Modelos de pareja Afinando el órgano, Cuerpos, Secciones

Este mes, en Afinando el órgano, nuestra sexóloga nos anima a construir nuestro propio modelo de pareja, empezando por conocernos, aceptarnos e identificar las cadenas que nos impiden amar de una forma más libre y sana

Dps. Everystockphoto.com

Si quieres hacer una pregunta a nuestra sexóloga, escríbenos: revistapikara(a)gmail.com

¿Por qué seguimos reproduciendo roles de género que nos hacen sufrir más que disfrutar las relaciones, aún habiendo cambiado nuestra mentalidad hacia vínculos más igualitarios?

Para cambiar realmente los modelos de pareja no sólo hay que cambiar nuestra mentalidad sino actuar en consecuencia. Algo difícil cuando llevamos toda una vida aprendiendo esos roles que estancan la relación. Para verlo más claro:

Imagínate que al lado de tu casa hay una tienda de alimentación donde tu familia y tú habéis comprado siempre. A medida que pasa el tiempo empiezas a notar que ese tipo de comida no te sienta bien. Nada bien. Te ha costado años darte cuenta. Te cuesta creerlo porque te gusta tanto… Pero, definitivamente, tienes que tomar una decisión. Te planteas las siguientes alternativas:

Para elegir en libertad tu propio modelo de relación, primero tendrás que detectar dónde tienes las cadenas. Si actúas como si no las llevases, seguirás encadenada, y encima ¡dolorida!

– Buscar otra. Implica tiempo y esfuerzo. Preguntar, informarte, probar, etc. El proceso será duro, estará lleno de equivocaciones, pero a la larga te ayudará a sentirte mejor.

– Crear tu propio huerto. Es la que más tiempo y esfuerzo requiere, pero la que más compensa. Porque eres tú quien decide qué y cuándo plantar y con quién compartirlo. Y, si tu prioridad es cuidarte, ¿qué mejor que hacerlo tú misma o mismo?

En las relaciones, la opción de seguir con el mismo modelo suele ser la más elegida. Estamos dispuestas y dispuestos a  dedicar mucho tiempo a comprar un coche o ropa, pero somos incapaces de invertir -que no perder- el tiempo analizando porqué reproducimos ciertos modelos que nos son perjudiciales. Conocernos a nosotras o nosotros mismos es una asignatura pendiente.  Es cómodo reproducir el modelo dañino y quejarnos de que las cosas no cambian.

Por otro lado, buscar otro tipo de modelo de pareja requiere tiempo, ganas y esfuerzo. Y, sobre todo, ir contracorriente, moverte en diferentes círculos, analizar tus actitudes (que no siempre irán acorde con tus ideales)…  Esta opción es menos elegida que la primera porque en nuestra educación no suele incluirse el egoísmo sano, pensar en ti y en lo que te conviene, fuera de las normas culturales. Este proceso de conocimiento (y no re-conocimiento, puesto que no hemos aprendido a conocernos) es duro ya que tendrás que enfrentarte a ti misma o mismo y afrontar que tal vez no te comportas como crees que deberías hacerlo en función de tus propios ideales.

Y, por último, está la posibilidad de crear tu propio modelo. Esta opción es tan gratificante personalmente como conflictiva socialmente. Es de elección minoritaria porque los beneficios tangibles tardan más en llegar y, en nuestra cultura del placer inmediato, se considera una pérdida de tiempo. Para llegar a crear tu propio modelo necesitas más información, más experimentación, defender tu visión frente a una amplia cantidad de población, perder privilegios sociales (la gente te juzgará por no estar dentro del modelo mayoritario)…  En definitiva, reconstruirte y reconstruirte con una base diferente a la aprendida. Pierdes un poco ahora para ganar más después. Es decir, tomas las riendas de tu vida y el poder sobre tus decisiones.  ¿Qué mayor ganancia hay que vivir acorde con lo que quieres?

Pero claro, para conseguir elegir en libertad tu propio modelo primero tendrás que detectar dónde tienes las cadenas. Para ello nada mejor que empezar a moverse e investigar, asumiendo que esas cadenas, aún queriendo quitártelas, necesitan de una llave. Y, actualmente, esa llave no está fabricada. Así pues, para encontrar tu llave ideal tienes que identificar tus limitaciones y trabajar sobre ellas. Aceptar que, aunque te gustaría ser más liberal, todo el aprendizaje que llevas detrás te lo hace difícil. Aceptar, por ejemplo, que habrá momentos en los que no deberían aparecer los celos, pero aparecen. Y asumir que es problema tuyo, no de la otra persona. De nada sirve elegir ser de una manera y estar luchando continuamente para serlo sin pararte a reconocer que te cuesta. Imagínate tener las cadenas pero estar actuando como si no las llevases… Al final sigues encadenada y, encima, ¡dolorida!

Por tanto, una de las claves está en asumir que nos han educado en el ideal del amor romántico, en el que dos personas se convierten en una. Partiendo de ahí, hemos de analizar qué actitudes reproducimos y queremos cambiar de ese modelo para disfrutarnos como individuos que deciden acompañarse de otra u otras personas personas en su camino. Y ser conscientes que todo aprendizaje lleva un esfuerzo. Pero no por ser esfuerzo hay que dejar de disfrutarlo, ¿no te parece?

Está claro que los pensamientos cambian antes que las actitudes, así que ¿cuándo vas a cambiar de tienda?

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Print this page
Modelos de pareja
0 votes, 0.00 avg. rating (0% score)

Estudié Pedagogía para contribuir a un cambio hacia la vivencia del placer sin culpabilidad. Me especialicé en Sexualidad, base de la formación y castración de nuestra personalidad. Parto de analizar la construcción actual del género como limitante de nuestra expansión.

    Comentarios recientes

    1. elguirre

      muy interesante el artículo!… efectivamente es muy cómodo seguir comprando en la misma tienda, aunque no sea la mejor…pero cuando la comida es perjudicial para mi salud…no cave duda…hay que olvidarse de la comodidad y ponerse a solucionar EL PROBLEMA.

    2. Pingback: Tweets that mention pikara magazine » Modelos de pareja Afinando el órgano -- Topsy.com

    3. eider

      …y cambiar de modelo sobre todo supone examinar, experimentar y reconstruir toda esa red de creencias y valores inconscientes que llevas dentro para funcionar, valorar y juzgar, y que tienes que rehacer: creo que es el paso mas dificil… porque no eres consciente de ellas, aunque estan ahi y determinan tu manera de actuar y de relacionarte con lo otro, y no solo en cuanto a las relaciones de pareja, sino tambien con el resto de la realidad… ¿no? 😀 Muxu!

    4. Kri

      eskerrik asko, Monica!!

      zure azalpenak lagundu diot, benetan

      … y lo complicado es que todo este proceso, muchas veces, es doloroso!!!

    5. Pues he plantado el nuevo huerto y ahora comemos productos ecológicos, locales, sin impactos medioambientales perjudiciales y sin enriquecer a la agroindustria… pero mi pareja y yo seguimos igual…
      Ella dice que me va a plantar, y yo le digo que el símil me parece que no va por ahí…
      ¡Genial el artículo!
      Moltes gràcies

    6. Johanna

      Si hemos sido educados en un determinado ideal de amor; si hemos crecido en la observancia del mismo; si la realidad nos ha puesto a veces en nuestro sitio limpiándonos de telarañas…Si todo eso no han sido más que cadenas que nos han entorpecido el camino haciéndolo, puedo dar fe, mucho más doloroso y escarpado…Una vez que somos conscientes de todo y hemos trabajado por romperlas: ¿hasta qué punto es realista pretender vivir un amor libre fuera de ese ideal, si es cierto que todos hemos sido educados en él? ¿Es posible vivir por encima de él? ¿No nos condena, en definitiva, a estar solos o bien a no vivir más que relaciones esporádicas? ¿Por qué es idealista pretender amar siempre a una persona?

    7. Pingback: ¿Quiero cambiar mi relación? ¿Quiero? | Taringa Repost

    Los comentarios están cerrados

    Uso de cookies

    Nosotras también hemos sucumbido a las cookies y eso que no son de chocolate. Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

    ACEPTAR