¿Por qué los Millenials estamos tan estresados? Participa

Nota: Este artículo se enmarca en la sección de libre publicación de Pikara, cuyo objetivo, como su nombre indica, es promover la participación de las lectoras y lectores. El colectivo editor de Pikara Magazine no se hace responsable ni del contenido ni de la forma de los artículos publicados en esta sección, que no son editados. Puedes mandar el tuyo a participa@pikaramagazine.com. Rogamos claridad, concisión y buena ortografía.

Alba Fabiola

Hernán Piñera | Summit of friends | Creative Commons

Algunos trastornos mentales, como la ansiedad y la depresión, muchas veces se deben a alteraciones químicas en nuestro cerebro y la mayoría de las veces en estos casos el medicamento es necesario, así como consultas con psicólogo y psiquiatra. Pero en algunas ocasiones estos trastornos tienen otras causas. ¿Cuáles pueden ser estas causas si somos jóvenes?

Estamos en la mejor etapa de nuestras vidas (o eso nos repiten los adultos hasta el cansancio) pero la realidad es que estamos cansados, estresados, y algunos de nosotros estamos enfermos. Para las personas que no lo saben, estudio la carrera de psicología. Psicología es una de las carreras más bonitas, en mi opinión. Se trata de la naturaleza humana, de nuestras emociones, nuestro comportamiento… que nos hace ser lo que somos. Cuál es el peso de nuestra familia, amigos y nuestro ambiente sobre nuestra personalidad. Se trata de entender y conectar. Y finalmente, se trata también de ayudar. Pero al mismo tiempo que todo esto sucede, también nos conocemos a nosotros mismos, descubrimos cosas sobre nuestras personalidades de las que no teníamos idea. Muchos estudiantes de psicología vamos a terapia por lo mismo; no es fácil entender a las personas al mismo tiempo que te estas entendiendo a ti.

Además de este proceso tan complicado de la carrera universitaria (todas tienen su dificultad) se le agrega que muchos de nuestros días pueden durar hasta más de doce horas. Y nos levantamos a las seis de la mañana también. Algunos trabajan. Algunos de nosotros no podemos dormirnos antes de la una de la madrugada por la cantidad de trabajos que tenemos que hacer o por las dos mil páginas que tenemos que estudiar (para que en la mañana, en la escuela, el profesor no llegue). Muchos estudiantes no cuentan con fondos ilimitados y si somos foráneos esto todavía se complica más. Ya separamos lo de la gasolina, lo de las cuentas de agua, luz y gas, lo de la renta, lo del super… y que un amigo ni nos invite a cenar porque le vamos a tener que decir que no tenemos ganas cuando la verdad es que ni de chiste lo podemos pagar.

Además de este estrés de todos los días, nuestra sociedad nos compara a unos con otros TODO EL TIEMPO. ¿Quién es mejor? ¿Quién está más bonita? ¿Quién saca mejores calificaciones? ¿Quién puede comprar la botella más cara en el antro? Competencia y comparación 24/7. Y cuando apenas nos estamos sintiendo seguros de nosotros mismos, nuestros papas nos preguntan cómo nos va en la universidad, si ya pensamos en la maestría, si ya tenemos un trabajo para después de graduarnos, que CUÁNDO nos vamos a graduar… no podemos vivir el momento. Siempre pensamos en que sigue, que voy a hacer cuando termine, que voy a hacer mañana.

Como no vamos a sentirnos ansiosos, deprimidos, incapaces y solos cuando estos pensamientos nos cruzan la cabeza diario. Cuando no tenemos ni una hora en el día para nosotros mismos. Cuando el mundo entero nos dice que hacer, como hacerlo, como vestirnos, como hablar, se tú mismo pero así no. No me sorprende para nada que haya tantos diagnósticos últimamente de enfermedades y trastornos que nuestros papás no tenían. ¿También lo han escuchado verdad? “En mis tiempos bla bla bla.”

Pero estos son otros tiempos.

¿Por qué los Millenials estamos tan estresados?
0 votes, 0.00 avg. rating (0% score)

¿Quieres debatir en un espacio tranquilo, seguro y libre de (machi)trols? Vente al foro de debate de Pikara Magazine

Revista que ofrece periodismo y opinión con un enfoque crítico, feminista, transgresor y disfrutón.

Uso de cookies

Nosotras también hemos sucumbido a las cookies y eso que no son de chocolate. Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies