Archivo del autor: María Unanue

María Unanue

Adoro aprender por ciencia infusa, las flores y las patatas en todas sus formas.

    Nola heldu naiz ni honaino Ficciones, Para más señas

    Kattalin Miner idazle trebeak broma serioen artean aktualitatearen erretratuaren deskribapen zehatz bat egin du. Oso dibertigarria egin zait ibuprofenoak egunero gozokiak balira bezala jan, erre, kafea edan, bere kotxea gidatu, tabernaz taberna joan eta ‘best sellerrak’ irakurtzen dituen bere protagonista ezagutzea. Lagun berri bat egin duzula sentituko duzu.

    ‘Frikismos’ adultos Opinión, Voces

    Viñeta de Fatty (Stop Gordofobia)

    ‘Busco una actriz adolescente de 12 -16 años que sea gordita o tenga alguna característica especial, algún frikismo por el que le puedan hacer bulling. También busco otra actriz adolescente 12-16 años que sea guapa. Por favor, interesados enviad foto, cv y videobook. Es para un proyecto televisivo que empieza en Mayo. Muchas gracias’. María Unanue analiza las implicaciones de esta oferta de trabajo difundida por la productora Globomedia.

    París era mujer Ficciones, Para más señas

    Este es el libro que necesito que conozcáis, quiero dejar muy claro que no lo he escrito yo, sino Andrea Weiss. Cuenta en sus 270 páginas la historia de un grupo de mujeres y bolleras hoy en día prácticamente desconocidas e invisibilizadas.

    La cerda punk Ficciones, Salida de socorro

    Portada del libro 'La Cerda Punk'

    “Este libro es un brillo insumiso que irradia la grasa de una proletaria de la belleza y la salud para reventar los moldes del pensamiento normativo”. Así empieza este libro que debemos comernos a cucharadas para desayunar. Y, mientras leía ciertas líneas sobre “la excesividad” entre las gordas ‘femme’, me sentí afortunada de formar parte de un nuevo grupo: las que no sabemos pasar desapercibidas.

    Locofobia Salida de socorro, Voces

    Meme sobre psicofobia

    No suelo leer los comentarios. Siempre me da miedo descubrir alguna verdad que digan sobre mí que me deje tocada. Pero esta vez me alegro. Me han afeado por banalizar sobre los diagnósticos psiquiátricos. Así que escribo este artículo a modo de recordatorio para no volver a hacerlo.

    Patetismo hardcore o bienvenida a la vida real Salida de socorro, Voces

    Ilustración: Núria Frago

    Este artículo no pretende ser esperanzador, ni alegre, ni fresco, ni veraniego. Mis fobias sociales crecen por momentos. No tengo un duro. Me siento socialmente muy presionada para hacer algo útil con mi vida y cumplo 31 años. ¡¡Socorro!! Nunca he sido yo de las que se asustan con las crisis impuestas desde fuera, pero este golpe bajo de los 30 a los 31 es tan mierdamente cliché que no me lo esperaba por nada del mundo.

    Cosas gratis, ¡¿dónde?! Salida de socorro, Voces

    Nanas (1974), escultura de Niki de Saint Phalle en Hanóver.

    Me gustaría que este artículo, en contraste con los que he escrito hasta ahora, sirviera para algo pedestre y terrenal. Me he enterado, de puro churro, ¡que la gente desempleada entra gratis al Museo Guggenheim de Bilbao! Aprovecha este descubrimiento para ver la exposición de la gran Niki de Saint Phalle.

    (Me) corro (la voz) Salida de socorro, Voces

    Ilustración: Núria Frago

    Hasta los 19 años, sólo tenía orgasmos cuando comía patatas fritas con kétchup. Le reproché a mi madre no haberme hablado del clítoris y haberme ahorrado así el sufrimiento de los orgasmos fingidos. Ahora también sé que las personas con vagina tenemos próstata y eyaculamos. Como dice Diana Pornoterrorista, hay dos maneras de vengarnos del silencio al que han sumido a nuestros coños: corrernos a chorros y contarle esta posibilidad a todo el mundo.

    Adoro a Anaïs Nin, ergo, soy una cotilla, ergo adoro a Anaïs Nin Ficciones, Salida de socorro

    La escritora, una de las pioneras de la novela erótica, es la tía más interesante y clara que no-conozco. Yo, por ahora sólo la conozco por sus diarios. La mujer te cuenta su vida sin florituras ni tapujos, y además queda bonito. La conocí a través de ‘La club de lectura’ en la que participo. Una alternativa al club de lectura en el que las chicas jóvenes permanecen prácticamente calladas, siempre a punto de decir algo que les revolotea dentro.

    ¿Hay que pensar antes de hablar? Salida de socorro, Voces

    Ilustración: Núria Frago

    Sin comerlo ni beberlo, empecé este 2015 trabajando para un centro católico concertado con selfies de nuestro salvador Jesucristo en la parte superior de la pizarra. Por si el hecho de que un colegio religioso elija a una lesbiana armarizada con personalidad muy rara no fuera suficiente, debo añadir que soy inmensamente feliz trabajando ahí.

    Uso de cookies

    Nosotras también hemos sucumbido a las cookies y eso que no son de chocolate. Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies