La rebelión de las menopáusicas Cuerpos, Reportaje

Donostia. Mesa redonda sobre acción directa en un encuentro feminista. La media de edad de las ponentes es de 25 años. En el turno de debate, una mujer de 55 años —pelo corto y coletilla, menuda y fibrosa, jovial y vivaracha— opina sobre las intervenciones y añade, para desconcierto del auditorio: “Y ya va siendo hora de que en el feminismo hablemos de la menopausia”. Es Bego González, la Txispas, la vecina que nos instaló los estores en la redacción de Pikara, integrante del colectivo feminista del barrio, Galtzagorri. Así nace este reportaje.

Ilustración: Susanna Martín

Ilustración: Susanna Martín

Hay un mutismo sospechoso acerca de las posibles bondades de la transición menopáusica, quizá temiendo que pueda producirse un entusiasmo colectivo y contagioso por parte de las mujeres “afortunadamente sin regla”. Una rebelión de mujeres mayores, sabias y libres. Anna Freixas

Tirá los tampones, las toallas sanitarias. Hacé una hoguera con ellas en el patio de tu casa. Desnúdate. Bailá la danza ritual de la madurez. Y sobreviví como sobreviviremos todas. Gioconda Belli

Infierno y pérdida

El médico francés C. P. L. de Gardanne acuñó el término menopausia en 1816 definiéndola como “la edad crítica” y “el infierno de las mujeres”, cuenta la psicóloga e investigadora Anna Freixas en su libro Nuestra menopausia, una versión no oficial. La primera psicoanalista que teorizó sobre la menopausia en 1945, Helene Deustch, la describía como una pérdida simbólica ligada a la interrupción de la función reproductiva. “Las mujeres que se muestran felices en la menopausia son anormales, no femeninas y vergonzantes”, sentenciaba.

Bego atribuye al poso de ese estigma que ni las feministas hablen de su menopausias con la normalidad con la que anteriormente comentaban sus reglas: “Se ha tratado siempre como una condena; dejas de ser mujer porque dejas de servir para el sexo y para la reproducción”.

LETICIA: “LA MENOPAUSIA Y LA VEJEZ SE ASOCIAN A PÉRDIDA Y YO PREFIERO ASOCIARLAS A CAMBIOS. GANAS EN TRANQUILIDAD”

Ella tenía unos 44 años cuando, después de una ruptura sentimental, empezó a sudar mucho y a tener reglas abundantes y dolorosas. La perimenopausia la pilló por sorpresa. Le hubiera gustado tener información, como cuando le bajó la regla por primera vez y pensó que iba a morir desangrada. Ahora hace activismo cotidiano hablando de su menopausia con naturalidad y en un tono positivo. “Mis amigas dicen que estoy obsesionada”, ríe.

La menstruación y la menopausia son dos procesos que las mujeres hemos aprendido a disimular. Ni sangrar ni sudar están bien vistos en las damas. El tabú, transformado en tensión, agrava las molestias físicas y la montaña rusa emocional. Pero, así como es habitual que se dedique algún taller o exposición a la menstruación en espacios feministas, la menopausia no suele entrar en agenda.

En todo caso, pensadoras, antropólogas y médicas han cuestionando el modelo biomédico occidental que, a partir de los años 60, empezó a caracterizar la menopausia como una enfermedad hormonodeficiente, evitable y curable mediante el consumo de estrógenos artificiales. Resulta muy rentable patologizar un proceso por el que pasarán todas las mujeres1 y ofrecer “una panacea para aliviarnos de la enfermedad de la vejez”, interpreta Freixas. La autoridad médica advierte a las mujeres de la amenaza de sufrir osteoporosis o Alzheimer si no se medican. Este consejo no acaba de convencer a la población femenina, especialmente desde que la prensa se hizo eco de estudios que indicaban que, en mujeres con predisposición a desarrollar cáncer de mama o de útero, ese riesgo aumenta con la ingesta de estrógenos artificiales. Mientras la medicina occidental detalla las amenazas para la salud que introduce la menopausia, las feministas señalan a una sociedad sexista y edadista como la verdadera amenaza.

Hacer las paces con la edad

Nadie echa a Leticia los 50 años que acaba de cumplir, aunque ahora use gafas para la presbicia y su pelo haya pasado de rubio ceniza a gris. Esta activista lesbofeminista menuda y fibrosa como Bego está asumiendo los cambios en su cuerpo: “He perdido mucha vista. La piel es menos elástica y, al sentarme, en el abdomen se marca un pellejo nuevo. Me están saliendo manchas en las manos. Y me canso antes”.

En una sociedad que premia la belleza y la juventud como dos valores indisolubles, sobre todo en las mujeres, la menopausia se relaciona con la decadencia de envejecer. Anna Freixas considera que la falta de modelos atractivos de mujeres mayores con los que identificarnos “nos impide vivirla con naturalidad y complacencia”, lo cual enriquece a la industria farmacéutica y cosmética que nos vende productos “antiedad”.

BEGO: “LA VAGINA ESTÁ MÁS RÍGIDA Y LUBRICAS MENOS, PERO TU SEXUALIDAD NO ESTÁ EN TU COÑO, LA QUE MANDA ES TU CABEZA” 

Por ello, Leticia considera urgente poner en valor la vejez, también en el feminismo. “Se afronta con mucha soledad, en particular la mayoría de lesbianas, que no tenemos hijos. Se respeta poco la sapiencia y las experiencias de la gente mayor”. Ella valora su momento vital: “La menopausia y la vejez se asocian a pérdida y yo prefiero asociarlas a cambios. Ganas en tranquilidad, vives con menor ansiedad. Eliges mejor, ya no eres tan kamikaze”.

El edadismo impacta directamente en el malestar asociado a la menopausia. Cuenta Freixas que, en contextos culturales en los que se venera a las personas mayores y en los que las ancianas gozan de mayor estatus, las mujeres apenas sienten molestias. “La desesperanza que sentimos no se cura a través de los psicofármacos porque no estamos enfermas, sino heridas por la estigmatización social del envejecer”, concluye la psicóloga.

¡Que viene el sofoco!

“Mira, ¿ves? Ahora me está dando un sofoco. ¿A que se me pone la cara roja?”. Bego se quita el jersey en mitad de la entrevista. En seguida se dio cuenta que si se expresaba, si no se resistía, le afectaba menos. Ahora, cuando el calor irrumpe en medio de uno de sus talleres de bricolaje, anuncia con desparpajo: “Chicas, me ha dado un sofocón menopáusico. Ya sabéis qué es eso, ¿verdad?”.

Los sofocos son el síntoma que más incomoda a las mujeres, por su carácter incontrolable, señala Freixas. A Leticia la menopausia no le pilló por sorpresa porque, a diferencia de Bego, sus amigas le hablaron de ella. Pero reconoce que “ese calor que te nace de dentro es algo muy chocante”. Trabaja como informática con catorce hombres jóvenes. Más allá del trajín de ponerse y quitarse el jersey, no habla de su menopausia en la oficina, pero la comparte mucho con sus amigas. “Esquiando con una colega, empezamos a tener sofocos en el telesilla. ¡Qué risas! La mente es muy poderosa; cuanto más lo niegas o lo ocultas, más te afecta”.

Bego salió con una mujer que lo pasaba fatal cuando le venían en el trabajo y empezaba a sudar. “Si estás atacada o estresada por algún motivo, te dan más sofocos. Si te dejas arrastrar, te angustias. A mí me ayuda estudiarme, contar cuántos segundos dura”. La Txispas también destaca la importancia de escuchar al cuerpo. El suyo empezó a rechazar la carne y a reclamar una alimentación más ordenada. Optó por la medicina naturista: salvia y aceite de onagra. “Si aportas a tu cuerpo un equilibrio tanto mental como alimentario, la menopausia se desmadra menos”, sostiene.

Ilustración: Susanna Martín

Ilustración: Susanna Martín

“Coge el lubricante, nena”

La falta de lubricación y de deseo son otros de los síntomas que se suelen asociar a la menopausia. Lo primero tiene fácil solución. “Coge el lubricante, nena. Y actúa con naturalidad, que si necesito algo te lo voy a pedir”, ha indicado Bego a sus amantes más jóvenes.

Anna Freixas encuestó a 35 mujeres para su libro. La mitad contaba que su vida sexual había empeorado, pero lo asociaba a otros factores como el estrés, el cansancio, el desgaste en la pareja o la ausencia de ella. Pero la mitad también destacaron que con la edad disfrutaban del sexo de una manera más rica, madura, equilibrada, despreocupada, hedonista y juguetona, libres del miedo a un embarazo no deseado. La evidencia científica disocia la libido de la menopausia; otra cosa es que los cambios corporales y emocionales, y el prejuicio social de que las mujeres mayores son asexuales y poco atractivas inhiba el deseo, afirma Freixas. En Nuestra menopausia, se centra de manera implícita en las mujeres heterosexuales y, aunque señala al imaginario heterosexual como una lacra, no indaga si las lesbianas con menopausia viven la sexualidad con menos lastres.

Leticia cree que en las lesbianas también cala la idea de que una mujer mayor no es sexy: “En el Wapa [una aplicación para ligar entre mujeres] pones que tienes más de 40 años y no te entra nadie. Yo tenía ese miedo, igual porque tampoco deseo a mujeres mayores. En la vida real te encuentras con que sí que hay gente que te desea”. Ella se sorprendió con los cambios en la excitación y en los orgasmos; “no en el deseo, porque ganas tienes”. Su compañera es joven y han descubierto juntas los cambios, sin reparos y con sentido del humor.

A Bego lo que le sorprendió fue lo viva que seguía su libido. “Yo decía: “¡Coño, si tengo mogollón de ganas de follar! Pues o no tiene nada que ver o será que a mí no me pasa”. Además, ahora se conoce mejor a sí misma y se ha liberado de muchos corsés mentales: “El agujero está más rígido y lubricas menos, pero tu sexualidad no está en tu coño, la que manda es tu cabeza. Cuando alguna amiga me dice que la menopausia le ha quitado las ganas, le pregunto: ‘¿Pero tú antes cuánto follabas? ¿Y por qué follabas? ¿Deseas al tipo con el que llevas mil años casada? ¿Qué cara pone si no te entra su polla?’”.

¿Menopáusica tú?

—Es que estoy con la menopausia.

—¡Cállate! ¡Qué vas a estar tú menopáusica! Pero si eres muy joven.

—¿Necesitas ver el diagnóstico de un señor médico para que me creas?

MARÍA: “SOLO VEÍA COMPRESAS TENA LADY Y YOGURES DENSIA. ME ENFADA QUE ESA SEA LA IMAGEN QUE TENEMOS DE LA VEJEZ” 
María Viadero tiene 40 años y quiere contar su historia porque se ha sentido “muy negada”. Lleva un año diagnosticada y medicada. En quince meses solo había tenido dos reglas. “Era la chica predictor porque, con tantas faltas y retrasos, siempre pensaba que estaba preñada”. También lo achacó al estrés. Los ginecólogos se resistían a contemplar la opción de una menopausia precoz, que fue confirmada por los análisis hormonales y una ecografía.

María está enfadada por la falta de empatía y de información de calidad en la atención médica: “Me he topado con el ginecólogo que me infantilizaba y al que le molestaba que interviniera en la conversación y con la ginecóloga que banalizó mi situación, diciendo que casi mejor. ¿O sea que la regla es un engorro y chutarme con hormonas es estupendo?”. Le recomendaron tomar terapia hormonal hasta los 45 años, edad en la que se considera “normal” tener la menopausia. La aceptó porque los sofocos, muy continuos, le provocaban insomnio y le alteraban el ánimo, y porque le alertaron de riesgos cardiovasculares y óseos. Pero, como feminista crítica con la patologización y medicalización de la salud de las mujeres, esa decisión “táctica y temporal” le ha provocado mucha contradicción.

El fármaco cuesta 45 euros cada tres meses. Interrumpe los sofocos y los cambios de humor. No sabe si otros síntomas, como la menor libido o la sensación de hinchazón, se deben a la menopausia o a la hormonación. “Es muy loco, porque vuelves a sangrar, aunque en menor cantidad, y tienes que entender que ya no ovulas. El endometrio está confundido”.

María se reconoce muy removida. Siente que ha cedido al peso de los estereotipos y clichés sexistas: “Me sentía una histérica y solo veía compresas Tena Lady y yogures Densia. Me enfada que esa sea la imagen que tenemos de la vejez”. Tenía claro que no quería tener hijos, pero aún así la menopausia convertía esa decisión en irreversible. “He vivido un pequeño duelo”, admite.

Pero no todo es enojo. Esta socióloga extrovertida y dicharachera destaca que el proceso le ha servido para entender mejor su cuerpo y que se ha sentido muy arropada por un entorno “feminista y amoroso”. Como Bego, también está contando su experiencia a los cuatro vientos: “Estoy reivindicándome mucho como menopaúsica”.

María ha tenido su primer orgasmo múltiple con la menopausia. Piensa que igual por haber perdido el miedo a quedarse embarazada. El ginecólogo solo le habló del riesgo de atrofia vaginal.

¿Y ahora qué hacemos?

—Agustín, Beatriz ya es mujer.

La madre lo anuncia con timidez y solemnidad. El padre se queda pensativo y termina esbozando una sonrisa de orgullo. Pronto se entera todo el pueblo. ¿Se nos ocurre alguna escena sobre la menopausia tan mítica como la primera regla de Bea en Verano azul?

El documental La luna en ti, cursos con pedagogas menstruales, muestras de arte menstrual, fotos de pantalones sangrados censuradas por Instagram, el ritual de regar las plantas con tu sangre… Las feministas encontramos sendas para reconciliarnos con la regla, pero no para dar la bienvenida a la menopausia. Leticia lo atribuye al fervor esencialista que considera la menstruación como el símbolo de la feminidad. La bajada de los estrógenos evoca vientres yermos, flores marchitas.

Anna Freixas anhela “un rito femenino bello y liberador” sobre la menopausia, inspirada por la lectura de autoras como Germaine Greer, quien ve en esta revolución hormonal una ventana hacia el despertar espiritual y la toma de control sobre la vida. Las mujeres libres de la atención sexual masculina dejan de vivir para los otros.

Mis entrevistadas rumian otros formatos para fortalecer la sabiduría popular en clave feminista: “Hay que pensar algo atractivo, que funcione. Feministas diversas podríamos sentarnos en círculo con la gente, compartir nuestra experiencia y luego charlar entre todas”, imagina Bego. María, integrante del grupo de clown feminista Las Kapritxosas, se propone transformar sus diarios en un monólogo teatral. “Me sentaría yo sola, frente al público, sin nariz, a contar tantas cosas que quiero compartir. Sería terapéutico”.


1En realidad, esta afirmación obvia a las mujeres trans, a algunas intersexuales, a mujeres cisgénero que han visto interrumpida su regla en la juventud por otros motivos; y también cabe citar la realidad de trans masculinos. Uso el genérico “las mujeres” sin olvidar esta matización.

Este texto ha sido publicado en el número 5 de #PikaraEnPapel

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Print this page
La rebelión de las menopáusicas
0 votes, 0.00 avg. rating (0% score)

¿Quieres debatir en un espacio tranquilo, seguro y libre de (machi)trols? Vente al foro de debate de Pikara Magazine

Periodista. Madre orgullosa de Pikara. Colaboro con eldiario.es, Diagonal y Argia. Me gusta contar historias de personas libres y rebeldes. También me gusta romper tabúes y provocar cortocircuitos contra los sectarismos (el mío incluido).

Comentarios recientes

  1. Pingback: Ración de croquetas: las otras noticias de la semana (01/04) - Hay una lesbiana en mi sopa

Los comentarios están cerrados

Uso de cookies

Nosotras también hemos sucumbido a las cookies y eso que no son de chocolate. Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies