fbpx

¡Corre, corre, que te pillo! Voces

Las formas invisibles de la violencia machista

25-n

Cartel de la manifestación en Bilbao

Especial 25-N contra la violencia machista


María Viadero, integrante de Mugarik Gabe

Hace unos días, después de un interesante debate sobre las distintas formas de violencia machista, las palabras que usamos para hablar de este tema y los límites entre las desigualdades de género y la violencia contra las mujeres, la realidad me respondió de frente. Serían las 12 de la noche, iba hacia mi casa y no había gente por la calle, hasta que me crucé con un grupo de unos cuatro hombres de ventipocos años, que al darse cuenta del ritmo rápido que yo llevaba se dedicaron a gritarme: “¡corre, corre que te pillo!”.

Y es que la mayoría de las mujeres seguimos sintiendo la necesidad de protegernos, de tener cuidado, más aún en ciertos espacios de mayor vulnerabilidad (noche, caminando sola…) y en esta situación en concreto los hombres no se convirtieron en un apoyo (pudiéramos pensarlo teniendo en cuenta lo jóvenes que eran) sino que aprovecharon la situación para la burla y para generar miedo e inseguridad. Esto también es violencia contra las mujeres.

Hoy en día seguimos viendo en los medios y en nuestra vida cotidiana demasiados casos de violencia machista: asesinatos de mujeres (este año se ha superado la cifra de 2009), agresiones psicológicas (desprecio, minusvaloración continua, control…), trata, violación de mujeres como arma de guerra en los conflictos…

Pero hay otras muchas formas de violencia que refuerzan esta estrategia de control de las mujeres y en definitiva que mantienen las desigualdades de poder entre mujeres y hombres: el sexismo en la publicidad, la inexistencia de una representación política paritaria, la imposición de un modelo de belleza con consecuencias en la salud de las mujeres (cirugías, anorexia, baja autoestima…), el machismo de la clase política (claro ejemplo de ello fueron las inaceptables declaraciones del alcalde de Valladolid sobre la ministra Leire Pajín), la falta de coeducación en las escuelas, el lenguaje e imágenes sexistas en los medios… Todo ello nos invisibiliza, nos minusvalora, niega que estamos y tenemos derechos. ¿Esto no es violencia contra las mujeres?

El movimiento feminista ha definido y aplicado -y continua haciéndolo- estrategias para trabajar contra la violencia machista (movilización social, autodefensa, propuestas legislativas…) que debemos apoyar. Y al mismo tiempo ha denunciado las responsabilidades de otros actores, por supuesto de las instituciones públicas, pero también de la clase política, los medios de comunicación, el sector privado y los movimientos sociales.

Los conceptos son estratégicos porque nos ayudan a crear nuestra visión del mundo, pero en este debate no se nos puede olvidar la importancia de combinarlo con la acción, la presencia social y la capacidad de propuesta, para que no “pasemos de largo” ante cualquier tipo de violencia machista y en definitiva ante aquellas acciones o actitudes que refuerzan el sexismo en la sociedad. Empecemos participando en las manifestaciones que este 25 de noviembre, día para la eliminación de la Violencia contra las Mujeres, volverán a tener lugar en todos los pueblos y ciudades.

¡Corre, corre, que te pillo!
0 votes, 0.00 avg. rating (0% score)

Revista que ofrece periodismo y opinión con un enfoque crítico, feminista, transgresor y disfrutón.

Comentarios recientes

  1. boleny

    La violación de mujeres no se da únicamente como arma de guerra en los conflictos bélicos. Es cierto que la cifra de mujeres muertas como consecuencia de la violencia “intrafamiliar” es escalofriante, pero no lo son menos las mujeres violadas por desconocidos en la calle, no nos olvidemos de estas violaciones que sufren de invisibilización constante. La violencia sexista en toda su extensión, no exclusivamente aquella que ahora se nos vende desde las insituciones como de género -un término bastante mal planteado, por otro lado-.

    Y los conceptos no son exclusivamente estrategicos. Los conceptos crean conductas. Estas coductas-conceptos-estrategia tienen que ser resignificadas desde una ideologia feminista sino no hay nada que hacer. Las acciones feministas no tienen porque ser meramente institucionales o dirijidas a que la institucion nos haga caso, podemos hacer muchas muchas cosas más sin su permiso y de hecho, se hacen.

    Eskerrik asko por tu articulo.

    Un abrazo.

  2. Pingback: Tweets that mention pikara magazine » “¡Corre, corre, que te pillo!” Las formas invisibles de la violencia machista -- Topsy.com

  3. Oscar

    Es importante desterrar el concepto de “Día Internacional de…” porque me da la sensación de que limita las espectativas y produce el efecto placebo perverso de ‘hoy me movilizo y ya he hecho bastante’. Esta lucha es larga, no tiene ritmo determinado y debe ser constante. Desde lo más profundo del corazón deben salir esos mensajes que tienen en la igualdad real y efectiva su seña de identidad. Eutsi gogor.

  4. boleny

    No estoy deacuerdo con tu argumento Oskar, ha costado muccho al movimiento feminista conseguir que el 25N sea reconocido. El dia internacional, representa a nivel colectivo un reconocimiento de la existencia de la violencia sobre las mujeres. Se trata de visibilizar y no de invisibilizar. Y si, estoy contigo en que hay que trabajarselo dia a dia, y sobre todo, gran trabajo que teneís que hacer los tios con este tema, pero no creo que poner el acento en desterrar el concepto internacional, una lucha que ha tenido el movimiento feminista durante decadas sea un buen comienzo.

    un saludo.

Los comentarios están cerrados

Uso de cookies

Nosotras también hemos sucumbido a las cookies y eso que no son de chocolate. Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies