Comentarios recientes

  1. Pingback: Entre dos Vientos | Maternidad Visible

  2. Leire

    Bienvenido el debate, pero tengo que decir que la ilustración con que se abre esta presentación no me gusta NADA. No suelo criticar las ilustraciones porque sé que es complicado, en una, meter muchas ideas. Pero en este caso no he podido evitarlo.
    Primero, no me gusta porque reduce crianza a alimentación (obsesión con la lactancia, a favor o en contra). Después, porque de entrada da la idea de que la alimentación mediante biberón otorga al padre un papel protagonista.
    Esto último no es así por varios motivos:
    – Durante un par de décadas (o algo más) se ha fomentado con mucha fuerza la alimentación con biberón (el mercado?)… y eso no ha venido a significar una mayor implicación de los padres en el día a día, verdad? Tampoco lo es ahora.
    – Conozco parejas en las que ya no es que el varón no quiera dar el biberón… ¡¡¡es que el bebé no quiere comer o no come igual si no se lo da la madre!!! ¿Por qué? ¿Porque él se ha incorporado pronto a trabajar y el bebé se ha acostumbrado a la madre? ¿Porque es el momento que tiene “de brazos” con su madre? Por lo que sea. El asunto es que tampoco es garantía de nada.
    – Hay miles de cosas que el varón puede hacer en la crianza. En la crianza, insisto, no en la lactancia.
    Por otro lado (y me refiero en este caso al artículo de Mayka), reducir la idea de disponibilidad de tiempo para la mujer o pareja a la lactancia o colecho me parece inexacto totalmente. ¿Alguna referencia a los apoyos (de familia extensa, de amistad o de lo que sea), y de las instituciones, en la crianza?
    Lo dicho: enhorabuena por plantear el debate.

  3. Anarres

    A mi las preguntas que me plantea este debate son:

    – ¿Donde queda la adopción?

    – ¿Qué pasa con las mujeres que no pueden dar leche?

    – ¿Por qué estos debates siempre parten de un supuesto de heterosexualidad y monogamia? Tanto en artículos como en los comentarios, apenas se nombra de pasada la opción de que haya “otra mujer” y no un hombre.

    – ¿Qué pasa con las parejas de hombres? ¿Qué pasa con las personas que tienen otro tipo de relaciones no convencionales? Me cuesta bastante creer que las personas que creen en la “mística de la maternidad” realmente consideran que dos hombres (o un hombre solo, o cualquier número de personas no-mujeres) pueden ser buenos padres sin la intervención de ninguna mujer. Y eso, a parte de parecerme machista, también me parece muy homófobo.

    – ¿Por qué siempre se plantea el debate como si la persona que dudara entre quedarse en casa o ir a trabajar fuera la madre biológica?

    Me ha parecido un debate muy interesante, creo que es necesario hablar de maternidades y paternidades. Es solo que este es el tipo de preguntas que me gustaría resolver a mí personalmente por mis circunstancias y mi manera de ver la vida. Yo no me planteo tener hijxs con un hombre (o no *solo* con un hombre). Cuando me planteo la maternidad siempre es con circunstancias no convencionales, y uno de los problemas con los que me encuentro es la falta de referentes. Además, pienso en mis amigos (hombres), algunos de ellos emparejados con otros hombres y que desde siempre han querido tener hijxs, y cada vez que leo algo sobre crianza (la crianza no va solo de madres) tengo la impresión de que ellos no existen, son invisibles.

    En fin, me gustaría que esto no se entendiera como crítica sino como “sugerencias de temas a tratar”.

Los comentarios están cerrados

Uso de cookies

Nosotras también hemos sucumbido a las cookies y eso que no son de chocolate. Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies