Más que canastitas: ser un referente femenino deportivo es socialmente necesario Cuerpos, Opinión

A raíz de la reciente medalla de bronce en el Mundial de Baloncesto de la selección femenina, la autora recuerda la importancia del deporte en equipo, de la sororidad entre compañeras y de la huella que ha dejado este equipo que muestra que el camino es accesible, aunque los recursos sean menos para el deporte femenino.

Las jugadoras de la selección española femenina de baloncesto celebran la medalla de bronce del Mundial 2018. / Foto: Web de la Federación Española de Baloncesto.

Las jugadoras de la selección española femenina de baloncesto celebran la medalla de bronce del Mundial 2018. / Foto: Web de la Federación Española de Baloncesto.

Hace una semana Laia Palau, capitana de la selección española de baloncesto femenino, se preguntaba en esta -imprescindible- entrevista:“Meto canastitas, pero ¿qué aporto al mundo?”. Fue una entrevista muy aplaudida pero a mí me generó sentimientos encontrados porque sentía el convencimiento de que mi mundo sí lo había cambiado.

Me alucina el basket, no sólo los sistemas de ataque pick and roll, la defensa cuerpo a cuerpo todo el campo, las jugadas de banda ensayadas o los ganchos de Lyttle. Me gusta lo que me hace sentir, y lo que me ha enseñado.

Jugué 13 años federada y dos años como entrenadora de un equipo de niñas. El deporte en equipo me ha enseñado a trabajar con gente muy distinta a mí por un objetivo común. Me ha enseñado a entender la importancia de los roles para compensarse, para conseguir un equipo equilibrado y para que cada cual pueda aportar valor y dar lo mejor de sí. Esta manera de entender el trabajo, en la que cada cual da la mejor versión de sí misma, complementándose, mejorando juntas, es lo que hace del basket una fuerza transformadora.

Con el deporte en equipo aprendí que los éxitos, si son compartidos, saben muchísimo mejor -porque la alegría se vuelve exponencial- y también que los fracasos son menos amargos. Aprendí también que la parte psicológica es fundamental, que la empatía es la base de esta ciencia, que una asistencia puede ser mejor que una canasta y que puedes aprender a leer una pista mirando a los ojos de tus compañeras. Y cuando eso pasa, esa sensación es jodidamente mágica.

Me gusta el deporte individual, mucho, la superación, la constancia, la competición. Hago surf, he hecho danza, hípica, natación, tenis; pero sola no se gana igual, no se siente igual. La sensación de estar cinco compañeras (y a menudo amigas a costa de horas de entrenamientos, partidos ganados y perdidos, risas y vestuarios) todas con los brazos abiertos defendiendo en zona, casi tocándonos con los dedos, impidiendo cualquier penetración del equipo contrario, es una complicidad que no he vuelto a sentir desde que dejé el baloncesto.

Ojalá el mundo empresarial se nutriera más de la lógica del deporte en equipo.

Después de ver todo el campeonato Womens Basketball Worldcup y celebrar el bronce merecido, y tras leer la entrevista a Laia, me gustaría añadir que este equipo de gladiadoras son un ejemplo de superación, de trabajo en equipo, de garra, de modestia, y eso también cuenta como trabajo socialmente necesario.

La cultura cambia el mundo pero también lo cambian los referentes; sentirte identificada hace que puedas aterrizar tus sueños en una realidad posible. Estas luchadoras son ejemplo para muchas niñas y adolescentes que se abren camino en un mundo en el que ni cobran igual que sus homólogos masculinos, ni tienen las mismas oportunidades ni los mismos recursos –“Yo no quiero tener lo mismo que Pau. Yo quiero tener los mismos recursos que Pau”, que diría Amaya Valdemoro- . Verlas a ellas hace que la excelencia parezca más fácil y el camino, más accesible. -Yo recuerdo ver a Amaia Valdemoro, Elisa Miranda, Lucía Pascua y sentir que todo era posible-. Y si ella puede, ¿yo por qué no?

Natalia Urdiain, una amiga ex jugadora de basket profesional, me decía el otro día que cuando se hace un pase al vacío y unas manos reciben una magnífica asistencia porque una jugadora aparece como por arte de magia, eso es confiar y la confianza lleva al compromiso y el compromiso a la excelencia.

El hecho de que una capitana como Laia Palau con 276 internacionalidades y 10 medallas en 15 campeonatos coja todo esto y diga que preferiría ser una actriz de teatro para incidir más socialmente es la muestra viva de todo lo que digo arriba.

Mujeres fuertes, competitivas, medallistas, que se quieren y apoyan sumando todas al equipo sin rivalidades y con sororidad, que apuestan por esa manera de hacer y consiguen subirse al pódium con el hashtag #SomosEquipo #UnSueñoCompartido, sin necesidad de tener el 2.03m de Cambage ni la excelencia de Taurasi, es un hito histórico y social.

También ser un referente femenino deportivo es un trabajo socialmente necesario, porque cambia la historia única* y eso sí que es un triple ganador en el último segundo en los tiempos que corren.

 


*Leer Mujer, discriminación y deporte, de María José López González, con el testimonio de 10 grandes mujeres deportistas de élite.

Más que canastitas: ser un referente femenino deportivo es socialmente necesario
0 votes, 0.00 avg. rating (0% score)

¿Quieres debatir en un espacio tranquilo, seguro y libre de (machi)trols? Vente al foro de debate de Pikara Magazine

Ianire De la Calva

Mujer, feminista, lesbiana, ingeniera, madre adoptante y miembro de FeministAlde.

    Uso de cookies

    Nosotras también hemos sucumbido a las cookies y eso que no son de chocolate. Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies