Microfísica sexista del poder, de Nerea Barjola Ficciones, Para más señas

Este libro, que hace justicia al asesinato de Miriam, Toñi y Desirée, será una de esas obras que todas tendremos en nuestra biblioteca. Además de la (re)apropiación feminista de conceptos, descubrirás que la autora se ha tomado la molestia de llamar a las cosas por su nombre: la microfísica sexista del poder y la construcción del terror sexual como narrativa son desenmascarados.

Portada del libro.

Portada del libro.

Tengo entre mis manos lo que va a ser uno de los libros más sonados de todos los tiempos y no sé por dónde empezar. Así que empezaré por el principio: GRACIAS. Ha salido publicada la tesis de LA MÁS GRANDE. Lo sé. Lo sé. No digas ni mu. Ponte lo primero que pilles. No olvides calzarte. Sal de tu casa, con la cartera en el bolsillo, acércate a tu librería más cercana y hazte con una copia de uno de los escritos más profundos (y, al mismo tiempo, pedagógico-accesible) que te vas a echar a la cara. Si te dicen que no lo tienen, pídelo. Vale. Ya es tuyo. Ahora sé realista: cancela todos tus planes. Siéntate en un lugar con luz natural, lápiz en mano. Te juro por lo más sagrado que no vas a levantar la vista de esas páginas hasta que no termines de leerlas. Te vas a tapar la boca con la mano. Vas a murmurar “quéfuerte quéfuerte quéfuerte” mientras no quitas ojo a cada uno de los morfemas de esta joya. Después te quedarás mirando al infinito intentando procesarlo todo y saldrás a la calle con una (in)seguridad (in)usual en ti. “LO SABEMOS TODO. Dejaos de paños calientes y disimulos”-te darán ganas de gritar a los cuatro vientos. Querida lectora, ESTE LIBRO FACILITA TODA LA INFORMACIÓN QUE LLEVAS NECESITANDO AÑOS. Propongo que hagamos una quedada todas en masa para leer pasajes de este revelador y revelador escrito y repetir como si fueran mantras: (re)apropiación feminista de conceptos, desapariciones forzosas, homo sacer, mujer pública, nuda vida, tierra de nadie, estado de excepción.

Querida Lectora, por fin ha pasado. Nerea Barjola nos regala la oportunidad de leer las conclusiones a las que ha llegado tras trabajar muy pero que muy duro. Microfísica sexista del poder: el caso de Alcàsser y la construcción del terror sexual, ha salido a la venta este marzo del 2018. Yo lo he leído en dos semanas y media. Veinte días escasos. Estoy en estado de shock. Un shock sólo comparable al que sentí al terminar Calibán y la Bruja en su día. ¿Y sabes quién le ha hecho el prólogo a Barjola? Bingo: la mismísima Silvia Federici.

En 273 páginas más bibliografía, con licencia creative commons, la editorial Virus ha sacado lo que será un antes y un después en la terminología que utilizaremos a partir de YA para denominar lo que nos rodea. No sé cómo abordar esta reseña, porque he aprendido tanto que estoy abrumada de conocimiento y sólo quiero compartir con vosotrxs todos y cada uno de los nuevos conceptos que he aprendido a llamar por su nombre. Por lo tanto no penséis que lo que aquí plasmo son elucubraciones mías, porque sólo parafraseo lo que ella cuenta. Ahora bien, para las más exigentes diré que el contenido te deja patidifusa ( te juro por la santísima trinidad que así es), pero es que cada una de las frases está escrita con un ingenio tan grande, con tal creatividad y con un mimo que yo rara vez he visto en la Academia (Comillas, guiones, paréntesis) que pareciera que la autora, nacida en 1980 en Santurtzi, no sólo es doctora en Género y Feminismos por la Universidad del País Vasco, sino que con una prosa muy poética hila absolutamente fino, y con el estilo cómplice, ameno y claro que le caracteriza, hace que a ratos sueltes con media sonrisa un: “qué zorra”. No se puede ser más lista. Derrocha ingenio. El ensayo de Barjola es directo y al mismo tiempo tan cuidado y trabajado, que en cada lectura de la misma frase encontrarás varias maneras de dar significado a lo que acabas de leer. Yo a punto he estado de sufrir ese famoso Síndrome de Sthendal y caerme de culo, cosa que parece mentira si se tiene en cuenta que el tema a tratar no es ni más ni menos que la normalización de la violencia sexual en nuestra sociedad.

Este acto de memoria histórica, hace justicia al asesinato de Miriam, Toñi y Desirée y esclarece las causas y sobre todo las consecuencias del bochornoso y dantesco espectáculo que en 1990 dieron los medios de comunicación de la mano de una sociedad española con mucha gana de carnaza y poca gana de reflexión. Sin un ápice de sensacionalismo y con todo el rigor y respeto del mundo, conceptualizando una visión de la violencia sexual que hasta ahora era totalmente maniquea, Nerea Barjola deja en evidencia que cuando mujeres jóvenes se aventuran al espacio público, el peligro asoma. Lo que a mí se me escapaba, es que este mencionado peligro AFORTUNDAMENTE es doble: por una parte quienes transgreden la norma ven su vida en peligro debido a la desprotección absoluta de un estado irresponsable y poco crítico al que le conviene un análisis superficial de una sociedad que no ve el machismo ni la violencia sexual como algo estructural; por otro lado, ATENTAS, es ese mismo estado el que cuando una mujer decide no obedecer y actuar como si no hubiera peligro, ve su statu quo en peligro y por lo tanto actúa para coartar esa osadía. Cuando tres adolescentes se atreven a hacer uso de lo que consideran que es su libertad, todo tiembla. Los mecanismo aleccionadores, los castigos, la cultura del miedo, se pone en funcionamiento precisamente porque lo que hasta ahora se entendía como regla no escrita, pasa a estar en entredicho y deja de tener valor. Y claro, perder el control de sus privilegios, asusta a cualquiera que los tenga. Dice Barjola que al frecuentar ciertos lugares en ausencia masculina, sin protección de un hombre, (por mucho que sean tres o un regimiento entero) las mujeres en tierra de nadie pertenecen a cualquiera, o lo que es lo mismo: a todos. Y es que la mujer pública es aquella a la que hacen sentir irresponsable, pero que en realidad con conciencia o sin ella, se arriesga a ignorar las reglas del juego y prueba a pertenecerse sobre todo a sí misma, dando un paso hacia adelante. Bien sea por desobedecer, por falta de miedo, por no haber interiorizado ese mensaje aleccionador o por casualidad, las mujeres que no se sienten intimidadas por ese relato de terror sexual de sobra conocida por todas, pasan a ser las propias protagonistas de su (nuda) vida.

Nerea Barjola durante la entrevista con Andrea Momoitio.- Fotógrafa: Irene Ortiz Lloréns

Nerea Barjola durante la entrevista con Andrea Momoitio.- Fotógrafa: Irene Ortiz Lloréns

En una sociedad con María Teresa Campos al frente que televisa(ba) estupideces que deja(ba)n entrever mensajes como que la libertad de la juventud reside en ser lo suficientemente responsables para no hacer uso de esa libertad que (supuestamente) tienen, no es sorpresivo que un amplio ejército de expertos, numerarios de las tertulias televisadas, culpabilicen a las mujeres, a la juventud, al supuesto libertinaje post dictadura que se daba en los 90, o a la mismísima Yoko Ono si se hubiera terciado, con tal de no responsabilizarse y responsabilizar a las relaciones de poder entre hombres y mujeres, al machismo recalcitrante y al pavor que sentían ante un Movimiento Feminista que sin dar un paso atrás iba conquistando espacios como el divorcio, los métodos anticonceptivos, la planificación familiar, el aborto parcial con la ley de plazos o la posibilidad de sentir las noches y las calles como propias. En este contexto histórico, con esta climatología social y con la que está(ba) cayendo, no se sabe con certeza quién tiene realmente el poder, pero se sabe de sobra quién NO lo tiene. Lo que sí es de prever es que cuando tres adolescentes deciden hacer autostop de noche y salir de fiesta a una discoteca, lejos de responsabilizar a las fronteras que las mujeres debemos afrontar como límites de lo que podemos y no podemos hacer por el mero hecho de ser mujeres y por ende ciudadanas de segunda, la tormenta discursiva caiga sobre quien actúa como si no fuera el ser inferior que se le ha conferido ser: ¿tú mujer joven no has tenido la decencia de autolimitarte? ¡¿Cómo osas?! En los medios, para ganar audiencia simularemos un escándalo con fines (presuntamente) regeneradores, en vez de tratar tu caso como política lo llamaremos sucesos (“algo que acontece”, “la excepción”) y esconderemos a toda costa que las salidas nocturnas habían sido una experiencia masculina hasta entonces y que sólo empezaron a ser un problema cuando las mujeres se incorporan a ella. Además, para que la vida tal como la conocemos y el hombre civilizado “normal” queden eximidos de toda culpa, simularemos que hay un hombre del saco incivilizado, un hombre animal por ahí suelto que actúa de manera imprevisible e incontrolable. Y tú, mujer imprudente, o tu madre que no te ha cuidado lo suficiente, sois quienes pagaréis con vuestra vida y vuestro dolor el haber transgredido la norma o el no haberla inculcado lo suficiente.

¿Cómo te quedas? Te repito que todo lo que aquí escribo es copy paste de Barjola, no te vayas a pensar que me lo he inventado yo. Lo que descubrirás con esta obra es que la autora ha tomado la molestia de llamar a las cosas por su nombre: la microfísica sexista del poder y la construcción del terror sexual como narrativa son desenmascarados, además de establecer un paralelismo con el caso de los asesinatos de Jack el Destripador en la época vitoriana. El modus operandi de la opinión pública, los medios y las autoridades es tan similar, que parece que fue ayer. Lo vas a ver clarísimo. De repente todo cobra sentido. Y lo cierto es que seguiría eternamente, pero creo que lo mejor es que sigas leyendo y teorizando de su puño y letra.

La ópera prima de Nerea Barjola será una de esas obras que todas tendremos en nuestra biblioteca. Al terminarla una amalgama de sensaciones entre las que se encuentran haberse hecho justicia, haber tomado conciencia y salir a la calle con ganas de lucha feminista, te invade por completo. Si este 8 de marzo hemos salido en masa en un acto histórico sin precedente, os digo que el que viene gritaremos frases de este libro todas a una por la Gran Vía. Es una lectura necesaria. Una sobresaliente disección de nuestra sexista sociedad . Es el pellizco que veníamos necesitando todas para avisarnos de que ya es hora de actuar. Hemos demostrado con las ilusionantes, esperanzadoras y pasmosas movilizaciones de este 8 de marzo que el movimiento feminista empieza a recibir el reconocimiento que se le ha estado negando un siglo. Sigamos haciendo justicia (NUESTRA justicia), con conocimiento y una retrospectiva de lo que las feministas de base llevan haciendo por todas nosotras años y años. Nerea Barjola nos lo regala por escrito. No dejéis de contribuir a que se corra la voz.

 


Para saber más:De Alcàsser a Boiro, nuestras desaparecidas’, entrevista a Nerea Barjola.

 

 

Microfísica sexista del poder, de Nerea Barjola
0 votes, 0.00 avg. rating (0% score)

¿Quieres debatir en un espacio tranquilo, seguro y libre de (machi)trols? Vente al foro de debate de Pikara Magazine

María Unanue

Adoro aprender por ciencia infusa, las flores y las patatas en todas sus formas.

    Uso de cookies

    Nosotras también hemos sucumbido a las cookies y eso que no son de chocolate. Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies