Feminismos asiáticos En red, Sangre Fucsia

Somos conscientes de que abordar el feminismo centrado en todo un continente es una tarea un tanto simplista y cuanto menos, parcial. Como ya practicamos en los programos dedicados a algunos ejemplos de feminismos en el mundo árabe o incluso los feminismos negros, partimos de la base de que no conocemos nada. Tenemos que aprender mucho de las estrategias que adoptan las mujeres y sujetos no hegemónicos de Asia para que su discurso sea efectivo. Éstas se traducen en unos modos diversos, enriquecedores y, aunque algunas veces nos resulten chocantes, siempre deben ser respetados pues parten de un espacio, una genealogía y, en definitiva, de un contexto que nos es ajeno.

En este programa hemos dedicado un amplio tiempo a diseccionar la Gulabi Gang o, como son más conocidas, las mujeres del sari rosa, una organización que agrupa ahora mismo a más de 100.000 mujeres con edades entre 18 y 65 años y que, en su mayoría, provienen de la casta de las intocables. Muy conocidas en su momento por su estrategia de autodefensa feminista frente a los casos de violencia de género, su campo de actividad sin embargo abarca todos los aspectos de la vida que fomentan las desigualdades, tanto las de género como las de clase, siendo muy activas en la defensa del territorio y los modos de economía rural del norte de la India.

Película La bicicleta verde-Sangre Fucsia

Si las mujeres del sari rosa realizan una curiosa combinación entre autodefensa feminista pero apuesta por la reconciliación conyugal, la estrategia de Haifaa Al-Mansour, directora de La bicicleta verde es mostrar la realidad con un filtro amable. Esta cinta tiene el dudoso honor de ser la primera película dirigida por una mujer en Arabia Saudí y muestra el enamoramiento de la joven Wadja por una bicicleta. Este medio de transporte es una auténtica proclama de rebeldía y desafío a la moral de la preadolescente que no cejará en su empeño por lograr el dinero para adquirirla, aunque esto suponga rendirse a participar en un concurso de lectura del Corán y hacer de recadera para sus compañeras de escuela. Un país donde las mujeres tienen prohibido conducir un coche o donde sólo pueden hacer uso de la bicicleta para usos recreativos, aunque moralmente esté muy mal visto ya que se cree que afecta su virginidad, podrían haber fomentado una cinta de corte mucho más activista o revolucionario. El costumbrismo sin filtros, sin embargo, acerca la realidad de las mujeres en Arabía Saudí a un gran número de públicos que, de otra manera no se habrían acercado a esta historia.

De Arabia Saudí a China de la mano de una bella en cuanto rara publicación: las obras El diario de la señorita Sofía y En el hospital, editadas de manera conjunta por Ed. Bellaterra. La autora es Ding Ling (seudónimo de Jiang Bingzhi), destacada intelectual de la China comunista y cuyo alegato a favor de la liberación de las mujeres le valió la deportación. Sus personajes generan los perfiles de una nueva mujer china, movidos por un objetivo, ya sea la emancipación y satisfacción sexual o la mejora en la calidad de vida de su comunidad. El estereotipo de mujeres sumisas que acompaña al perfil de las chinas queda dinamitado por estas protagonistas y por la propia vida de la autora que fue una de las pocas mujeres del movimiento cultural del Cuatro de Mayo (una suerte de generación de 1919) y que militó en las filas del anarcofeminismo patrio.

Teniendo en cuenta nuestra adolescencia y el amor que le tenemos al manga, no podía faltar un repaso al feminismo en Japón. Han corrido ríos de tinta al hilo de la existencia o no de este movimiento en el país nipón, un discurso que ponemos en duda en nuestro artículo sobre pandilleras y en el podcast dedicado precisamente a las bandas de chicas. En esta ocasión te proponemos varios ejemplos desde distintas expresiones culturales, desde el arte contemporáneo con Ashita Shojo Tai (la Tropa de Chicas de Mañana) o la artista Megumi Igarashi y su especial amor a las formas vulvares, y por supuesto haciendo un repaso a los hitos feministas de la historia de Japón. En este sentido no debes perderte la revista Seito, publicada entre 1911y 1916 donde se abordaban temas tan transgresores como el derecho al voto, y por supuesto el colectivo Sekirankai (Bandera Roja), un grupo socialista y anarquista de mujeres que surgió, precisamente, ante las posturas liberales de este incipiente feminismo. Esta postura de feminismo institucional e incluso liberal impera ahora mismo en los debates que acompañan a las mujeres que por primera vez ocupan puestos de importancia en los gabinetes de Gobierno. Sin duda, un debate que no nos es ajeno y del que quizás podamos aprender a desmontar al observarlo.

¿Quieres saber más sobre el feminismo en Asia? Te hemos preparado una selección de artículos, vídeos y materiales extra en nuestro storify

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Print this page
Feminismos asiáticos
0 votes, 0.00 avg. rating (0% score)

¿Quieres debatir en un espacio tranquilo, seguro y libre de (machi)trols? Vente al foro de debate de Pikara Magazine

Sangre Fucsia

Somos la víscera, el puñetazo, la hemorragia. Fanzine sonoro de @AgorasolRadio en directo cada viernes de 20 a 21h. y ahora también en Pikara.

Uso de cookies

Nosotras también hemos sucumbido a las cookies y eso que no son de chocolate. Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies