienen sin embargo un mismo denominador común: una situación estructural de desigualdad que sitúa a las mujeres en una posición de subordinación con respecto a los hombres.

La violencia contra las mujeres es, sin duda, una vulneración flagrante de los Derechos Humanos y absolutamente todas las instituciones deben aunar fuerzas y coordinarse para combatir esta lacra.

Así, desde IRABAZI proponemos algunas medidas inmediatas que llevar a cabo desde las Diputaciones Forales:

– La creación de casas o pisos de acogida para aquellas mujeres que se vean en la obligación de abandonar sus hogares. Esto no sería más que una solución temporal y la gestión de estas casas sería pública.

– La creación, dentro de los presupuestos forales, de un Fondo en caso de incumplimiento de pago de pensiones.

– Garantizar un salario de emergencia para aquellas mujeres maltratadas sin recursos y/o dependientes económicamente de su maltratador. Las instituciones tienen una responsabilidad política y social, y como tal, deben garantizar la incorporación de estas mujeres a los programas de formación y de reinserción laboral, con el fin de ayudar a estas mujeres en situación de vulnerabilidad a encontrar un empleo y ser autónomas.

– Labor de sensibilización pero también de formación para todos y todas las profesionales que por su trabajo deban estar en contacto con mujeres víctimas de cualquier tipo de violencia. Esto es, profesionales de la judicatura, abogacía, personal sanitario, servicios sociales, profesorado y agentes de la policía municipal. Es imprescindible que todos y todas estas profesionales detecten las causas y asuman estas situaciones de gravedad, y procedan a abordarlas con eficacia.

– Plan Integral contra la violencia de género en coordinación con otras Administraciones públicas de ámbito municipal, autonómico y estatal, en el que estén implicados diversos servicios y sectores de la Administración (Fuerzas de Seguridad, sanidad, justicia, servicios sociales, empleo…). Nos parece que la coordinación entre las distintas instituciones y agentes sociales es primordial, dado que esto evita los malos entendidos y permite abordar de manera efectiva el problema.

– Programas de prevención de violencia machista en centros educativos, sociales y laborales.

– Una labor de sensibilización social dirigida a toda la población y, especialmente, a las mujeres que sufren cualquier tipo de malos tratos para que denuncien o busquen vías de apoyo.

– Condena pública y firme de repulsa por parte de las Juntas Generales por cada acto de violencia cometido.

IRABAZI: Ante el ataque a nuestros derechos, respondemos en las calles y en las instituciones
0 votes, 0.00 avg. rating (0% score)

Revista que ofrece periodismo y opinión con un enfoque crítico, feminista, transgresor y disfrutón.

Uso de cookies

Nosotras también hemos sucumbido a las cookies y eso que no son de chocolate. Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies