La libertad de la mujer acaba donde empiezan sus tetas Participa

Nota: Este artículo se enmarca en la sección de libre publicación de Pikara, cuyo objetivo, como su nombre indica, es promover la participación de las lectoras y lectores. El colectivo editor de Pikara Magazine no se hace responsable ni del contenido ni de la forma de los artículos publicados en esta sección, que no son editados. Puedes mandar el tuyo a participa@pikaramagazine.com. Rogamos claridad, concisión y buena ortografía.

Feminómenas

Acoso sexista en San Fermín./ Argia

Fuente: Argia

Ha empezado #SanFermín2017 y ya están los comentarios y posts sobre las mujeres y sus Tetas rondando por las redes sociales y toda aquella página que se haga eco de la situación. Porque cualquier persona que escribe en el buscador dicha fiesta, en la misma página aparece mucha gente bebiendo y riendo, toros y chicas encima de hombros, algunas en tetas y otros solo disfrutando de la vista.

Año tras año, parece que el objetivo de los periodistas y los que solo retratan la fiesta sobre todo se centra en ellas, en esas mujeres que se exhiben con alegría y desparpajo, no existen hombres que enseñan su cuerpo, eso no vende ni interesa a la mayor parte de su público, no da tanto morbo como ver a una mujer disfrutando de su libertad… para luego tacharla de guarra y hacerla culpable si la tocan o la violan. Va provocando… ¿No?

Pero no es un tema exclusivo de San Fermines, cada vez que una mujer por alguna razón enseña las Tetas porque quiere, es tachada de zorra, puta, incitadora a la violación…

Y es que la libertad de una mujer acaba donde empiezan sus tetas en este caso. El otro día una chica publicó un texto en Facebook y no duró ni 24h ante la (afortunadamente) horda de comentarios escandalizados tanto de mujeres como de hombres. En el texto contaba que ella era Feminista (¿?), y que las mujeres que enseñaban sus tetas hacían un flaco favor a todas las mujeres que luchaban para que el mundo las respetase. Y que luego había mujeres que se quejaban porque las tocaban y las violaban, cuando las culpables eran ellas por incitar a la horda de hombres borrachos incapaces de controlar sus propias pulsiones.

Obviamente, había comentarios que apoyaban dicho pensamiento pero fue grato ver cómo más de la mitad de ellos rechazaban dicha visión del… ¿Feminismo?

El Feminismo busca el respeto del cuerpo, sea cual sea su situación y circunstancia. El cuerpo pertenece a la o al que lo lleva y nadie tiene derecho de tocarlo sin consentimiento expreso de dicha dueña o dueño.

Si a una mujer le apetece enseñar las tetas a medio mundo, ya sea en la playa o en unas fiestas, no establece un contrato de consentimiento tácito con nadie de tocamientos. La provocación NO está en el cuerpo, sino en los ojos de quien lo mira. Parece que las Tetas permitidas son las que pueden ser usadas como objeto de consumo y de erotismo por terceros, pero que si su dueña decide hacer el uso que le salga de sus genitales está visto como una deshonra de la misma y ha de ser castigada por tal desvergonzado uso de una libertad que aún no le pertenece completamente… y por su puesto, si es tocada o violada la culpa es suya, que no ande pidiendo guerra con su provocativo uso de autodeterminación y albedrío. La libertad de una mujer debe de ejercerla según lo que le diga el resto, por supuesto.

Sin embargo, también hay vídeos y fotos en los que las chicas simplemente están disfrutando de las vistas privilegiadas al estar subidas a hombros de un amigo o amiga y aun así también son víctimas de hombres manoseándolas con o sin Tetas al aire de por medio. Por lo tanto, las Tetas no son el problema, el problema es la falta de respeto hacia la mujer y del todo vale escudándose cobardemente en estos casos, en la fiesta y el alcohol… o en que si va a esas fiestas sabe a lo que se expone. El caso es que la culpa parece que nunca la tienen los que ejercen la falta de respeto o el exceso, sino quien padece el agravio. Es tan absurdo como sacar una cartera para pagar algo y que al robarte te tachen a ti de culpable por usar tu cartera… y si encima es de piel de la buena ¡es que ibas provocando!

Porque no nos engañemos, aún no hemos visto fotos o videos en los que una mujer intente desnudar a una desconocida y aprovecharse de ella, que vamos a decir que como las meigas, haberlas haylas para evitar algún comentario de “como no lo habéis visto, no quiere decir que no exista”, pero hay que ser sinceras/os, casi todos los documentos que registran estos casos son hombres acosando a mujeres u a otros hombres. ¿Entonces, de quién es el problema? El problema está en la “Cultura de la Violación” que tiene nuestra sociedad y en hacer saber y perpetuar que una mujer NO es un sujeto activo y total de derecho y que nunca podrá dejar de estar alerta en dichas multitudes ni tener espacios seguros libres de violencia física o verbal. Porque só, #Notallmen lo hacen pero #Yesallwoman lo padecen.

Refugiarse en el #NotAllMen y gastar las energías en hacer saber al mundo que hay hombres que no violan, solo les hace espectadores pasivos que no hacen nada por cambiar una situación que SÍ que padece la mitad de la población de forma directa y violenta… y la otra mitad de forma menos visible pero igual de devastadora.

Para terminar, queremos destacar que nos ha llamado mucho la atención la cantidad de palabras y de tiempo que se ha empleado en hablar sobre las Tetas de las chicas y de su libertad o no de uso, pero en comparación, se ha criticado y hablado poco sobre el comportamiento de los hombres que tocan, manosean, levantan camisetas, bajan pantalones, violan, acosan, violentan… en las redes sociales. Curioso… muy curioso.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Print this page
La libertad de la mujer acaba donde empiezan sus tetas
0 votes, 0.00 avg. rating (0% score)

¿Quieres debatir en un espacio tranquilo, seguro y libre de (machi)trols? Vente al foro de debate de Pikara Magazine

Revista que ofrece periodismo y opinión con un enfoque crítico, feminista, transgresor y disfrutón.

Uso de cookies

Nosotras también hemos sucumbido a las cookies y eso que no son de chocolate. Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies