fbpx

Cosas gratis, ¡¿dónde?! Salida de socorro, Voces

Me gustaría que este artículo, en contraste con los que he escrito hasta ahora, sirviera para algo pedestre y terrenal. Me he enterado, de puro churro, ¡que la gente desempleada entra gratis al Museo Guggenheim de Bilbao! Aprovecha este descubrimiento para ver la exposición de la gran Niki de Saint Phalle.

Nanas (1974), escultura de Niki de Saint Phalle en Hanóver.

Nanas (1974), escultura de Niki de Saint Phalle en Hanóver.

No sé muy bien por dónde ni cómo empezar el popurrí. Me gustaría que este artículo, en contraste con los que he escrito hasta ahora, sirviera para algo pedestre y terrenal. Y para ello pido participación ciudadana y os ruego que compartáis vuestra útil sabiduría con nosotrxs, lxs que vivimos en Plutón. ¿Sabes alguna triquiñuela para hacer cosas guays sin gastarte un euro? ¡Compártela! Yo me dispongo a ello. Comencemos con una buena noticia para ti que estás en paro leyendo Pikara mientras robas internet al vecino. Querida amiga, desabróchate el sujetador y repanchíngate en el sofá, si tienes sitio. Porque no todo van a ser presiones del Inem para que entregues papeleo, previa cita, habiendo pasado la noche de empalmada en la cola de tu oficina de desempleo más lejana, para que te escupan un “vuelva usted mañana” que decía Larra, por no haber traído una fotocopia del escáner de una lágrima de cría de triceratops peninsular albino zurdo y daltónico. ¿No? Vale. Pues allá voy. Esto te va a dejar el cuerpo de pasta de boniato. ¿Estás nerviosa? ¡Tómate las pulsaciones! Guiña los ojos y sube las cejas. ¿Todo bien? Yo no me hago responsable. Ahí voy. Redoble de trompetas y lluvia de pétalos de margarita. Querida parada (con voz monótona), Furia a ti en el cielo, y en la tierra PLAZ! para las mujeres que ama Simone de Beauvoir. Por tu inmensa fuerza, te alabamos, te bendecimos, te adoramos, te glorificamos y te damos gracias, Señora parada, Reina celestial (…) Tú que limpias el pescado del mundo, vente al Guggen con nosotras; Tú que limpias el pescado del mundo, atiende a nuestra súplica…. Y nos han oído, Señoras, porque…¡¡en el Museo Guggenheim de Bilbao entras gratis!! Te lo repito por si entre tanta línea crees que no lo has entendido bien: ¿Ahora sí? ¿Estás contenta? ¡¡¡Enhorabuena!!! Puedes entrar sin pagar un duro, sin comerlo, ni beberlo. Las veces que quieras. Con la ropa que quieras. Hasta sin haberte lavado el pelo y en albornoz de casa. ¡¿¿Cómo te quedas??! ¿A que ahora te dan ganas de visitar la entrada del montón de chatarra a diario… pero con pistola de agua y pasamontañas de Pussy Riot? ¿Cuántas veces, querida amiga, has entrado pagando los once euros de rigor, sin que nadie, jodidamente NADIE, hiciera siquiera ademán de decirte ni MU? Lo sé, lo sé. Yo nunca. Pero entiendo que haya gente que entienda de arte y lo haya hecho. No pasa nada. Llora tranquila. Es duro. Pero no estás sola. Si quieres te paso el teléfono de un puñado de desinformadas que ahora quedan los martes para soplar dentro de una bolsa al son de Christina Rosenvinge. Bienvenida al club. No te culpes. Lo hacen a propósito. No creo que sea cosa del azar, o un mero descuido, que los impolutos cristales de la entrada no cuenten con esa valiosa información en ninguna santa parte. Yo lo descubrí, de churro total, un día que hicimos excursión a ver la muy recomendable exposición de la escultora, pintora y cineasta Niki de Saint Phalle, que se queda hasta el 7 de junio, si no me equivoco. Y yo siempre me equivoco. Así que por si acaso miradlo, no vaya a ser que la queráis ver y os la perdáis por mi culpa. Porque seguro que todas conocéis esas esculturas voluptuosas y coloridas de mujeres haciendo que bailan. Y como yo detesto ese “seguro que lo conoces”, porque cada una viene de su madre y de su madre, de su padre y de su padre, o de su madre y del señor que pagaba las facturas con cara de pocos amigos, a las que no sabéis quién es Niki de Saint Phalle, sólo os digo que mirando en Wikipedia la cosa se soluciona en un ti-ta. O que si no os interesa, no pasa nada por no saber cosas que todo el mundo sabe y considera que el resto también debe saber. ¡A ver qué va a ser esto! Pero si no la habéis visto, os interesa y estáis por Bilbao, vedla. Las esculturas son llamativas y te las quieres llevar a tu casa. Pero, ¡ojo!, por muy desempleada que seas (¿o estés?) no te dejan llevártelas. Lo digo por si acaso. Yo que no sé nada de arte, quiero recomendarte, a ti persona erudita que seguro que sabes más, que si vas a la expo (¡viva Curro! ¿recordáis el pajarillo gay con cabellera arcoirítica?), no te pierdas la película. Cuando voy a este tipo de saraos no suelo ver las películas porque me dan pereza. ¿Debería llamarlo «largometraje»? ¿Debería decir «visionado»? Ni idea. Pero el caso es que me senté en el banquito y la vi. Y no cerré la boca de asombro ni una milésima de segundo. Está en la zona oscura (¡uuuuh!), entre un par de paredes. Hay dos banquitos. No tiene subtítulos. Te viene bien para hacer listening. Igual crees que prefieres pasar de largo, porque no te apetece sentarte a oscuras al roce con desconocidxs, a intentar descifrar esas imágenes de rara calidad, donde no entiendes demasiado y se ven tetas y fustas. Pues yo te digo que sí quieres verla. En serio. Soy una de las personas menos modernas que conozco, pero te juro que merece la pena. No te dejará indiferente. No voy a contar más. Vela. Bien. Ahora, por favor, querida, dame la satisfacción de permitirme facilitarte las instrucciones para, estando desempleada, hacerte socia del museo más pseudomolón de mi ciudad. Primero, pregunta según llegas a recepción a la persona con cara de rábano que te atienda, a ver dónde es el recóndito lugar al que van las que están en paro (que no paradas) a mostrar sus vergüenzas. Sin levantar la vista del ordenador, en el que posiblemente esté jugando al buscaminas, te enviarán a otra ventanilla donde una persona con todavía más cara de rábano que la anterior te pedirá algún tipo de prueba sobre tu situación no-laboral. Muestra la hojita de rigor, el mensajito de LANRENOVAR o entra en directo en tu móvil última generación, en la página que demuestre que no tienes ni para pipas. Quien te estaba atendiendo te mirará con desconfianza, fruncirá el ceño, torcerá el morro y necesitará que se lo acerques mucho a los ojos para darte con desdén una invitación mal cortada. No te dirá nada. No te explicará nada. Parece que le jode que no tengas trabajo y puedas tener acceso a ver arte mainstreem gratuito. Pero tú no te vayas para dentro aún, y mantén la vista fija en sus ojos que no te miran. Si eres fuerte con el contacto visual a través de sus párpados, conseguirás, no sin poco esfuerzo, que a la salida, “te invite” a pasar de nuevo por otra ventanilla, en la que ya sí, una persona con cara de haber recibido una transfusión de sangre reciente (¿quizás de gente LGTBQ+?), te sacará una foto (que no importa lo que insistas, jamás permitirá que veas) y te dará gratuitamente una tarjetita con tu nombre y apellidos. Querida desempleada, te garantizo que este pequeño gran logro te hará sentirte orgullosa de ti misma y estarás mirando tu nombre sobre el logo del archiconocido museo, horas, horas y más horas. Es un hecho que con este carné de “Amiga del Guggenheim” te sientes gente seria. Te lo juro por mis patillas. Hazlo sin falta. ¿Qué no te gusta el arte? Bueno, yo sólo digo que en el Gugenheim no hace frío, cuando llueve no te mojas, dentro hay bancos para sentarte y tienes baños a tu disposición para lo que te dé la gana. Ahí queda eso. No olvides que abre de 10:00 a 20:00 y que los lunes cierra. Último apunte como si supiera de lo que hablo: después de Niki, el 3 de julio, viene una expo del aparentemente famosérrimo Jean-Michel Basquiat . Yo no sé quién leches es, pero la gente moderna de mi entorno parece muy entusiasmada, así que iré a merodear por allí. Porque como estoy (¿soy?) desempleada, es gratis. ¡¡Haced el favor de pasaros por las instalaciones del museo con más bombo de la zona, aunque sólo sea para sonaros los mocos con el rollo de papel de su WC!! ¿¿¿No??? Un dos tres, responda otra vez: ¿cosas que se puedan hacer gratis y que nadie sepa? ¡¡Compartir es vivir!!

Cosas gratis, ¡¿dónde?!
0 votes, 0.00 avg. rating (0% score)

María Unanue

Adoro aprender por ciencia infusa, las flores y las patatas en todas sus formas.

    Comentarios recientes

      1. Maria Unanue

        Totalmente. Te hacen carne [tilde en la e] de amiga del Gugen. Corre la voz y que lo sepa toda Pitxotxoooooooo!! 🙂

      2. mai

        Bai, bai. Horrela da. Si, yo entré la semana pasada. De verdad de la buena. Con enseñar «algo» que justifique que estas inscrita en el paro (tarjeta Darde, SMS de notificación…) es suficiente. Tienes que ir a información y rellenar un formulario básico (nombre y apellidos, domicilio…). Y para adentrooo…

    1. argixka

      Yo también me enteré recientemente. Lo más gracioso (por decir algo) del caso es que para obtener esta información fue imprescindible hacer la pregunta exacta en el momento exacto. ¿Hay descuento por estudiante? No. ¿Descuento por maestra? No. ¿Descuento por parada? Sí. Lo que hace pensar que puede que haya descuentos por otras cosas que no se nos ocurrió preguntar. Gracias María Unanue, compartir es amar o algo. 😉

    Los comentarios están cerrados

    Uso de cookies

    Nosotras también hemos sucumbido a las cookies y eso que no son de chocolate. Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies