fbpx

¡Estamos hasta el culo de tanto tío chulo! Voces

Itziar Abad narra una agresión machista que sufrió en un bar de Bilbao el día de la manifestación contra las mil caras de la violencia sexista

Cartel de la manifestación del pasado sábado en Bilbao

El sábado pasado un grupo de mujeres fuimos agredidas en un bar de ambiente de Bilbao. Ocurrió -paradoja- pocas horas después de que finalizara la mani nacional contra las mil caras de la violencia machista. A lo de “paradoja” iba a añadir “casualidad” pero, lamentablemente, no lo es; las agresiones a las mujeres, de distintos tipos e intensidad, son el pan nuestro de cada día en las calles y en la noche bilbaína.

En el episodio del otro día, un gilipollas recién sacado de una cena de empresa estaba bailando subido a una tarima -haciendo el gilipollas más bien, como no podía ser de otra manera-. Después de molestar un rato al personal, se cayó de la tarima y le tiró la cerveza a una de nosotras, que se limitó a decir: “Y encima, me tiras la cerveza”. El tío que, como poco, se esperaba una sonrisa por respuesta al empujón, montó en cólera ante la “falta de humanidad” de la chica, que se había preocupado por su cerveza en lugar de por la salud de quien se acababa de caer de la tarima. (¡Lo que nos faltaba era tener que cuidar y proteger también al denso de turno!).

La reacción de nuestro grupo, formado en aquel momento por cuatro chicas y un chico, fue cerrar el círculo e ignorar la perorata que había iniciado este tío acerca de lo malas y lo feas que éramos todas nosotras. Entonces, su indignación aumentó porque pasó a sentirse ninguneado; esto debe ser duro para alguien que se piensa que todos los espacios le pertenecen y que, visto lo visto, está acostumbrado a que así sea.

El tío se fue a la barra y volvió a nuestro grupo con dos cervezas, una para él y otra solucionar el “error” cometido. Empezó a hacerse un hueco a base de codazos en el círculo en el que no era bienvenido. “Me estás empujando”, le dije. Y retomó su actitud abusiva y prepotente y su perorata, esta vez para arremeter contra la igualdad y contra el hecho de que “ahora” las mujeres “no pasamos ni una”.

¿Que no pasamos ni una? ¿Pero quién te crees que eres para adjudicarte el derecho a actuar chulescamente y dar por hecho, además, que las afectadas van a perdonar esa conducta? ¡El baboso de él aún nos pedía dos besos para arreglar las cosas…!

Rompimos nuestro silencio y comenzamos a responder verbalmente. La agresividad del tío aumentó y yo sentí miedo al pensar en la posibilidad de que nos partiera un botellín de cerveza en la cabeza, aprovechando que seguía situado a nuestras espaldas.

A todo esto, un grupo de otros tres machos que estaban detrás de nosotras empatizaron al momento con el tío, en un pacto de género insultante, y comenzaron a decirle a otra de nosotras que les molestaba cuando bailaba (en un bar petado de gente que va, precisamente, a bailar…).

Asqueadas y aburridas, dos de nosotras nos piramos para casa. Me dormí con una sensación de impotencia que seguía ahí al día siguiente. Nos agredieron cuando estábamos tranquilamente de fiesta, tomando algo y charlando entre nosotras. No quiero ni imaginar qué hubiera pasado si llegamos a estar en el local más desatadas, morreándonos entre nosotras o si respondemos a la primera con la misma agresividad con la que fuimos atacadas. Supuestos, claro está, que también nosotras queremos ejercer libremente y que reivindicamos.

A lo largo de la historia, los espacios públicos han resultado lugares prohibidos para las mujeres puesto que, atendiendo a su rol tradicional de madresposa, el sistema patriarcal de relaciones sociales las relegaba al espacio privado al que, por otro lado, desproveía de valor.

En la actualidad, los logros del movimiento feminista han abierto grietas en el espacio público, de tal forma que las mujeres tenemos una presencia destacada en él. Sin embargo, las pautas culturales siguen estando basadas en la superioridad de un sexo y en la inferioridad del otro. De esto resulta, en el caso que nos ocupa, que las calles y la noche continúen siendo hostiles para nosotras y que diariamente tengamos que soportar en ellas todo tipo de agresiones y de violencias.

“¡Estamos hasta el culo de tanto tío chulo!” fue una de las consignas que gritamos el sábado en la mani y que seguiremos gritando siempre que nos agredan.

¡Estamos hasta el culo de tanto tío chulo!
0 votes, 0.00 avg. rating (0% score)

Agente para la igualdad de mujeres y hombres. Escéptica, perversa y peleona. En permanente movimiento y construcción.

    Comentarios recientes

    1. Lucía

      Mi reacción impensada a ese tipo de cosas siempre ha sido muy macarra, y me sentía mal. Pero últimamente estoy por pensar que solo entienden cuando se les habla su lenguaje.

    2. planetafeminista

      Creo que tenemos todo el derecho del mundo a defendernos si nos sentimos agredidas, pero no con la fuerza, que tampoco nos sale, si no con nuestra voz; lo malo que a veces decimos cosas que el coeficiente intelectual de este tipo de baboso no tiene nivel para entender, y te quedas igual, pero si nos agreden, no podemos callarnos.

    3. tane

      OS recomiendo hacer un taller de autofensa feminista, ahora se organizan en bastantes sitios, aprendes muchas herramientas (psicologicas, físicas, políticas) para defenderte, entender el fenomeno de la violencia machista y aprender un pokito de autodefensa y además sales de subidón!

    4. bel bosCk (@belbosCk)

      El problema es que hemos sido educadas para ser siempre “educadas” pero en realidad tenemos un mal concepto de lo que es la “educación” pues somos capaces de aguantar “por educación” cosas que no tenemos por qué aguantar. Por ejemplo, estás en una playa nudista y viene un tío a soltarte el rollo. Qué haces? le vas respondiendo “educadamente” a pesar de que no te interesa nada de lo que te está contando y que, además, estando en pelotas, te sientes intimidada. Pero le dices: “no me interesa hablar, quiero estar sola”? No, le sigues aguantando y asintiendo hasta que se cansa de no obtener nada y se pira. O te piras tú. Pero te amarga la tarde.

      O vas en bus hacia la playa, el asiento a tu lado está vacío. Hay más asientos vacíos pero este tipo entra el último y pataplán, eres la elegida. Tú tienes un libro entre las manos y estás leyendo pero a él no le importa empezar a tirar la caña.

      Cuántas le seguirían el rollo y cuántas le contestarían “Mira, no tengo ganas de hablar contigo, quiero leer” (o escuchar música, o estar a mi rollo).

      El problema es que cuando les pegamos un corte resulta que somos bordes o maleducadas. Pero ellos, claro, ellos no lo son, ellos tienen derecho a disponer de nuestro tiempo y de nuestras vidas porque sí.

      Yo lo tengo claro: menos paciencia y más corte de mangas.

      Saludos

    5. Alazne

      ¿Intentar hacer razonar a borrachos? Absurdo, lo mejor responder con su misma moneda, me tiran la cerveza pues yo le tiro la suya y si se mosquea y se pone agresivo pues pelea. Al final va a salir perdiendo el porque si a mi que soy una tía me intenta pegar un tio, va a recibir pero bien, ya se encargarán mis amigos de el…

    6. Jorge

      Qué ida de olla. Que un tío bebido te tire una cerveza a las tantas de la noche en un bar se llama accidente. Lo mismo que si te la tira una tía bebida. Es increíble cómo una obsesión enfermiza puede hacer sacar de quicio lo más anecdótico y cotidiano.

      1. Otro Jorge

        Jorge:

        Que un tío borracho te tire una cerveza encima y después te pida disculpas es un accidente.

        Que un tío borracho te tire una cerveza encima y encima vaya de prepotente no es una ida de olla, es que el tío es gilipollas.

        Ponte en el lugar de ella: que harías si un tío borracho te ducha con birra y en vez de pedirte disculpas te dice que no seas borde, que no es para tanto? Tu crees que simplemente te volverías y le ignorarías, o le dirías cuatro palabras (como han hecho ellas)? O a lo peor algo más?

        Es increible como la obsesion por justificar lo injustificable puede retorcer la forma de ver cosas que son obvias.

        1. Jorge

          Yo no justifico nada. Simplemente explico. Machista habría sido que un tío, ante tu negativa a bailar con él, te tire una cerveza encima, te insulte o te dé una bofetada. Que se le caiga una cerveza porque va bebido y luego se haga el gracioso para intentar quitarle hierro al asunto no tiene nada de machista.

          ¿Es molesto? Evidentemente, a nadie le gusta que le duchen con una cerveza, pero de ahí a convertir a ese pobre infeliz en el enemigo número uno de la igualdad de sexos hay un trecho. Al final, veis machismo en cualquier actitud masculina, con lo que lo único que conseguís es frivolizar una lacra que va mucho más allá del típico incidente en un pub nocturno.

          1. Otro Jorge

            Ese es el problema: que piensas que el machismo es mucho mas que tirar una birra encima.

            Ponte ahora en el lugar del tio borracho que ducha a otra persona: supongamos que el duchado es un tío; despues de ducharle, le dirías que no es para tanto o le pedirías perdon? Seguramente le pedirías perdón y rezarías para que no te metiese una hostia.

            Y ahora supongamos que el duchado es una tía: tu comportamiento sería el mismo?

            Si tu respuesta es sí, entonces no hay machismo. Si la respuesta es no (que en mi opinion sería la que contestaría la inmensa mayoría de tíos), ahi tienes la pura definiciń de machismo: la misma situación, distinta reacción en funcion de si el afectado es tío o tía.

            Puedes verlo o no, pero se llama machismo.

            Es como aquellos que dicen: “yo no soy racista, pero no quiero que vivan gitanos en mi portal”. Pues lo siento, pero eres racista, chaval, aunque digas que no.

            Pues aquí lo mismo.

            1. David

              Yo en cualquier caso me disculparia y no tiene nada que ver con ser machista o no, es por pura lógica; yo ducho accidentalmente a alguien sin importar si es hombre, mujer, anciano, niño, o hasta el perro me disculpo en automático.

              En cuanto a lo demás, bienvenidas a las riñas de bar y a los borrachos mala copa; a menudo terminan a golpes, aunque rara vez hay muertos; simplemente sucede, pero no es cierto que sólo por ser mujeres tengan esos problemas, puede pasar con cualquiera. Pero si ademas van con su bandera de soy feminista y ellos les disgusta, estan atrayendo los problemas.

              Hay ciertos lugares donde es ya sabido que la gente es especialmente violenta o conflictiva, sería estupido que yo fuera especialmente a esos lugares, mejor los evito.

        2. Mori

          Pero es que no sabemos si este “señor” haría lo mismo si fuesen un grupo de chicos, estás dando por supuesto que no lo haría por que de por si es sexista y eso es algo muy peligroso: en eso mismo se basa parte del machismo, en que todas somos como se supone que deberiamos de ser (pon educadas, dulces como viboras, interesadas..etc,etc), y lo estás llevando a “todos -menos los que conocemos- son como suponemos que deben de ser, machistas” y asi es como se fundamenta cualquier fanatismo de odio.

          De todas maneras, yo lo que veo aqui es una pelea con el borracho de turno y eso nos ha pasado tanto a mi como a amigos mios (si,amigos, de genero masculino). No una agresion sexista como algo que les haya pasado a estas chicas por el hecho de ser mujeres.

          Si a mi un gilipollas me viene asi, le mento a su madre, directamente… pero por gilipollas, no por que sea una agresión sexista contra mi condición de mujer (que no lo es) por que es que mis amigos (hombres) le partirian la cara directamente o.O

          Sinceramente, yo me considero muy feminista, pero leyendoos a algun@s estoy empezando a pensar que soy una machista y yo sin enterarme…y no lo digo sarcásticamente ni nada.

    7. porque le llaman feminismo cuando es hembrismo

      las feminazis están de amarrar, psicopatía de género, ven machismo por todos lados y a todas horas.. si te arrascas los cojones es machismo, si le dices un piropo a una chica es machismo, si te tiras un pedo es machismo… yo a esto lo llamo violencia hembrista o feminazi

    8. Itziar Abad

      Eh! Gracias por vuestros ánimos y por vuestras aportaciones!

      Al hilo del pequeño debate entre Jorge y Otro Jorge, me gustaría añadir que es decisivo distinguir las conductas y agresiones machistas de baja intensidad, para poder actuar sobre ellas y prevenir las que son más evidentes y dañinas.

      E iré más allá; la violencia contra las mujeres es una consecuencia más de la discriminación hacia ellas. Que nos falten escandalosamente al respeto y a la autoridad por el hecho de ser tías (que es lo que sucedió aquel día en aquel bar) es una forma de discriminación.

      Por otro lado, el hecho de que un tío te dé una hostia porque no quieres bailar con él -como dice Jorge- es una agresión machista. Que te insulte porque quieras zanjar una conversación -tras darle, encima, las explicaciones oportunas- es tres cuartos de lo mismo. Lo que pasa es que en el primer caso estamos hablando de violencia física y nos asusta más…

      Mori; tú dices: “Pero es que no sabemos si este “señor” haría lo mismo si fuesen un grupo de chicos”. ¡Está CLARO que NO haría lo mismo! ¿A un tío les pediría dos besos para subsanar el “error”? ¿A un grupo de chicos les insultaría llamándoles “malos”, “feos” y “putos”? ¿A un grupo de chicos les diría que ahora con la igualdad no pasan ni una? Mmm…

      1. David

        A lo que se refiere el comentario de Mori es obviamente a que con un tio pudo haber reaccionado altaneramente, ofensivamente, burlonamente o agresivamente. Pero es obvio que no en las mismas palabras y en los mismos terminos, porque no es lo mismo un tio que una tia.

        En un caso mas fuerte, a una podria sacarle un beso obligado y manosearla como alternativa a reventarle la nariz (que es lo que haría si fuera un tio).

      2. Carlos

        Las mujeres feministas o no feministas, también tratan de manera diferente a los tíos que a las tías.

        Hubieran reaccionado igual ellas ante una tía borracha que las hubiera tirado la copa sin querer?? no lo creo la verdad.

        Entonces yo podría decir que ese pobre hombre en estado de embriaguez sufrió una agresión feminista de baja intensidad y sólo por el hecho de ser hombre fue tratado diferente.

        Es muy fácil transformar la realidad y adaptarla a como queremos que sea, dejad de manipular tanto, por favor! a veces haceis verdaderos insultos a la inteligencia.

    9. Agirtze

      ¡Cuántas barbaridades en tan pocos comentarios!

      Me río de los que dicen “mis amigos se hubiesen encargado de él”, de los que dicen “me cagaría en su puta madre”. De los que nos llaman “feminazis” y de los que dicen que esto no es sexismo no me río. No me río porque sois vosotros, y sólo vosotros, los culpables de que seamos asesinadas. Con vuestro silencio y con vuestra complicidad nos matan.

      No, no soy hembrista, ni feminazi y motivos, precisamente, no me faltarían para serlo.

      1. pasaba por aqui

        Al generalizar has criminalizado a todos los comentaristas varones: ergo eres una feminazi.

        Ni con mi silencio ni con mi complicidad pienso dejar que me hagas responsable de las acciones de los demás y menos de las muertes de sus parejas sentimentales.

        VOSOTRAS, SOIS VOSOTRAS, las que os comportais lo mismo que aquellas personas que criticais. Eso es pensamiento unilateralista y doctrinario propio de fascismos.

        UNA VERGÜENZA ABSOLUTA, UNA VERDADERA VERGÜENZA leerte. Has conseguido que si una mujer es maltrada, por llamarme ASESINO, no haga nada, absolutamente nada.

        ASCO, me has dado mucho asco…

    10. Bilbaína Preocupada

      Visto lo visto y leido lo leido dejo mi opinión.

      El tipo en cuestión: gilipollas sin duda.

      Su actitud: la de un gilipollas borracho y, por lo que leo, machista.

      Dicho esto, calificar lo ocurrido como “agresión machista” me parece por lo menos exagerado ya que no veo agresión alguna aunque si una postura machista requiminable.

      Llamemos las cosas por su nombre ya que usar el termino “agresión” devalua este termino cuando no son pocas las verdaderas agresiones machistas que se producen a diairo en este mundo y aquí veo actitudes pero no agreisón alguna.

      Un saludo.

    11. Marta

      Como ya han comentado, calificar el comportamiento de ese chico como agresión es exagerado. Su comportamiento resultó molesto, se le respondió del modo correspondiente y, como el pensaria estar siendo graciosete y simpatico, le sentó mal. Suele ser. De todos modos, siguió intentando ganarse a la audiencia con cuatro monerías y como no lo consiguió se sintió frustrado y concluyó que el problema era la malaleche de esas chicas. Pues vale.

      Pero se le puede ver como un prepotente que las agrede o como un pobre diablo que se dedica a intentar resultarles simpático con empeño desesperado. Diría que se ajusta mas a la segunda descripción. Dejemos de creer que cualquier tipo que nos resulta molesto o desagradable es fuerte, poderoso, con capacidad e intención de lastimar y que por tanto nos exige una defensa tremenda para evitar que nos lastime. Muchas veces solo es un pobre diablo que nos resulta molesto. Muchas veces es una quien tiene mas capacidad de lastimarle. De hecho, poner limites a untipo que pretendía y creía ser gracioso es ya un golpecito a su orgullo. Es el quien se va tocado. Por eso farfulla.

      Un claro ejemplo es el personaje que anda comentando por aquí. Alguien puede tomarselo en serio o ver en el un tremendo enemigo?? Guardemos la artillería pesada para cuando sea necesaria.

    12. Cliente X

      Me gustaría conocer la versión de los hechos del “machista” y los otros tres aliados en su dominación masculina. Probablemente no compartan tu visión de lo sucedido.

      1. pasaba por aqui

        ¿estás loco? ¿pides que el hombre tenga voz? Madre del amor hermoso…

        te van a correr a gorrazos por aquí… recuerda que a día de hoy el sesgo de género considera la palabra de una mujer como síntoma taxativo e inequívoco de verdad universal y absoluta…

        que ocurrencia, pedirles que den la versión de un hombre

    Los comentarios están cerrados

    Uso de cookies

    Nosotras también hemos sucumbido a las cookies y eso que no son de chocolate. Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies