fbpx

Invocar a la puta En red, Opinión

El pasado 29 de marzo, por tercer año consecutivo, las putas marchamos en Quito. Volvimos a apropiarnos de la calle con la palabra que le robamos al patriarcado y que hoy es tan nuestra. Marchamos con todas las acepciones de ‘puta’ que caben en la boca y en el cuerpo, en el grito colectivo, en el escote y en el cartel. Y así nos tomamos la Plaza Foch.

Elizabeth Vásquez, coordinadora política del Proyecto Transgénero – Cuerpos Distintos, Derechos Iguales

Elisabeth Vásquez: “Aprendimos a invocar a la puta cada día: “Si ser libres es ser putas, nacimos con vocación”

Elisabeth Vásquez: “Aprendimos a invocar a la puta cada día: “Si ser libres es ser putas, nacimos con vocación”

En 2012, durante los primeros encuentros de lo que hoy es un colectivo feminista que se reúne cada miércoles —La Marcha de las Putas Ecuador—, nos inspiramos en la marcha original de Canadá (2011) para hacer un inventario de las veces y de los motivos por los que a las y los presentes nos habían dicho ‘puta’.

Nos habían dicho ‘puta’ muchas veces. En ocasiones, entre rumores y por la espalda. Otras veces, en circunstancias mucho más violentas, por ejemplo, con una pistola en la cabeza. Y nos habían dicho ‘puta’ por muchos motivos: “por salir solas de noche”, “por tener más de una pareja”, “por tomar la iniciativa”, “por decir ‘no’ cuando no queríamos”, “por asumir el género que supuestamente no nos correpondía”, “por abortar”, “por negarnos a permanecer al lado de un maltratador en nombre de los hijos”, “por hacerse una ligadura, porque, según el esposo, era para poder estar con un montón de hombres”…

Los relatos se convirtieron en el inicio de nuestro Manifiesto. Al inventariar los sentidos de ‘puta’, comprendimos que se trataba de una palabra tan amplia como para abarcar las más variadas decisiones de las mujeres y personas de diversa condición sexo-genérica sobre sus vidas y cuerpos. Y, a la vez, una palabra tan estrecha como para condenar todos esos actos de decisión propia y emancipación. A partir de entonces, aprendimos a invocar a la puta cada día aunque, una vez al año, repetimos la invocación masiva y públicamente: “Si ser libres es ser putas, nacimos con vocación”.

Desde nuestros orígenes fuimos un grupo bastante diverso de mujeres, hombres y personas trans (entre estas últimas, algunas se identifican como mujeres u hombres y otras, no), de muy variadas edades y circunstancias socioeconómicas, de cuerpos distintos y ocupaciones varias, incluidas estudiantes y trabajadoras sexuales. Sin embargo, la diversidad crece cada vez más y eso se ve reflejado en la marcha anual. Ahora se suman mujeres indígenas, raperas del sur de Quito, artistas, impulsadoras de cerveza que no hallan incompatibilidad entre su amor a entaconarse y su amor al feminismo. Y cada vez son más los hombres aliados al bando de las putas.

“Categorías metajurídicas como el pasado sexual, la vestimenta indecorosa o la situación de ebriedad siguen vigentes, convertidas en circunstancias agravantes para la víctima y en atenuantes para el victimario”

Esa diversidad no ha hecho sino enriquecer nuestro Manifiesto y afianzar nuestras reivindicaciones políticas: contra la violencia sexual y de género, por la identidad de género desde una perspectiva transfeminista, por la libertad estética, por el derecho al trabajo sexual digno y desprovisto de cargas morales y por la eliminación de prejuicios generizados en las instituciones, particularmente en los sistemas penal y procesal penal.

Sacar de todo confín institucional el ‘estigma de Eva’, de la mujer provocadora de la violencia que se cierne sobre ella, es algo más difícil de lo que se piensa, aun en estados que se autoproclaman laicos, como el ecuatoriano. Categorías metajurídicas como la conducta, la moral, el pasado sexual, la actitud, la vestimenta indecorosa, la situación de ebriedad o la imprudencia —haber aceptado una cita, haberse subido a un auto, haber estado sola—  siguen vigentes, convertidas en circunstancias agravantes para la víctima y en atenuantes para el victimario, exclusivamente a capricho del género de cada quién.

Por eso es tan importante invocar a la puta en todas sus acepciones, renegar del insulto generizado y recordar que puta es la que goza y que no es inocente la ausencia de palabras que nombren en positivo el placer y la autonomía sexual femenina. Invocar a la puta como una posibilidad transgénero, no en el sentido de traición al género asignado (necesariamente), sino en el de traición al ‘deber ser’ de cada género: macho y sumisa, respectivamente.

No sólo en marzo, sino cada día, es importante invocar a la puta como trofeo: hacerles saber que nos robamos el insulto para profanarlo, pronunciándolo en primera persona. “Porque puta, por mandato patriarcal, ha sido siempre ‘ella’ y nunca ‘yo’, una sentencia y no una asunción”, como dice nuestro Manifiesto.

Contenido relacionado: ‘¿Putas? ¡Reputas!’ Crónica de Itziar Abad

Invocar a la puta
0 votes, 0.00 avg. rating (0% score)

Revista que ofrece periodismo y opinión con un enfoque crítico, feminista, transgresor y disfrutón.

Comentarios recientes

  1. AYN RANDiano2

    «…contra la violencia sexual y de género, por la identidad de género…»

    El «género» en español nunca lo tienen las personas.

    Sólo las palabras tienen género gramatical.

    Luego están los géneros artísticos (ópera, cubismo…) y por último los géneros comerciales (paño, terciopelo…).

    Es fascinante ver a tantas personas empeñadas en hablar una neolengua que no significa nada.

    Ah, para colmo es una pésima traducción del «gender» inglés. Anglofilia en Anglofóbicos, como cuando los «antiimperialistas» reclaman los «derechos de los Gays». «Antiimperialistas» hablando la lengua del Imperio. Vivir para ver.

    El «gender» inglés no tiene absolutamente nada que ver con el sexo. Un hombre puede reclamarse de «gender» femenino o una mujer de «gender» masculino.

    El «gender» es un juego postmoderno de «identidades» que algunas personas insisten en tomarse en serio.

    1. fimp

      «“Antiimperialistas” hablando la lengua del Imperio. Vivir para ver.»

      Por muy anti-imperialista que sea uno siempre puede adoptar neologismos y NO PASA NADA. Enriquece la lengua.

      Y qué te crees? Que el español no es un idioma imperial? No fué impuesto en Sudamérica? O Paisos Catalans? O Vasconia? Cómo fué el español impuesto en Canarias? Con libros o espadas?

    2. Ave

      Psss Te voy a contar una cosa que te vas a caer de culo ,¡existe la polisemia! Si , como te lo cuento hay palabras que tienen más de un significado ¿que fuerte no?

      Te has olvidado que género también es un taxón. Por ejemplo en homo sapiens , el género es homo. Ya has aprendido algo nuevo.

Los comentarios están cerrados

Uso de cookies

Nosotras también hemos sucumbido a las cookies y eso que no son de chocolate. Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies