Machismos explícitos y machismos encubiertos Opinión, Voces

Los agresores de la fiestas de San Fermín han encontrado complicidad en algunas instituciones y en medios de comunicación. Por ejemplo, la Fiscalía de Navarra no ve delito de odio en mensajes impresos en chapas y camisetas que hacen apología de la violación y la violencia.

Rosa Cobo*

Concentración contra las agresiones machistas en San Fermín. / Foto: Facebook Pamplona en Igualdad

Concentración contra las agresiones machistas en San Fermín. / Foto: Facebook Pamplona en Igualdad

En estas últimas dos semanas han tenido lugar algunos hechos que merece la pena destacar por el rotundo subtexto patriarcal que albergan. En efecto, por una parte, se publicó un artículo en El País a propósito de un estudio que exploraba las causas por las que algunos hombres asesinan a mujeres. Por otra parte, en las fiestas de San Fermín, en Pamplona, han proliferado camisetas y chapas con dibujos y frases como ‘o follamos todos o la puta al río’, ‘chupa y calla’ o ‘tu culo será mío’. Y aún más: la delegación en Navarra de la Comisión para la Investigación de los Malos Tratos puso una denuncia por un posible delito de odio contra las mujeres por estos hechos y la Fiscalía de Navarra ha respondido que no son constitutivos de ningún delito y no hacen apología de la violencia.

Vayamos por partes. El artículo del citado periódico intenta explicar que los hombres que asesinan a mujeres en contextos de pareja lo hacen por razones que nada tienen que ver con las estructuras patriarcales de la sociedad. La locura y el mal, explica el estudio, están detrás de la violencia masculina. Y nada tienen que ver ni la desigualdad ni el sexismo. Después de décadas de investigación por parte del feminismo académico y de lucha política del movimiento feminista, hay estudios suficientes como para saber que la violencia machista está causalmente vinculada a estructuras simbólicas y materiales de desigualdad. En efecto, el entorno familiar y social, el sexismo dominante, una educación que no reconoce la desigualdad, la exaltación de la masculinidad hegemónica, la ideología de la inferioridad de las mujeres y el entramado institucional patriarcal son las causas fundamentales en la formación de la personalidad de los agresores. Sin embargo, el artículo no busca las opiniones de las personas y entidades que llevan décadas de estudio e intervención con mujeres agredidas. Tampoco están las voces de las mujeres que han sido objeto de la violencia masculina y están vivas para contarlo. Quizá hay que aplicar la sospecha a ese artículo.

Los sucesos de San Fermín tampoco deben analizarse como el producto de varones trastornados o malvados. Estos hechos exigen un análisis político y deben interpretarse como una respuesta al compromiso que ha establecido el movimiento feminista con las instituciones navarras y con importantes sectores sociales para detener la violencia sexual. La respuesta de esos bárbaros del patriarcado con las frases impresas en las chapas y camisetas es toda una declaración de intenciones, que se concreta en tres mensajes claros. El primero es que las mujeres deben estar disponibles sexualmente para la satisfacción sexual masculina. El dibujo de la camiseta en la que una figura femenina se arrodilla para hacer una felación a una figura masculina es ilustrativo. El segundo es que la prostitución encarna la satisfacción de sus necesidades y la imagen de la prostituta como alguien que no vale nada y a la que se puede obligar y, si no acepta, agredir es estremecedora: ‘o follamos todos a la puta al río’. Finalmente, el tercero es que todas las mujeres somos putas. Nuestra función es cumplir las expectativas sexuales masculinas: ‘ser virgen no te hace una santa’.

Por todo esto se hace incomprensible la respuesta de la Fiscalía de Navarra. Me pregunto cuá hubiese sido la contestación de esta institución si las chapas y las camisetas tuviesen como destinatarios a grupos históricamente perseguidos, explotados o discriminados, como judíos, negros o inmigrantes. ¿A la fiscalía le hubiese parecido que no hay apología de la violencia en este enunciado: ‘o follamos todos o los inmigrantes al río’? Quizá también hay que aplicar la sospecha a la decisión de la fiscalía de archivar la denuncia.

De la misma forma que el movimiento feminista, las instituciones políticas y sectores de la sociedad navarra han manifestado un rechazo rotundo y explícito de la violencia sexual en sus fiestas, también se ha puesto de manifiesto que los agresores han encontrado complicidad en otras instituciones y en medios de comunicación. Ninguno de estos hechos es inocente. Se inscriben en una rabiosa reacción patriarcal que tiene como objetivo no cuestionar los privilegios masculinos. La intención es privar de dimensión política estos hechos y hacerlos pasar por patologías o rasgos de personalidad de varones individuales. La intención es negar no solo la política patriarcal que se expresa tanto en el imaginario colectivo como en los entramados institucionales sino también su conexión causal con la violencia machista.

*Rosa Cobo es profesora de Sociología y directora del Centro de Estudios de Género y Feministas de la Universidad de A Coruña.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Print this page
Machismos explícitos y machismos encubiertos
0 votes, 0.00 avg. rating (0% score)

¿Quieres debatir en un espacio tranquilo, seguro y libre de (machi)trols? Vente al foro de debate de Pikara Magazine

Revista que ofrece periodismo y opinión con un enfoque crítico, feminista, transgresor y disfrutón.

Uso de cookies

Nosotras también hemos sucumbido a las cookies y eso que no son de chocolate. Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies