fbpx

Las robamaridos Participa

Nota: Esta es la sección de libre publicación en la que promovemos la participación de las lectoras. Publicamos contenidos que nos parecen interesantes aunque no coincidan con nuestra línea editorial ni con nuestros criterios de edición. Máximo 3 folios.

Ania Yoel

Hace unos días salí de fiesta con una amiga y conocidos de ésta. Mi amiga me había comentado que se aburría con sus amantes. Así que ese día aproveche para regalarle algo íntimo que podía darle juego en sus relaciones eróticas. Ella confió con alegría el secreto a una amiga cercana suya.

Más tarde su amiga y yo entablamos conversación. Con lo del regalo empezamos a hablar de sexo. Y derivamos a las relaciones de pareja, entre hombres y mujeres. En cuanto tuve mi oportunidad solté mi monólogo sobre la libertad sexual de la mujer. Le conté que una vez estuve con un hombre casado que tenía una niña recién nacida. Le odié cuando me enteré. Y me sentí culpable por hacerle algo tan grave a su mujer. Pensé en dejarlo con él, sobre todo por su mujer y luego porque alguien que miente (sobre todo a las personas supuestamente más importantes de su vida) no merece la pena…

Sin embargo, luego reflexioné. Si alguien tiene que sentirse culpable es él. Yo soy libre y sincera. Yo no conozco a esa mujer. Quien la debe respeto es él, no yo. Yo respeto a mi familia, a mis amigos, a los que me rodean. Por otro lado, que me mintiera o no, me daba igual, yo sólo quería compañía y la suya era agradable. ¿Por qué debía quedarme sola si él quería seguir viéndome? Así que seguí con él.

Mi interlocutora estuvo de acuerdo con esta explicación. Sin embargo, me parece que añadió: “Ya, otra cosa sería buscar algo más con ése hombre”. No pude contestarla en ese momento, pero lo hago ahora. No es diferente una noche, que una vida con ese hombre. Yo no le debo ningún respeto a su familia. Si yo hubiera deseado que fuera mi pareja, hubiera ido a por todas, habría intentado que dejara a su mujer y se viniera conmigo. Porque además, soy de las que piensan que una relación de mentiras es peor que la soledad, así que le haría un favor a su mujer. Pero las teorías que me cuente yo para calmar la culpa que me han educado a sentir, no es lo que importa.

Socialmente, acostarse con un hombre casado es ser una zorra y luchar por su amor es ser una zorra roba-maridos… En realidad, es una mentira machista, en la que el hombre se esconde y dejan que lapiden a la mujer. ¿Y si no, por qué se le exime de responsabilidad al hombre? ¿Por qué se escrudiña a la nueva mujer?

Es una estratagema para dar derechos al hombre y restricciones a la mujer. Si se quiere juzgar a alguien que juzguen al que ha engañado y traicionado a sus seres más queridos. Yo he sido sincera y fiel conmigo misma, así como con mi amante o mi entorno. Y no tengo por qué esconderme. Sin embargo me escondo para que no me juzguen. Porque la imagen social es importante para todos, y si castigan a la mujer evitan que tenga libertad. Y justificando al hombre, fomentan que pueda actuar como le plazca.

Recuerdo con veinte años, la comunión de un primo. Había un amigo de mi padre que había roto su relación con su mujer y sus hijos, porque no asimilaron que él empezara una nueva vida con una colombiana y su hijo (ser extranjera y mulata no ayuda). Durante la ceremonia, el banquete o las fotos, llegué a oír hablar del tema como unas diez veces. Lo curioso es que tanto hombres como mujeres que lo comentaban, hablaban de la mujer en términos que no recuerdo pero que construyeron una descripción de la mujer en mi cabeza muy concreta: guarrona, sin vergüenza, oportunista, jeta, manipuladora, impresentable, zorra… ROBAMARIDOS. Pocos comentarios sobre él, más allá de: “mira que dejarse de hablar con sus hijos”, aunque siempre llevaban la coletilla de algo similar a “por sexo con una guarrilla”.

Las robamaridos
0 votes, 0.00 avg. rating (0% score)

Revista que ofrece periodismo y opinión con un enfoque crítico, feminista, transgresor y disfrutón.

Comentarios recientes

  1. JoséAntonio

    Me parece que esta visión es muy limitada. La monogamia no es la única opción en una pareja, de eso tratan las relaciones poliamorosas. Una persona (hombre o mujer) puede tener una relación principal, incluso matrimonial, y mantener otras relaciones sin que eso suponga un ataque a su pareja. Siempre y cuando ambos tengan las cosas claras y se trate de relaciones sinceras, con la verdad por delante.

    Otra cosa, claro está, es el casi típico del machito que miente a su mujer. Pero como digo, es posible hacer las cosas de otra forma.

    1. Ania

      Hola Jose Antonio, no hablaba del tipo de relación ni lo juzgaba. Si no del hecho de que cuando un hombre engaña o abandona a su mujer por otra, en general se ataca más a la mujer que al hombre. En este caso, el ejemplo son las relaciones típicas vainilla en monogamia, en las que supuestamente hay sinceridad y en realidad el engaño resulta ser de los más común.

  2. Liz

    Estoy CASI de acuerdo en todo, el matiz lo pondría en la parte de querer una relación amorosa con una persona con pareja (y que la otra pareja no sabe de tu existencia) ya no por respeto a «la mujer», eso no es problema tuyo, si no por respeto a ti misma, o más bien, ¿realmente quiero construir una relación basada en la confianza, la sinceridad… con una persona así? A mi engañar me parece feo, no engañar de poner los cuernos, si no engañar en general, y además constantemente y conscientemente, no digo que sea lo peor del mundo, pero no está bien.

    1. Ania

      Hola Liz,
      Lo que le ofrece su mujer es diferente a lo que le vas a ofrecer tu. Evidentemente nunca se sabe si te faltará al respeto a ti, pero hay veces que simplemente alguien no es feliz con su pareja y no tiene fuerzas para empezar algo nuevo. No digo que eso sea loable, pero todos somos débiles alguna vez. Si nos enamoramos, puede que si le ofrezco una relación abierta o con intercambios o con poliamor funcione entre nosotros de forma sincera…

  3. Arturo

    ¿Y no lo ves como que el tío os está faltando el respeto a las dos mujeres?

    Dices que no le debes respeto a su familia, pero en mi opinión todos nos debemos el máximo respeto unos a otras y otras a unos.

    1. Ania

      Arturo, tienes razón. Te cuento cuando tomé ésta decisión vivía en el extrajero y no tenía aún amigos. Salía de fiesta sola, paseaba sola, tomaba el café sola e iba al cine sola. Una noche conocí un chico, tenía novia, no me fuí con él. Otra noche conocí tres chicos (jeje) y una amiga, me acosté con dos de ellos y la chica, otra noche repetí con este grupo pero con los tres chicos, la siguiente vez que quise quedar con ellos me confesaron tener parejas y no poder seguir viendome. Cambié de barrio y conocí a otro hombre, cuando fuí a buscarle a su casa otro día, me contesto por el interfono la que sería su novia,y finalmente conocí a éste que os comento, sinceramente, es problema de èl y de su novia, yo sólo quería un polvo y un rato de charla con una cerveza y un porro. Al final, no conocí mucha más gente ese año, a parte de una vecina, y cuando el resto de chicos me contactaron para volver a verme, en especial uno con quién me lo pasaba bien, no dudé en verles. Yo lo siento pero si pienso en el respeto a sus mujeres me tengo que quedar en mi casa.
      Por otro lado Arturo, el respeto que me tenga a mi, me da igual. Primero por que soy masoquista y a falta de una verdadera relación un poco de humillación me pone cachonda. A veces, me sentia com su puta, venia me lloraba follabamos y hasta me dejó dinero para comprar condones para la próxima. Y por el otro lado, que una persona que engaña a su familia no me respete no me hace sentir mal.
      Ah! sí! volví a intentarlo y busqué una relación BDSM por internet, adivina por que no pudo ser?….

  4. Mara Blackflower

    Respondiendo al comentario anterior de José Antonio, no me parece en absoluto que la visión que se presenta en el texto sea limitada, es la que vemos días y día, la que nos han inculcado y mantenemos y fomentamos casi sin darnos cuenta. Claro que hay otras formas de relaciones(sobre las poliamorosas, como tu mismo dices, todos los integrantes tienen que estar al corriente de cuantos son en la polirelación), pero no es de lo que se está hablando.

    Ahora ya, sobre el artículo.
    El que pone los cuernos es el culpable; esa persona tiene que ser la que ponga en una balanza sus prioridades. Si, en esta sociedad las mujeres siempre somos las malas, las culpables de hasta lo que no hemos hecho. Lo peor, creo yo, es que también somos las que cumplimos el rol social de mantener estas formas de ver el mundo tan dañinas(¿verdad que en la boda que mencionas, las que más cotilleaban eran las mujeres?). Mi punto de vista sobre lo que se debería hacer es precisamente lo que estas haciendo tú(y esta maravillosa revista), hablar, comentar, dar otras opiniones que no sean «las de toda la vida» para abrir los ojos a los que no piensan, no se atreven a pensar o siquiera se han parado a hacerlo. Quizá así algún día consigamos darle la vuelta a la tortilla.

    1. Ania

      Hola Mara,
      Lo que dices que las mujeres cumplimos mucho con el roll impuesto y a veces somos las que más exigimos que se cumpla en otras mujeres, lo he escuchado muchas veces y lo odio. Pero no sé si es cierto o no. No sé si lo hacen por miedo a los hombres, a la sociedad, por que somos más exigentes con nosotras y los que nos rodean… No lo sé y espero que alguien diga con argumentos que esto no es así jeje.

  5. Ane

    Me parece genial el articulo en todos los términos. Creo que estamos sometidxs a una estrecha moral burguesa judeocristiana y aunque vallamos de liberarales nos persigue la culpa…. A mi que mas me da que el supuesto señor casado nos este engañando a las 2, la «mujer oficial» y a mi » la amante»,vaya que ya vuelve a aparecer el binomio de la virgen y la puta.
    La historia es que yo soy sincera conmigo misma y lo que quiero es tener un tipo de relacion con esta persona y ya esta,que sea el el que se las arregle con su culpa, que para vivir historias de «amor autentico» tenemos suficiente con los cuentos de disney, que en su dia nos los metieron con embudo y asi hemos acabado… buscando historias que no existen.

    1. Ania

      Hola Ane, gracias por tu opinión. Y contestando también a Arturo de nuevo, no creo que me falte al respeto a mi. Yo no le h pedido sinceridad, èl supuestamente me la regaló, pero tampoco me importaba si me mentia. Yo no le pedí que la dejara y viniera conmigo, porque èl no me interesaba. Tampoco le pedí que no coqueteara con otras, yo tenía mi propia agenda… Ni siquiera le pedí que se mantuviera conmigo si saliamos de fiesta, yo ligaba con quien quería y el podía hacer lo mismo o provocar que nos aislaramos.
      A parte de lo ya mencionado de mis tendencias sexuales y mi situación social, con lo cual el cumplía perfectamente el roll que yo quería. Que tu viera mujer sólo me provocaba que era infeliz, que vaya pena su mujer y que serían más felices conociendose. Pero no que me faltara al respeto.

  6. Julia

    Estoy de acuerdo en que el culpable es él, pero hace años tomé la determinación de hermanarme con las mujeres y no hacerles daño si lo puedo evitar, y entre los modos en los que no quiero herir al resto de las mujeres es participar de un engaño que le afecte a ella y, mucho menos, a su familia. Precisamente por esa exculpación de los hombres decidí no ponérselo fácil. Quieres engañar a tu mujer? muy bien, no cuentes conmigo. Debemos unirnos y no machacarnos unas a otras.
    Una vez estuve al otro lado. es decir, una mujer estuvo una noche entera pico y pala con mi pareja, delante de mi! Me enfadé mucho con los dos, con él por seguirle el rollo delante de mi, y con ella por pasarme por encima. vale que esa mujer no me conocía de nada, pero yo estaba allí, dónde está la empatía? Por qué me haces esto?

    1. Ania

      Hola Julia, yo no lo habría hecho delante de sus parejas, como decía intento respetar mi entorno, y tú serías parte de èl. De todas formas, si laguien flirtea conmigo y me gusta, no me pongo a pensar si la chica o el chico de al lado es su pareja. Y si lo es entiendo que el flirteo está consentido por ambas partes y que tal vez busquen un trio.
      Creo que la única persona que debe respeto es la que promete un tipo de relación y no una persona soltera que sale dispuesta a jugar.
      Esa mujer no te ha humillado, si no tu pareja. Y es posible que analizando, eso le pone (humillarte en público) o bien simplemente le das igual o bien te gusta a ti y lo hace por eso para provocar, no sé no soy psicóloga… En fin no te conozco. Perdona si te molesto pero es que es muy grave. Yo no me habría enfadado con él, habría dado por terminada la relación, bucaría una persona con quien charlar o despecharme y me habría marchado sin él en ese mismo instante. Y sabes que, hasta estaría agradecida de que la chica le siguiera el juego para ver la realidad. Con el respeto no se juega. O lo hay o no lo hay.
      Hay que ser prácticos, cada uno tiene sus normas.

      1. Ania

        Hola Julia otra vez, estuve pensando en lo que dices. Me parece una opción loable y muy empatica o considerada de tu parte. Yo antes pensaba así también. El tema es que casualidad coincide con lo que quiere la sociedad. Todo el peso recae sobre ti. Tu decides si te acuestas con esa persona o no. Por lo tanto, si opinas que hacerlo está mal, a quien judgas es a ti misma. Justamente de lo que estaba hablando. ¿por que es nuestra responsabilidad?

  7. juanjulio

    Todo se reduce a una cultura represiva en el que las mujeres son las más reprimidas por la sociedad y por los «varones» y a su vez las más que se reprimen y menos disfrutan de la diversidad.Ya lo dices: «Socialmente, acostarse con un hombre casado es ser una zorra y luchar por su amor es ser una zorra roba-maridos». Acostarse con un hombre o con una mujer casados simplemente debería ser un placer opcional. «Robarle» el marido o la mujer a otra persona no debe ser un placer pero si una opción muy respetable. Saludos y a disfrutar.

    1. Ania

      Gracias Julio, me ha gustado como te expresas. También podiamos hablar de desmitficar ese «robo» de parejas. Si una pareja se rompe porque hay un tercero no es un robo. Pero si una opción como dices. Hoy en día no es común pasar el resto de su vida con su pareja por muchos motivos entre ellos, la libertad económica de la mujer, el nivel cultural de las personas, la ambición siempre en continua ebullición, la situación social y las libertades… Por eso creo que a este debate se podía añadir que el sueño de la pareja eterna, ya no es más que un sueño nostalgico. Y que a partir de ahora no hay nada más normal, que encontrar otra persona con la que volver a rehacer tu vida, soñar, experimentar… Que las parejas, y hoy mucho menos, no son propiedades si no personas que libres que deciden.

  8. Amparo

    Lo mínimo que se le puede pedir a la pareja es RESPETO.Si hay problemas en una relación es mejor romperla sin engaños. Luego cada uno puede hacer lo que quiera.Y tan indecente es el que engaña como quien colabora en el engaño.Todos tenemos derecho a ser felices mientras no perjudiquemos a nadie. Si quieres enrollarte con un casado/a allá tú. Yo no podría dormir tranquila. A mí me han engañado dos veces y sé de lo que hablo. No duele tanto la separación como la humillación por el engaño. Y sobre todo ver que en quien confiabas no merecia esa confianza. Y yo no las llamaria robamaridos. Simplemente malas personas

    1. Ania

      Gracias por tu opinion Amparo. Me gustaria plantear una cosa. ¿Y si en vez de ser una mujer fueras un hombre? Tu pareja ser´´ia una mujer, ella te engaña. ¿Te pareceria que el hombre con quien te ha engañado es mala persona?. El tema que qyeria sacar a relucir, no es la etica o el estilo de vida de cada, o el engaño y las parejas, si no el machismo. ¿Tambien tendria el hombre esa fuerte responsabilidad y enjuiciamiento de «malvado»? La pregunta va para el que la lea claro…

    2. isabel

      Estoy de acuerdo que mantener una relacion con una persona casada, es de MALAS PERSONAS, gente sin sentimientos ni valores morales, tengo la mala experiencia, mi esposo antes de casarse conmigo ya tenia un hijo, a este niño yo lo crie, la madre me lo dio sin ningun remordimiento, ahora ya es un joven, resulta que ahora (hace 1 año y medio) ella regreso contodo y me entero que ya era todo un plan, se han metido en una relacion enfermisa, mi esposo ni se quiere ir ni se queda pero hace mucho daño, sobre todo a este jovencito a quien averguenzan, como dices es el dolor de la humillacion a la que someten a toda la familia, el casado falta el respeto y daña a quienes deberia cuidar, la amante se encarga de alejar de todo al hombre casado poniendolo en contra de padres hijos esposa y amigos, solo en este caso en particular, yo he criado a su hijo, le he prestado dinero para ayudarla, hemos corrido con sus gastos sin tener obligacion, ella nunca dio nada de pension a su hijo, hasta se hizo la amiga alguna vez, y todo mentiras, se acostaba con mi marido y apoyada por su hermana esposa de un coronel del ejercito peruano quien deberia ser ejemplo a la sociedad y estos mismos le dan el cuarto de su hija a mi esposo con su amante, miren que gente, la sociedad esta de cabeza, siempre hay una explicacion a todo lo malo que se hace y el poder cambia a la gente, el dinero cuando se tiene y se usa de mala manera solo trae infelicidad.

  9. Amparo

    No hago distingos entre hombres y mujeres ni en este ni en ningún caso. Lo que es importante para mí es el RESPETO por las personas. Y el engaño es una falta de respeto.Desde que existe la separación legal no tiene sentido la infidelidad.Lo que pasa es que hay mucho cobarde.

  10. Ania

    Hola Amparo,
    Me parece admirable de tu parte. Tal vez cuando yo sea capaz de ver el mundo con igualdad y de juzgar por igual como tu, entonces reflexione y cambie de opinion. Pero por ahora, siento que tengo tantas responsabilidades sociables que me estoy quitando de encima unas cuantas y la primera, es que no soy responsable de los actos de los hombre.
    Saludos

  11. Libertaris

    Yo he estado en los dos lados. Tuve una relación con un chico que tenía novia. Al principio, me daba «igual» pq ni quería que rompiese su relación por mí, ni lo veía mi problema. Empecé a sentirme mal cuando, por otras circustancias y malditas coincidencias, conocía la chavala y ya empezó a ser otra cosa. No es lo mismo que un tío le ponga los cuernos a su novia contigo, que que un tío le ponga los cuernos a una colega contigo. Tuve que cortar yo el tema, lo cual dice mucho del caballero, por otra parte. Ni jarta hubiera tenido una relación «seria» con él. No me creo el cuento ese de que «yo le aportara una cosa que la otra no», la verdad.

    Pero tb fui la novia a la que una tipa decidió que le gustaba su novio. Y se lo quedó, y yo me libré de una relación que igual estaba muerta y yo no lo veía, y me libré también de un cobarde que hizo las cosas todo lo mal que se podía, aun cuando yo intenté hacerlo todo lo fácil y «maduro» posible. Si bien no le tengo cariño a ella porque sus estratagemas fueron algo «sucias» (victimizarse y ponerme a mí de malvada y agresiva e intentar alejarme de mis amigos), hoy por hoy, sinceramente le agradezco que hubiera puesto a prueba esa relación, viendo que la persona con la que estaba no era para nada como yo creía.

    Sin embargo, como digo, con tíos capaces de mantener esa doble vida (no hablamos de un desliz), no me apetece una relación, la verdad. En general me mola rodearme de gente válida, no porque crea en Disney, sino porque cuando te pones un listón mínimo de calidad en tus relaciones personales (sean afectivas o sean sexuales), tu calidad de vida aumenta.

    De todas formas, así como existe el perfil de hombre que disfruta engañando porque se siente más depredador sexual, un aprendizaje cultural, vaya, también existen mujeres cuyo aprendizaje cultural es que su autoestima se base en gustarle a las parejas de las demás. Esto no va para las mujeres que han resultado ser «las otras» en una relación, o lo que sea. Hablo de cuando se nota que es algo «patológico». También existe y es un aprendizaje machista, en el cual te valoras siendo capaz de «conquistar» a «hombres de otras», haciéndote sentir así más atractiva que ellas…esto es no sólo contrario a la sororidad, sino que no lleva a ninguna parte a la susodicha, más que a caer en una espiral de autodestrucción y odiarse a sí misma cuando su atractivo empieza a decaer…

    Lo digo porque no vayamos a justificar de feminista cualquier tontería que nos de por ahí…

Los comentarios están cerrados

Uso de cookies

Nosotras también hemos sucumbido a las cookies y eso que no son de chocolate. Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies