“Por fin dejarán de reírse de mí cada vez que enseño mi DNI” Crónica, Cuerpos

El Parlamento griego ha aprobado la ley para el reconocimiento legal de la identidad de género. Esta norma permitirá que las personas trans cambien el nombre y el género de sus documentos oficiales sin necesidad de operaciones quirúrgicas, tratamientos médicos ni informes psiquiátricos.

Activista trans en las calles de Atenas durante una manifestación./ Foto: Hibai Arbide Aza.

Activista trans en las calles de Atenas durante una manifestación./ Foto: Hibai Arbide Aza.

Atenas, 10 de octubre.

“¡Los transexuales son enviados de Satanás para destruir el mundo!”, grita mientras enarbola un icono ortodoxo de madera de la Virgen María. Se trata de Eleni Louka, una fanática religiosa que se ha convertido en una especie de celebridad de Youtube porque se dedica a lanzar proclamas de cristiana ortodoxa cada año durante la manifestación del Orgullo. A su lado, Raffaella, una estilosa rubia que calza tacones de 15 centímetros y lleva la bandera arco iris anudada al cuello, se limita a posar con un abanico en el que se lee ‘Es cuestión de educación’, el lema que eligió este año la comisión del ‘28 de Junio’ de Atenas.

Raffaella, más que feliz, afirma que está aliviada: “Cada vez voy a un banco, al aeropuerto, a Hacienda… Mi imagen de mujer no se corresponde con lo que pone en mi DNI, que dice que soy un hombre. Con esta ley podré ir donde quiera sin que se rían de mí porque no me parezco la foto de mi DNI. Con esta ley podré estar más tranquila y podré moverme sin avergonzarme y sin sentir que se ríen de mí”.

Igual que Raffaella, centenares de activistas LGTBI han venido a la Plaza Syntagma a celebrar este día histórico. Junto a la plaza más célebre de Grecia está el Parlamento griego. En su interior, los grupos parlamentarios debaten la ley para el reconocimiento legal de la identidad de género. Entre las presentes destacan las activistas trans que llevan años luchando contra viento y marea. Entre las doscientas personas que han venido hay tantas banderas arco iris como azules, blancas y rosas, las banderas del orgullo trans. Una chica joven lleva a su espalda la enseña del orgullo bisexual -rosa, azul y morado- y la persona que le acompaña la bandera morada, blanca y verde que representa el orgullo cuirgénero. En una esquina de la plaza, media docena de anarcosindicalistas ondean banderas rojinegras. En Syntagma es mucho más habitual ver estandartes rojinegros, rojos o negros pero hoy son minoría. La composición de la concentración se parece mucho más a la cola de un concierto de Lady Gaga que a las habituales manifestaciones contra la austeridad que han hecho famosa esta explanada.

Marina Galanou es la portavoz de la Asociación para el Apoyo a las Personas Transgénero y la cara más conocida del activismo trans en Grecia. Junto a otras compañeras, Galanou está invitada a asistir como público a la sesión parlamentaria, como reconocimiento a la labor que han hecho durante la tramitación de la ley. Esta victoria es su victoria.

Una ley de género despatologizadora

La principal virtud de la ley griega es que no considera el hecho trans una enfermedad. Es decir, no exige operación quirúrgica, tratamiento endocrino o informe psiquiátrico alguno para realizar el cambio de género en los documentos. Basta con que la persona interesada manifieste su intención.

“Es un día muy importante para Grecia, un día histórico para el movimiento LGBT. la primera vez que una ley reconoce el cambio de género sin necesidad de alguna operación”, dice el activista LGTBI Haris Tortorelis durante la concentración, pero añade “lo que pasa es que se quedan fuera de la ley algunas cosas que esperamos hasta el último momento para que se cambie la ley, como el tema de los menores de edad, los menores de 17 años”. Se refiere al debate que, a última hora, ha provocado la oposición de centro derecha. Nueva Democracia (ND) se niega a apoyar la ley por la “desprotección” que a su juicio sufrirán los niños griegos porque, a partir de ahora, podrán cambiar de género.

El líder de ND, Kyriakos Mitsotakis, pronuncia uno de los argumentos más extravagantes de la historia del parlamentarismo: “Nos vemos obligados a rechazar la ley porque no podemos apoyar que los niños cambien de género. No están preparados para ello. Hace poco, conocí a un niño que me dijo que un amigo suyo quiere cambiar de sexo porque se lo han dicho unos extraterrestres que aterrizaron su nave en el Monte Ymitos [situado junto a Atenas]”. Las redes sociales se llenan de memes de “aliens mariconizantes” para burlarse de Mitsotakis.

Finalmente, la ley acepta que el cambio de género se pueda hacer a partir de que la persona cumpla 15 años, pero con esa edad sí hará falta un informe de un un trabajador social, un psicólogo, un endocrino y un cirujano pediatra. A partir de los 16 años no se requiere tal informe. La oposición de derechas pone el grito en el cielo. Grecia será el único país en el que los niños cambian de sexo, dicen. Se escandalizan también porque le ley no establece la irreversibilidad del cambio por lo que “los niños podrían pasar a ser niñas y luego otra vez niños”. Marina Galanou les corrige en su Facebook: “Los conservadores, que ahora están graznando deberían votar y aplaudir con brazos y pies. Para que hablen informados: Malta, Alemania, Austria, Bielorrusia, Croacia, Moldavia y Suiza no tienen límite de edad para el cambio de género en menores, mientras que en Noruega es de seis años. Nos dicen que estos países no respetan a los niños”.

Christina, que enarbola la bandera del orgullo trans en Syntagma, cree que son precisamente las generaciones más jóvenes las más favorecidas por la ley, para que no tengan que padecer todo lo que ha vivido ella: “Gracias a este ley, cuando los jóvenes valientes se sientan diferentes al sexo biológico que les ha sido asignado, tendrán un futuro mejor en una sociedad que no es muy acogedora con nosotras”.

La ley es mérito de las asociaciones de personas trans, aunque formalmente la presenta SYRIZA. Aunque su socio de gobierno ANEL (derecha nacionalista) amaga con no apoyarla durante la tramitación, vota a favor. También recibe el apoyo de Potami y de Coalición Democrática. En contra votan Nueva Democracia, los neonazis de Amanecer Dorado (AD), Unión de Centro y el KKE, el partido comunista. Según Amanecer Dorado, es una ley “antinacional” que socava la integridad de la nación helena. Los nazis se comprometen a derogar la ley y a “defender los valores del cristianismo ortodoxo”. Unión de Centro, como su nombre indica, es un partido de derechas. Su argumentario es similar al de AD en este punto.

El partido comunista vota en contra porque, en palabras de su portavoz Yiannis Delís, “el proyecto de ley reproduce la distinción no científica entre el sexo biológico y género. Y su contenido se basa en la ideología burguesa de los derechos humanos y civiles”. Delís agregó, entre otras cosas, que Eesencialmente establece un derecho individual para determinar el género basado en teorías postmodernas y en la noción de que la persona puede decidir subjetivamente a qué sexo pertenece. Sin embargo, el género está determinado objetivamente”. El partido comunista griego defiende que los derechos humanos y civiles son un subconjunto de reivindicaciones de clase más amplias, por lo que reivindicarlos implica una cesión ante la ideología burguesa.

Las personas de género no binario tendrán que esperar

A última hora, el diputado George Mavrotas‏, del partido liberal Potami, introdujo una enmienda tendente al reconocimiento de las personas de género no binario. La enmienda que proponía incluir una opción para las personas de género no binario, o que no se identifican ni como hombre ni como mujer, permitiendo que el Registro Civil tuviera las casillas ‘masculino’, ‘femenino’, ‘no binario’ o ‘en blanco’. Uno de los problemas de la enmienda de Mavrotas es que su redactado mezclaba de manera confusa el reconocimiento de las personas intersexuales con la reivindicación de las personas genderfluid o no binarias (NB).

La enmienda fue rechazada pero la mayoría parlamentaria dejó abierta la posibilidad de introducir el género NB en una posterior reforma del Código Civil. SYRIZA se comprometió ante las activistas a revisar tal decisión si, como está previsto en breve, el Parlamento Europeo ratifica una resolución de la Comisión para la Igualdad de Género del Consejo de Europa, que resolvió por unanimidad aceptar el género no binario.

“Ninguna ley es completa. Las personas LGTBI sabemos que nunca nos aceptarán del todo o nunca asumirán todas nuestras reivindicaciones”, dice Irini, una joven griega cuando lleva ya varias horas en Syntagma, “pero que queden flecos no puede hacernos perder de vista que hoy estamos protagonizando un gran avance. Esta ley para las personas trans en un país como Grecia es algo que tenemos que celebrar”.

 

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Print this page
“Por fin dejarán de reírse de mí cada vez que enseño mi DNI”
0 votes, 0.00 avg. rating (0% score)

¿Quieres debatir en un espacio tranquilo, seguro y libre de (machi)trols? Vente al foro de debate de Pikara Magazine

Hibai Arbide Aza

Periodista.

    Uso de cookies

    Nosotras también hemos sucumbido a las cookies y eso que no son de chocolate. Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies