fbpx

Elogio de la regla Cuerpos

La regla es eso de lo que no se habla. Pero M en Conflicto rescata las cosas buenas de su menstruación.

Blood Moon

Blood Moon. Arte menstrual, por +Mara

http://www.flickr.com/photos/stickypearls/

M en Conflicto

La regla es eso de lo que no se habla. Ese tampón que nos venden en funda de chocolatina, la compresa ultraplana que nadie notará que llevas, el ibuprofeno, el paracetamol, la píldora o los antidepresivos que tendrás que tomar a escondidas para contener lo mejor posible tu desestabilizador síndrome premenstrual.

Si ellos se cabrean es por razones, y si lo hacemos nosotras es por hormonas. Pero ahora han descubierto que los picos de testosterona también afectan a su humor; probablemente empiecen a venderles hormonas para estabilizarlos

La regla es aquello que dicen que nos hace mujeres (y yo me pregunto qué serán las pre y postmenopáusicas entonces) y que, según algunos, nos convierte en inestables emocionalmente, irritables, e incluso violentas, y a lo largo de la historia ha servido de excusa para defender que somos incapaces de hacer casi cualquier cosa, desde batir mayonesa a estudiar en la universidad.

Se supone que el modelo de estabilidad emocional es el masculino, porque si ellos se cabrean es por razones, y si lo hacemos nosotras es por hormonas, pero ahora resulta que han descubierto que los 6 o 7 picos de testosterona que suelen tener al día afectan a su humor, lo que probablemente hará que también empiecen a venderles hormonas para estabilizarlos.

Además a la regla hay que mencionarla en voz baja, con una sucesión interminable de eufemismos, porque estamos “malas”, “indispuestas”, “con el mes” o “manchando”, y en lugar de roja como la mía, deben hacer los anuncios de tampones con sangre de princesa, porque siempre es azul.

Reconozco que quizá puedo permitirme escribir esto porque ni me duele ni me dura demasiado (y menos desde que uso la Mooncup), pero creo que merece un descargo de tantas cosas horribles que se le acusa. Así que me voy a permitir aquí la licencia de hablar de las cosas buenas que tiene mi menstruación.

A veces cuando tengo la regla estoy más sensible, lo que quiere decir que si algo me está molestando no me voy a callar, y que si me siento triste, puede ser que llore. Teniendo en cuenta que me paso gran parte del día trabajando con personas que tienen dificultades para reconocer sus emociones y expresarlas, no me parece especialmente malo poder hacerlo con más facilidad de vez en cuando, en lugar de andar todo el tiempo contenida en aras de la racionalidad y la estabilidad.

También es cierto que puedo tener insomnio una o dos noches antes. Pero suelen ser insomnios productivos, sobre todo para escribir o para trabajar, y si los dedico a leer, o a ver una película, como estoy “más sensible”, es probable que le saque más jugo. Además estar sensible también significa que se me agudizan el olfato, el gusto, y el tacto, y si tenemos en cuenta que en esos días también me sube bastante la libido, hacen una conjunción interesante. Y de paso disfruto más de la comida.

No negaré tampoco que a veces me duele, y que me puedo sentir más hinchada, pero si en un juego de palabras cambiamos hinchada por turgente, hay que reconocer que la regla mejora el aspecto de mi escote.

Y cuando pienso estas cosas, me pregunto: ¿Sólo yo le veo cosas positivas? ¿Qué me decís vosotrxs de vuestra regla?

Os recomendamos también Tengo la regla, un inspirador post de May Serrano

Elogio de la regla
0 votes, 0.00 avg. rating (0% score)

M en conflicto

Médico, psiquiatra, feminista y drag king. En proceso de conciliar lo irreconciliable. Blog: http://menconflicto.blogspot.com

    Comentarios recientes

    1. Enheduanna

      Mi regla tiene meses en los que la adoro y otros en los que la maldigo.
      En ocasiones ocurre, sin más, y fluye con mi vida, pero son las menos.

      Lo normal es que me duela lo suficiente como para no poder mantenerme de pie sin tomar pastillas, que eso afecte en mi humor y que esté más sensible.

      De todas formas, desde que uso la mooncup es mucho más llevadera, sobre todo en verano.

      ¿Algo positivo? Me recuerda lo maravilloso de la naturaleza y que nuestro cuerpo se «regenera», me hincho un poco pero como soy delgada, me queda bastante bien. Estoy más mimosa y al ser mi naturaleza más racional, a mi entorno le gusta que de repente me de por pedir abrazos y darlos.

    2. gloria

      yo tengo que callar cuando alguien habla del efecto de la regla…en mi caso me ha condicionado la vida en todos los sentidos, 10 dias antes tengo spm, una especie de depresion que me dura 2 dias donde lloro por nada, estallo por nada, y tersgiverso la realidad. y durante la regla no puedo trabajar el primer dia (siempre rezo para que me baje el fin de semana) y el resto de los dias ando de ibuprofeno en ibuprofeno…y tambien estoy mas sensible e irascible. la gente que me rodea no tiene por que entenderlo, pasa todos los meses!!!

      1. Su

        Me recuerdas a mi misma hace unos años. Hasta qué dije se acabó. Empece a leer libros (como luna roja) ver documentales y llevar un control de lo que me ocurría. Ahora no sufro la regla si no que me aprovecho de esos cambios, los utilizo en mi favor. Mi regla me estaba indicando que había cosas que cambiar en mi vida y poco a poco soy mucho más feliz. Investigate, qué te esta «gritando» tu regla. Te mando mucha energía y un abrazo.

    3. Slexbp

      Mi menstruación comenzó generando incomodidad: me dolían los pechos, me sentía más torpe, con menos reflejos. Con el tiempo se convirtió en algo que pasaba inexorablemente cada mes, un auténtico coñazo en verano y algo más soportable en invierno. Ahora, la aprovecho, la bendigo y la uso: antes de que me baje y durante los días que estoy sangrando, procuro no hacer nada que suponga un ejercicio extra, me tomo tiempo para mí y las cosas tranquilas que, a veces, me gusta hacer conmigo y con lxs demás. Los ultimos días de sangrado comienza la actividad: planifico, creo, salgo, hablo y quedo con la gente…Simplemente le doy a mi cuerpo lo que me pide, descanso, reflexión, paz y tranquilidad o frenesí, actividad, creatividad.
      Es más fácil decirlo que hacerlo, porque tenemos trabajos que nos hacen escuchar al despertador en vez de a nuestro cuerpo, porque tenemos hijxs, compromisos, responsabilidades…pero también os digo que, cuando comienzas a hacerte caso, la presión que nos ponen y nos ponemos encima disminuye y es posible compatibilizar la vida de trabajadora/madre/pareja/loquesea con la de Mujer Consciente. Si además, comienzas a prestar atención a cómo te afecta la Luna y cómo puedes utilizar su influencia en tu beneficio, ya flipas!!!!
      Así que, chicas, a hacerse conscientes de la menstruación!!!!

    4. Blai Bloem

      La primera vez que tuve la regla, está marcado por la cuándo y el qué estaba haciendo en ese momento. Y es que, al tabú que ya supone todo lo que gira en torno a la menstruación tuve que añadirle el de la masturbación. Si, me vino mientras me estaba haciendo un paja. Mi primera reacción fue pensar que era culpa de la paja. Y digo culpa, porque yo no quería tener la regla, yo no estaba feliz por «hacerme mujer» (como si lo estaban algunas amigas, que me habían contado emocionadas y contentas que ya les «había venido»); yo estaba feliz de tener 15 años y que todavía no hubiese menstruado.
      El resultado fue que decidí no hacerme más pajas, porque a lo mejor afectaban de alguna forma no beneficiosa a mi cuerpo (ahora me parece una absoluta estupidez, pero el tabú entorno a la masturbación es enorme, horrible y perjudicial). Por supuesto, aquello no llegó a durar ni dos meses, es demasiado placentero y divertido hacerse pajas.

      A pesar de esto, siempre llevé el tener la regla como algo natural, que no interviene en mi vida diaria. Durante la regla me activo, tengo más energía, necesito moverme, hacer deporte…hasta que llega el 4º día, en el que me da el bajón de energía, tengo dolores durante una media hora por la mañana, y estoy más sensible y con más apetito.

      Los 28 días conmigo no van, mi regla tiene una irregularidad innata, que hace que me alegre cuando tarda más (es una de las ventajas de follar con tías, que no me tengo que preocupar de por qué me tardará más en bajar la regla) o joderme (si, a pesar de lo poco que me afecta no es que me alegre el día) cuando me baja antes de tiempo.

      Y desde que descubrí la Mooncup, casi que me olvido de que tengo la regla.

    5. Clara

      Cuando era más chica, me ponía de buen humor los días que me venía.
      Ahora hace un tiempo me empezó a doler, cosa que antes no me pasaba. Pero también tiene como positivo que me sube la libido!

    6. itziar a ratos

      Kerida, qué bien escribes hijaputa (en positivo, of course). Y tienes más razón que una puta.
      Os voy a contar una historia. Una amiga mía estaba pasando por un proceso médico digno de kafka cuando la conocí. Tardaron años en diagnosticarle el krhon, como suele pasar con las enfermedades feminizadas. La primera vez que me senté en el sofá de Olga, lo dejé marcadito con una círculo rojo que nunca se fue. Han pasado muchos años, sigue teniendo el mismo magnífico sofá con esa manchita casi imperceptible pero que las dos reconocemos y asociamos a nuestra amistad. Olga pasó por un calvario de siquiatralización que la llevó a deprimirse y por una anemia asociada a su misteriosa enfermedad. Perdió la regla. Yo sin embargo, cada vez que la veía, me ponía a menstruar. Siempre le dije que me daba buen rollo, que me hacía sentir que mi cuerpo funcionaba. La operaron, descubrieron «al fin» lo que le pasaba, empezó a mejorar. Y un buen día le volvió la regla y lloró de emoción y se acordó de mí. Y yo lloro de emoción cada vez que me acuerdo de esta historia.
      Otra cosa. Qué mágica debe ser que nos ponemos todo el rato de acuerdo para menstruar juntas.
      Ya ha sacado a pasear mi transfeminista de la diferencia.
      Bessssssssos rojo sangre para todas desde Quito….

      Y abrazos de boa para M y B!!!!

    7. Angela

      hola!

      A mi cada vez me gustan más los nombres que reflejan nuestra naturaleza cíclica, como ciclo menstrual o periodo. Estoy convencida de que quien sea capaz de obersarvarse mes a mes y explorar los momentos de cada fase del ciclo …descubrirá una nueva forma de vivir y además sacandole muchísimo partido! Os dejo este libro por si os interesa, no tiene desperdicio…http://www.alfaomega.es/index.php?mdl=item&id=9788484453567 Se llama «Momentos Optimos de la mujer» y es la continucación de forma mas practica del famoso libro «Luna roja» los dos de Miranda Gray.

      Que pena que muchas mujeres sigan pensando que lo correcto es vivir siempre igual…y controlando lo que sienten e intentando que sus energías estén siempre en el mismo punto, cuando en realidad lo natural es que unas veces estén muy por encima y otras muy por debajo sin que eso signifique que no podemos hacer nada…

      Saludos y gracias por compartir estas cosas!!! Me encantó!

    8. amp

      A mí lo que más me gusta es que el día justo antes de que me baje y el día después, tengo las dos mejores pajas -con diferencia!!!! es místico!- de todo el mes. También es verdad que con la mooncup duele y dura mucho menos; estoy tratando de difundir su uso entre mis amigas tanto como puedo.
      Por otro lado, también es verdad que me duele y que tengo unos cólicos que a momentos no puedo ni caminar, pero no me importa, si tengo que descansar, descanso (que tampoco pasa nada, coño, no soy una máquina), y si necesito estar activa, tomo algo, natural o fármaco, para paliar el dolor. Punto.
      Y también es cierto que con el chute hormonal cambia mi percepción y realmente hago y digo cosas que no haría con mis hormonas en niveles «estándar» (vaya chorrada, si las hormonas siempre están subiendo y bajando, pero bueno), y es por eso que:
      a) como me conozco, preveo que voy a ver las cosas de otra manera, mucho más tergiversada, por lo tanto trato de dejar las conclusiones para otro día; eso sí, en mmis reacciones, ni me fuerzo ni me contengo. Soy una acérrima defensora del derecho a la mala gaita, así que, lo siento, pero si estoy de mala gaita, no me voy a comer yo sola ese marrón, me expreso y así siempre recibo soporte (jeje). Igual que si estoy ultrablanda, no voy a dejar de dar y pedir besos y abrazos a quien sea menester. Lxs amigxs seguirán siendo amigxs, estén las hormonas y el carácter arriba o abajo.
      b) mis amigxs y parejas me conocen, con regla y sin ella, y nadie se va a espantar por un desplante o una meada fuera de tiesto. De hecho, los hago con regla o sin ella, sólo que con la regla tengo una excusa. No soy una súper-mujer ni una santa, y tampoco me interesa demasiado la compostura, y mucho menos con mi gente.

      CONCLUSIÓN: con la regla o sin ella, si no te sabes aceptar, tu problema no son las hormonas, es tu cabeza. Que lxs demás sepan cómo te sienta la regla es cosa de comunicación, vamos, lo mismo que el resto de días del mes. Estuve hasta las tetas de excusarme: «Uy, se me ha ido la olla, son las hormonas». Mis hormonas también soy yo, y yo no soy una súper-nada, soy persona, tengo mis miserias, por surte, como todo el mundo, y no tengo nada que esconder, faltaría más.

    9. ST2

      KX!!

      Pos yo decir la verdad normalmente no me entero de cuando estoy con la regla, no me duele para nada. Pero es verdad que o me siento mas cansada o mas activa, tengo mas hambre y generalmente estoy mas sensible pero que pasa con eso? acaso es un problema?
      La regla es parte de nuestra vida como mujeres y punto las hormona al igual k las testosterona en los hombre provocan cambios en nuestro comportamiento pero k pasa con eso?
      Ellos suelen estar a a lo k estan y punto guiados por la tosterona y el orgullo, pues nosotras sensibles y necesitadas de cariño y k mas da? todos necesitamos cariño en esta vida si hay algo k nos hace darnos cuenta de ello mejor al final si nos conocen y valoran les va a dar iual k tengamos dias tontos por la regla o sin.

    10. Yo-yo

      Me gusta muuucho hablar de la regla. y me gusta leer cosas sobre la regla y leeros a vosotras hablando de esto.

      En el trabajo, cuando me viene la regla, como estoy rodeada de chicos, a veces me da palo decirles que me duele, decirles «mira, me voy a mi casa que el dolor me va a matar». Y sé que con lo empoderada que me siento en muchísimas facetas de mi vida, en ésta aún me queda un largo camino.

      En mi círculo de intimidad es diferente. Por ejemplo, a mi novio le hago dibujos de cómo se desprende el endometrio y toda la movida de la regla para que le quede clarito clarito por qué me duele ahí, qué le está pasando a mi cuerpo, etc. Y me flipa pensar que nunca nadie se lo había explicado con más de treinta años que tiene!

      Y por último, aunque me encantaría hablar largo y tendido de esto, quería destacar algo del artículo cuando dice que cuando está con la regla «si algo me está molestando no me voy a callar», ¡ a mí me pasa lo mismo! en ese sentido me mola mogollón el carácter que se me pone, es como si fuera una leona defendiendo su territorio!

    11. Klo

      Sé que no es lo habitual, pero yo me siento bien cuando tengo la regla. Estoy más despierta, me siento más creativa y más sexual. Tengo la suerte de que nunca me ha dolido y no noto cuando me va a bajar. Lo único que me molesta es estar pendiente de no manchar, puesto que tengo una regla abundante. Suelo decir que me coloca en un estado mental «superior», porque estoy más perceptiva, incluso de mejor humor.

    12. Fanfan

      A mí a veces me duele, pero me alegra saber que cada mes, mi cuerpo sigue con regularidad su proceso natural.

      ¡Celebro tener la regla!

    13. Gabriela Jiménez

      Me encantó este artículo 🙂

      Yo sufro de dismenorrea (cólicos muy fuertes).
      En los últimos años he cobrado conciencia de cuánto me cambia la percepción de las cosas cuando tengo la regla. No es sólamente el tener que vivir con un dolor que la mitad de la gente no entiende, es que mi piel percibe distinto, huelo distinto.

      Veo el mundo completamente diferente durante unos días, me relaciono de otra forma con los demás y conmigo misma. Tengo la oportunidad de ver y sentir en otro esquema y la idea me fascina.
      He llegado a la conclusión de que la regla es como las drogas. Son sustancias que interactúan con nosotras y nos hacen funcionar de una u otra manera.
      Hay meses buenos y malos. La posibilidad de tener una visión más amplia de la realidad de manera periódica a mí me suena genial. Comienzo cada nuevo ciclo como nueva.

      Muchas gracias por poner el tema sobre la mesa.

    14. Dani

      Buenos días. Igual ya lo conocéis, pero por si acaso os recomiendo un largometraje-documental de Diana Fabianova titulado «La luna en tí». Es del año 2010, y aborda maravillosamente bien el tema de la menstruación. Todo el mundo debería verla.
      Un saludo.

    15. Sara

      Me encantan vuestras reflexiones. Antes la regla me fastidiaba un poco, sobre todo por cuestiones prácticas (soy bastante despistada, y cuando no se me olvidaba el tampón en casa, se me olvidaba cambiarme, directamente), pero desde que descubrí la copa de luna estoy deseando que me venga (y no es coña). Me encanta comer, y los días antes como todo lo que me apetece porque tengo más apetito. Con la copa de luna no me duele nada, pero si me duele me tomo algo. Si tengo diarrea, me quedo en casa y punto (y en el trabajo me las apaño como puedo). Antes de que me venga estoy muy excitada, y eso me hace sentir bien, con muchas ganas. Hago deporte, si puedo, y si me duele pues no me fuerzo. En fin, que me encantan estos comentarios sobre un tema tan tabuizado por la sociedad.

    16. helena

      me siento un bicho raro porque… me gusta tener la regla!. Se que no es muy normail, ¡ pero me gusta!. Si, ya se que se siente dolorcillo… pero es un dolor «especial», no sabria como explicarlo…. es «un adentro de mi», algo entre yo y mi cuerpo, una conexion especial. Tengo sueños intensos y, diferentes a otros dias del ciclo, sueños profundos y placenteros, un estado de somnoliencia (sobre todo los primeros dias) como narcotico, y se que es mi cuerpo el que lo produce , seguro por alguna razon biologica. Antes de sangrar lo se, lo reconozco, y, entre momentos de intensidad desconcertantemente negativos, hay otros, los mas, me una vitalidad inusual, de una energia increible, de una lucidez que solo tiene lugar en esos dias «de antes2. Como si estuviera muy contenta. Me gusta tener la regla. Para mi nunca ha sido algo que esconder. es mi cuerpo, y yo, unidos. es mi cuerpo, que me dice cosas hermosas, que me dicta «todo va bien». Es vida. Y, se siente todo mucho mas…. es una bendicion tener la regla para mi, me gusta ser mujer y ser espectadora de mi naturaleza creativa. Soy rara , ya lo se, pero soy asi y deseaba decirlo, Mi yo, mis rarezas.

    17. Pingback: Tiempo para menstruar | Boreal

    18. elena lopez

      pienso que habrá que empezar a verlo como tu lo ves. y así lo llevaremos mejor.
      por que yo reconozco que me pongo triste, lloro y todo lo que me dicen me va mal.
      por eso me cabreo conmigo misma. no me gusta eso
      pero a partir de ahora me va a encantar

      gracias

    Los comentarios están cerrados

    Uso de cookies

    Nosotras también hemos sucumbido a las cookies y eso que no son de chocolate. Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies