fbpx

Música sin oído Ficciones

En España, más de un millón de personas vive con algún tipo de dificultad auditiva. Diferentes artistas e iniciativas intentan sortear las barreras y trabajan para mejorar el acceso a la música de estas personas.

La música vibra. Y las voces, los aplausos y el llanto de un bebé. Mediante esas vibraciones, las personas con discapacidad auditiva –el eufemismo para quienes tienen sordera– pueden disfrutar de la música. Las letras de los temas se hacen ininteligibles, pero algunos artistas trabajan para sortear esa barrera y actúan con intérpretes de lengua de signos.

En España, un millón de personas oye poco o nada, en diferentes grados. En la Comunidad Autónoma Vasca, según el último estudio del Eustat, del 2008, 50.800 menores de seis años encajan en esa misma categoría. Las cifras sorprenden porque es una discapacidad invisible, al menos hasta que se inicia un proceso comunicativo. Es el principal problema al que se enfrenta esta comunidad. Las dificultades aumentan cuando se trata de presentaciones públicas o conversaciones en grupo. En los últimos años, empresas e instituciones recurren a intérpretes de lengua de signos en sus actos, pero son una excepción.

Raquel (Lucas) Platero, psicólogx y activista por los derechos LGTBQI (Lesbianas, gays, transexuales, bisexuales, queer e intersexuales), imparte una asignatura sobre sistemas alternativos de comunicación en un instituto madrileño.  «No soy intérprete, pero conozco la lengua. Mis padres son sordos». Platero cuenta las burlas que sus progenitores sufrían cuando aún se creía que la lengua de signos era mímica. «La lengua es vehicular, la gente vive a través de ella».

Laura Honrubia, miembra del grupo musical madrileño ‘Dale al aire’, empatiza con este colectivo. «No se trata de leer mis letras, sino de cantarlas en otro idioma: En la lengua de signos, los gestos son las palabras, pero el rostro y el cuerpo son la entonación». Así, para sus conciertos cuenta con  intérpretes. ¿Objetivo? Que todo el público disfrute de la música. «Además de los intérpretes, estaría bien que se reservasen las primeras filas para la gente sorda porque las vibraciones se sienten más cerca de los altavoces. Solemos llevar globos: el contacto de las manos con el globo facilita el sentir de las vibraciones». No se trata de música para sordos, «sólo hago música accesible para personas que sufren algún tipo de sordera».

Disfrute de los sonidos

No está sola. El videoclip de Juan Antonio Ipiña, más conocido como Tontxu, con la intérprete Evelín Vega ha recibido más de 200.000 visitas en Youtube. Al ritmo de la música del cantautor bilbaíno, Eve interpreta el tema ‘Te amaré mejor’. Coincidieron en un concierto y, cuando Tontxu conoció el trabajo de Vega, quiso colaborar con ella. «Mi abuelo estaba ciego. Siempre he estado muy sensibilizado con las discapacidades». Suman ya más de 50 conciertos. La acogida del público les ha confirmado lo que ya sabían: iniciativas así son necesarias. «Es una pasada cómo agradecen este tipo de proyectos». «He aprendido muchas cosas. Ahora sé que en la lengua de signos existen dialectos». El año pasado recibieron el Reconocimiento de Comunicación Accesible en la sala Artium, entregada por una asociación vitoriana de sordos.

Hay quienes aprecian las iniciativas que les faciliten el acceso a la música: «Es insuficiente, pero al mismo tiempo es un detalle que se agradece. Visibiliza el problema de quienes tenemos dificultades para acceder a la información que se transmite mediante notas». La asociación Ulertuz recuerda que no todas las personas sordas requieren de intérpretes de lengua de signos: «Muchos, incluso, no lo entienden. Los problemas de audición afectan de maneras muy distintas y en diferentes grados». Raquel (Lucas) Platero insiste en la necesidad de entender a estas personas como un colectivo muy heterogéneo porque «no todos los sordos son jóvenes, tienen amigos sordos ni viven en una gran ciudad». Tampoco se siente cómodx ante quienes se refieren a la sordera como una discapacidad: «Se reclaman como minoría lingüística. Son un movimiento cultural que empieza a definirse como sujeto de derechos».

Las personas con discapacidad auditiva no sólo escuchan música, también la componen y producen. ‘Percusord’ es un grupo de percusión y bailes caribeños formado por sordos. Un espectáculo musical y visual accesible en el que diferentes elementos visuales juegan un papel importantísimo: ritmos, iluminación, vibraciones y movimientos. Una muestra más de la capacidad que poseen los sordos para sentir la música.

Existen muchas iniciativas en pos de la integración de este colectivo tan heterogéneo. En Jaén se celebra el Festival de la Canción en la Lengua de Signos; en Cádiz, Signomusic y en la Comunidad Autónoma Vasca, el festival Ordiziarrock también aboga por hacerse notar, aunque con poco ruido.  «Los sordos sólo necesitan adaptaciones técnicas: aplicaciones como WhatsApp o las luces en los timbres les ayudan mucho», asegura Platero.

Música para visibilizar

Ojos de brujo, la internacional Lady Gaga y la banda vasca de rock Zea Mays han recurrido a intérpretes. Aiora Rentaría, vocalista Zea Mays, cuenta cómo conocieron a Ainhoa Moiua, actriz e intérprete de signos para su tema ‘Negua joan da ta’: «Vino a vernos a un concierto a Tolosa y, al acabar, se nos acercó a explicarnos lo que hacía. Nos dio un DVD con dos temas nuestros grabados por ella. Cuando lo vimos, nos emocionamos muchísimo». «Nosotros como banda de rock sólo hemos intentado mostrar lo que Ainhoa hace, cómo transmite y emociona con cada movimiento, no intentamos arreglar ningún problema». Está satisfecha con el resultado de su proyecto: «En general, ha gustado mucho tanto a sordos como a los que no lo son». Beethoven, maestro de la música clásica, vivió gran parte de su vida sin poder escuchar, pero no por eso dejó de sentir cada nota de las que componía. Ohiane Aldekoa, tiene 33 años y es sorda: «La música debería ser universal y acciones como éstas lo hacen posible para mí».

Música sin oído
0 votes, 0.00 avg. rating (0% score)

Andrea Momoitio

Periodista. En la coordinación de Pikara Magazine. Adicta a los macarrones con tomate. Extímida, incombustible e indomable. Lesbiana y feminista, en ese orden. Contacto: andreamomoitio@pikaramagazine.com

Comentarios recientes

Los comentarios están cerrados

Uso de cookies

Nosotras también hemos sucumbido a las cookies y eso que no son de chocolate. Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies