Sin reglas, la vida después de los 50. Entrevista a Anna Freixas Cuerpos, Entrevista

Anna Freixas, escritora y profesora universitaria especializada gerontología feminista, acaba de publicar ‘Sin reglas. Erótica y libertad femenina en la madurez’ (Capitán Swing), fruto de un trabajo de investigación que ha durado más de tres años y que en el que ha encuestado a 729 mujeres que han pasado de los 50 años. ¿El objetivo? Romper el silencio sobre un tabú mantenido vivo por el patriarcado, el poder religioso y la industria farmacéutica: la menopausia.

Sí: hay vida después de la menopausia.
No: el deseo no desaparece.
Sí: tenemos la libertad de decidir cómo y con quién seguir viviendo nuestra vida sexual.

 

Anna Freixas en la librería en la que se hizo la entrevista. / Foto: Sara Beltrame.

Anna Freixas en la librería en la que se hizo la entrevista. / Foto: Sara Beltrame.

Quedamos en una librería mientras Barcelona, allí afuera, se está llenando de nieve. Anna Freixas está sentada en un sofá y tiene una sonrisa acogedora, luminosa. Hace 30 años se estaba ocupando de su tesis sobre la autopercepción del proceso de envejecimiento de las mujeres y, paralelamente, profundizaba su formación feminista con lecturas y grupos de trabajo de conciencia femenina. Fue casi automático para ella entonces empezar a aplicar la mirada feminista que estaba desarrollando, primero, en los cuerpos de las mujeres y, después, en los cuerpos de las mujeres mayores, para analizar – y romper – las normas culturales en las que nos desarrollamos.

En su libro Sin Reglas. Erótica y libertad femenina en la madurez (Capitán Swing), que acaba de publicar, sigue manteniendo viva esta mirada utilizando herramientas feministas para tejer un ensayo innovador, fluido, libre de números, lleno de experiencias directas, de comentarios sobre películas cinematográficas y libros, que nos ayudan a romper ciertos estereotipos para que podamos conocer la vida sexual de las mujeres en la menopausia. Analizando no solo el contexto biológico sino también t el contexto afectivo, familiar y social en el que vivimos. Y es que la publicación de la gerontóloga tiene como fundamenta una investigación de más de tres años en la que ha encuestado a 729 mujeres –la mayoría españolas– de más de los 50 años.

Gracias a todas estas experiencias, encendemos una luz allí donde solo había silencio, para descubrir que ‘sexo’ no significa ‘coito’ y que existen infinitas maneras de vivir o no la sexualidad en las tres décadas de vida que nos quedan después de la menopausia.

En tu trabajo de investigación empezado hace años y en el análisis que te llevó a escribir Sin Reglas, ¿has encontrado rasgos comunes entre países y culturas sobre el tema del control del cuerpo y de la sexualidad de las mujeres mayores de 50 años?

Hablando del aspecto sociológico de la población de mis encuestas, se pueden identificar dos poderes muy fuertes, comunes y trasversales: por una parte, el poder político –en el caso de España declinado en la educación franquista- y, por otra, el poder ejercido por la iglesia. Una iglesia -hay que recordar- que, en vez de dedicarse a explorar la sexualidad de sus sacerdotes, se dedica a juzgar la del resto de la gente. Otro dato interesante y común a todas es la longevidad que ha hecho visible algo que antes no existía. Hace 50 años no vivíamos hasta los 90 años. Hoy en día, cuando las mujeres llegamos a la menopausia, tenemos por lo menos otros 30 de vida por delante. ¿Y qué hacemos? ¿Vamos a desaparecer del mapa? ¿Queremos vivir tanto tiempo en el limbo de la no-sexualidad?

El cuerpo de las mujeres es un enorme negocio del que todos se aprovechan desde que somos pequeñas hasta que nos morimos. La industria farmacéutica no ha tardado en identificar la longevidad de las mujeres con una enfermedad, abriendo así una nueva brecha en el mercado del consumo preventivo de medicamentos con la complicidad de la clase médica.

La industria farmacéutica y parte de la clase médica se han aprovechado, como siempre, del cuerpo y de la salud de las mujeres. Se han inventado enfermedades diciéndonos que si no nos tomamos algún medicamento específico puede – no es cierto – que te pase algo muy grave. Un ejemplo lo tenemos con el papiloma, que ha sido un enorme negocio para ellos y otro con el tratamiento hormonal de la menopausia. Ambos son dos maneras de hacer negocios que se han organizado alrededor del cuerpo de las mujeres y que han funcionado hasta que, por fin, algunas pensadoras nos han alertado sobre las consecuencias de estos tratamientos: dan más problemas que soluciones.

El silencio entre nosotras sobre el tabú del sexo en la edad madura es el fil rouge de Sin Reglas. ¿Cómo se presenta la narración de este tabú entre las mujeres que han decidido participar en tu encuesta y romper su silencio?

Una parte del cuestionario tenía un apartado donde ellas podían escribir algo más y profundizar ciertas vivencias. Te puedo decir que casi un 50 por ciento no aporta nada en este apartado. Contestan, sí, pero, cuando tienen la oportunidad de escribir, no lo hacen. Las otras hablan mucho y esto me permitió organizar unos grupos de discusión, en diversas ciudades de España, de mujeres voluntarias que quisieron ayudarme a profundizar algunos datos interesantes. La primera parte del trabajo fue enviar los cuestionarios, la segunda recibirlos y analizarlos, y la tercera fue organizar estos grupos constituidos de ocho mujeres como máximo para poder hablar tranquilamente sobre temas concretos.

Es gracias a estos grupos de discusión, entonces, por lo que en tu libro no se exponen solamente datos estadísticos ‘puros y duros’, sino que se ilumina una parte de narración silenciada por el patriarcado, sobre la que todavía no sabíamos nada.

Soy feminista, quiero transformar el mundo y quiero contribuir a la transformación del mundo, así que destaco y profundizo lo que me parece mucho más importante. En este caso, uno de los datos interesantes fue que el 55 por ciento de las mujeres mayores de 50 siguen teniendo deseo sexual. Cuando encontré este dato me interesó contactar con estas mujeres de diferentes edades, heterosexuales, lesbianas, con pareja, sin pareja, para que pudieran destapar la cazuela del silencio.

¿Crees que este libro pueda ser la primera piedra sobre la que podamos construir algo juntas y generar espacios donde las mujeres de esta franja de edad puedan encontrarse y compartir sus vivencias sobre la sexualidad?

¡Ojalá! Este sería mi deseo. Mi objetivo no es ni pontificar ni generalizar ni nada por el estilo. Quiero que el libro sirva para que podamos empezar el camino del habla. En Buenos Aires hay un grupo de argentinas que desde hace muchos años se reúnen hablando del tema de la sexualidad, con las que tengo mucho contacto. Aquí también se podría empezar algo parecido.

Portada del libro 'Sin Reglas'.

Portada del libro ‘Sin Reglas’.

Has abierto un nuevo cajón que estaba cerrado bajo la llave del patriarcado, de la iglesia, del poder dictatorial. ¿Cómo podemos salir de la paradoja de querer romper el silencio alrededor de un tabú sin que –de inmediato- el patriarcado y el consumismo se aprovechen otra vez de esta nueva conquista? Podríamos imaginarnos un panorama futuro en el que las mujeres se encuentren para hablar de su sexualidad en la edad madura pero también otro panorama donde los hombres, sentados alrededor de una mesa, digan: “Mira que bien: las mujeres tienen 30 años más de vida sexual activa así que…”.

“¡Vamos a aprovechar esto para inventar unas pastillitas nuevas!” Entiendo lo que quieres decir. Estos hombres serían los mismos que, al ver decrecer la natalidad y al darse cuenta que les faltaban mujeres jóvenes, se han montando un negocio gigantesco entorno a la belleza del cuerpo femenino y a la menopausia. Pero soy optimista: creo que el patriarcado siempre que vea peligrar su territorio trata de retorcer la realidad, pero creo también que somos cada vez más listas. Sabemos detectar las trampas del patriarcado cada vez más rápidamente. Está claro que la rapidez tiene que ir junto a una denuncia masiva y pública de los intentos de comercialización de la belleza, del deseo, de la sexualidad y del cuerpo de las mujeres. Si el patriarcado se aprovecha para hacernos más felices, pues ¡estupendo! Si se inventan cosas que nos diviertan mucho y de repente los hombres deciden comportarse fantásticamente en las camas, ¡estupendo! Y si no sea así, pues también dependerá de nuestra capacidad de saber ver sus nuevas trampas. Hemos llegado muy lejos: tenemos muchas opciones y tenemos que confiar en nosotras, porque siempre habrá mujeres que nos ayudarán a iluminar el camino.

A propósito de opciones: al leer tu libro parece que hay bastantes mujeres que al quedarse viudas eligen la opción lesbiana y deciden convivir con otras mujeres.

No diría “bastantes”. Diría que “hay mujeres” y que esto ya “es bastante”. No es algo que me sorprenda. Es algo que conozco y veo en mi entorno. Es algo interesante porque abre a espacios y posibilidades nuevas. Me parece importante hablar de estas opciones para que la gente que siente este deseo no lo rechace o para que no le tenga miedo porque le parezca inapropiado. En esta edad, se abre la puerta a la sensualidad más que a la sexualidad centrada –desde siempre y por cierta educación- en los órganos genitales. Hay otros elementos que constituyen una sexualidad y una sensualidad menos genital y más global, con la dificultad que implica, en un mundo tan marcado por cierta belleza estética, aceptar que tu cuerpo ha cambiado, que no es lo que era antes. Es con él con el que tienes que relacionarte contigo misma y relacionarte con otras personas.

Sin Reglas no es una invitación al sexo sí o sí, al llegar a los 50. Mas bien es una invitación al sexo sí o no, a todas, como nos dé la gana y con quién nos dé la gana. Con tu ensayo nos estás contando que no hay una sexualidad sino muchas sexualidades.

Del cero al infinito, sí. Tienes que ser guapa, buena, esposa, madre, trabajadora, estupenda, bondadosa, sacrificada, sexy a los 50. ¡Las mujeres estamos llenas de mandatos! No podemos volver a dar órdenes y mandatos a las mujeres sobre cómo tienen que ser y cómo tienen que vivir su sexualidad. Habrá quién quiera tener relaciones eróticas intensas y otras que decidirán pasar del tema dedicando su energía vital a otras cosas, como a los nietos, a la pintura, al cine. Al llegar a la vejez también queremos libertad. Libertad para ser como tú quieras. Para ser muy “tú”.

Después de tanto trabajo, tantas voces, tantos cuentos, tantas películas vistas, ¿cuáles son las tres palabras que podrían resumir la experiencia que has tenido en escribir Sin Reglas?

Libertad, desenfado y, sin duda, buen rollo.

 


Leer más:

Sin reglas, la vida después de los 50. Entrevista a Anna Freixas
0 votes, 0.00 avg. rating (0% score)

¿Quieres debatir en un espacio tranquilo, seguro y libre de (machi)trols? Vente al foro de debate de Pikara Magazine

Uso de cookies

Nosotras también hemos sucumbido a las cookies y eso que no son de chocolate. Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies