Jornalera, Hermana, a ti también te creo Participa

Nota: Este artículo se enmarca en la sección de libre publicación de Pikara, cuyo objetivo, como su nombre indica, es promover la participación de las lectoras y lectores. El colectivo editor de Pikara Magazine no se hace responsable ni del contenido ni de la forma de los artículos publicados en esta sección, que no son editados. Puedes mandar el tuyo a participa@pikaramagazine.com. Rogamos claridad, concisión y buena ortografía.

Asamblea Feminista Las 3 rosas

Marcha en Huelva en apoyo a las temporeras marroquíes.

 

 

 

“¡Nativa o extranjera, la misma clase obrera!”

 

El domingo 17 de junio se ha vivido en Huelva una histórica jornada de protesta después de que el reportaje de una revista alemana destapara lo que ha sido un secreto a voces durante años bajo la complicidad de gobiernos (español y alauita), empresarios y sindicatos mayoritarios que han preferido eludir el problema bajo la excusa de “no tenemos constancia”, e incluso negando los hechos. Nos estamos refiriendo a la explotación laboral y sexual que se esconde detrás del negocio de la fresa, y que bajo el lema: “FRESAS SÍ, PERO CON DERECHOS”, pretendía denunciar la precariedad, abandono y especial vulnerabilidad con la que las temporeras inmigrantes realizan su trabajo, así como la dejadez en sus funciones de las administraciones públicas, estatal y autonómica, que llevan décadas simulando no saber nada.

Mujer, mayoritariamente de origen marroquí, pobre, con escasa formación, procedente de un medio rural con experiencia en agricultura, y con cargas familiares que garanticen el regreso a su país (casada, viuda o divorciada y tener al menos un hijo menor de 14), es el cóctel que engrasa a la perfección la perversa maquinaria capitalista, en este caso de la temporada de la fresa o frutos rojos, cuyas ganancias se sustenta en el sufrimiento y la explotación de estas mujeres, que por cierto dicho sea de paso: “¡No es un caso aislado, se llama patriarcado!”, un patriarcado en toda regla al sustentar el desarrollo económico de Andalucía sobre las espaldas de las mujeres más vulnerables.

Salma, una temporera marroquí nos contó en su lengua materna su testimonio, protegida bajo un pañuelo negro, gorra y gafas de sol. De los testimonios de Salma y otras mujeres que han salido a la luz estos días, hemos podido saber que viven hacinadas en barracones aislados y lejos de la población urbana, chantajeadas con el despido si no aceptan relaciones sexuales, cobros por servicios básicos como el aseo o el desplazamiento al centro urbano para comprar alimentos o medicinas, circunstancia ésta que a veces eran aprovechadas para de nuevo intentar abusar de ellas. En general, condiciones de contrato que en nada tenía que ver con aquél en origen que habían firmado antes de venir.

Ni que dudarlo cabe que exigir la mejora en las condiciones de trabajo de estas mujeres se hace necesariamente urgente, imprescindible y vital. Se precisa de la implicación de las administraciones competentes para acabar con la impunidad con la que actúan empresarios y manijeros. Así como para disponer de inspecciones que supervisen y garanticen el cumplimiento de los contratos o herramientas que faciliten a las mujeres la denuncia en caso de necesitarlo. Pero no nos engañemos, estas ayudas que sin duda mejorarían las condiciones laborales de las trabajadoras no acaban con el problema de raíz, que no es otro sino el injusto reparto de riquezas y el perpetuo sistema de clases y privilegios sobre el que se organiza la vida.

Desde la Asamblea Feminista Las Tres Rosas nos declaramos radical y totalmente en contra de un sistema económico basado en el saqueo de los pueblos y una despiadada explotación de la clase trabajadora para beneficio y acumulación de riqueza de unos pocos. La riqueza y desarrollo de Huelva o de cualquier lugar del mundo no puede basarse en el sacrificio de seres humanos, un sacrificio que se materializa en el eslabón más débil de esta cadena de explotación: LAS MUJERES. El domingo se gritó en la manifestación: “¡No hay, no hay, no hay otra manera; o con la patronal o con la clase obrera!”. Desde las Tres Rosas asentimos y nos posicionamos claramente: Efectivamente, no hay otra manera.

 

Jornalera, Hermana, a ti también te creo
0 votes, 0.00 avg. rating (0% score)

¿Quieres debatir en un espacio tranquilo, seguro y libre de (machi)trols? Vente al foro de debate de Pikara Magazine

Revista que ofrece periodismo y opinión con un enfoque crítico, feminista, transgresor y disfrutón.

Uso de cookies

Nosotras también hemos sucumbido a las cookies y eso que no son de chocolate. Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies