“No mi presidenta”: las feministas francesas se movilizan contra Marine Le Pen Crónica, Planeta

Mientras Marine Le Pen se autoproclama la “candidata de las mujeres”, el movimiento feminista llama a parar los pies al Frente Nacional en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales en Francia y a votar a Emmanuel Macron. Aun así, las feministas advierten: su apoyo puntual al exministro de Economía -promotor de medidas neoliberales durante el quinquenio socialista- no es ni mucho menos un cheque en blanco.

Pancartas contra Marine Le Pen durante la manifestación del 1 de mayo./ Teresa Suárez

Pancartas contra Marine Le Pen durante la manifestación del 1 de mayo./ Teresa Suárez

Hace pocas semanas, en uno de sus mítines más multitudinarios en París, Marine Le Pen contempló con estupor cómo una activista de Femen irrumpía en el escenario, antes de ser placada con eficacia militar por el personal de seguridad. Retomando su discurso, la candidata del Frente Nacional lanzó: “Ahí lo tienen, la inversión total de valores: militantes de extrema izquierda vienen a interrumpir un mitin de la única que defiende a las mujeres”.

Porque así se ha vendido Le Pen durante la campaña electoral: haciendo valer su condición de abogada y madre divorciada, viviendo además sin estar casada con su actual pareja -Louis Alliot, otra cara conocida del partido-, la aspirante del FN al Elíseo se ha mostrado como una profesional moderna y feminista, “la candidata de las mujeres”.

El intento de dejar atrás los viejos demonios del partido fascista y filonazi no es nueva: desde que se puso al frente del partido en 2011, Le Pen ha hecho todo lo posible por mostrarse más abierta, distanciándose del ala más católica de su partido, rebajando su intransigencia en temas como el aborto, y rodeándose de colaboradores abiertamente homosexuales, como el vicepresidente del partido, Florian Philippot, o el recién nombrado presidente de la formación, Steeve Briois.

Mouna no olvida que Le Pen criminaliza a las mujeres migradas o con velo./ A.O.

Mouna recuerda que Le Pen criminaliza a las mujeres migradas o con velo./ A.O.

Consciente de que su identidad de género ha contribuido a suavizar y mejorar la percepción de su partido entre una parte del electorado francés, la aspirante del Frente Nacional trata de ganarse el voto femenino y va logrando progresos: si su padre, Jean Marie Le Pen, tenía un electorado tradicionalmente más masculino, en el caso de la hija la diferencia se recorta y tanto en las elecciones de 2012 como en la primera vuelta de estos comicios el 23 de abril obtuvo el mismo nivel apoyo entre hombres y mujeres.

¿Ha cambiado el Frente Nacional con la llegada de Marine Le Pen en su posición sobre las mujeres? “Reivindicarse como feminista le permite distinguirse del viejo Frente Nacional falocrático”, explicaba recientemente el filósofo Michel Eltchaninoff, autor del ensayo ‘Qué hay en la cabeza de Marine Le Pen’. Se trata, no obstante, de la misma persona que “considera que los grandes combates feministas de los años 60-70 ya están ganados, rechaza con violencia la ‘grotesca teoría de género’, y en su discurso mezcla a Olympe de Gouges y Marie Curie con figuras del nacionalismo católico como Santa Genoveva o Juana de Arco. Su feminismo pica de tantos sitios que pierde todo significado”.

Raphaëlle Rémy-Leleu, portavoz de la organización Osez Le Féminisme, va más allá: “La diferencia entre antes y ahora se encuentra exclusivamente en el discurso, no en las políticas que lleva a cabo o que promueve. Se trata de un cambio cosmético: el FN jamás será un partido defensor de los derechos de las mujeres o de la comunidad LGBT porque es una formación xenófoba, homófoba y reaccionaria”.

No se trata de una postura minoritaria: ante el intento de recuperación de la causa de las mujeres, el movimiento feminista en Francia ha parado los pies en seco a Marine Le Pen. En estas elecciones presidenciales numerosas organizaciones han denunciado la “farsa” del presunto feminismo del Frente Nacional y han llamado a combatirlo con total contundencia.

#NoMiPresidenta

Esta semana, medio centenar de personalidades del mundo de la cultura, el arte y la política encabezadas por Laurence Rossignol, ministra de la Familia, la Infancia y los Derechos de las Mujeres, firmaron un manifiesto: “Feministas, no queremos al Frente Nacional. Votaremos a Emmanuel Macron”.

En ese manifiesto, recuerdan que Le Pen aboga por medidas como acabar con la discriminación positiva “para volver a la meritocracia”, pretende prohibir el aborto que ha bautizado de “comodidad” y estigmatiza a las mujeres migradas.

Lisa, activista queer, sentencia que, gane uno u otra, "estamos en la mierda"./ Andrea Olea

Lisa, activista queer, sentencia que, gane uno u otra, “estamos en la mierda”./ Andrea Olea

La federación Inter-LGBT de Francia ha llamado a “movilizarse masivamente para derrotar las ideas del Frente Nacional”, ante un programa que también incluye la derogación del matrimonio gay, una reproducción asistida contemplada exclusivamente en caso de esterilidad (lo que dejaría fuera a las mujeres lesbianas) o la lucha contra la discriminación únicamente por razones de salud o discapacidad (excluyendo la homofobia o la transfobia).

Por su parte, ante el hashtag #FemmesAvecMarine (#MujeresConMarine) lanzado por el FN, Osez Le Féminisme ha contrapuesto #PasMaPresidente (#NoMiPresidenta). En su manifiesto, destacan que tras la autodenominación “feminista” del partido de ultraderecha solo hay humo: en los 144 compromisos presidenciales que componen el programa electoral resumido del Frente Nacional, apenas tres líneas se refieren a los derechos de las mujeres; la primera propuesta formulada es “luchar contra el islamismo que hace retroceder sus libertades fundamentales”, seguida de dos promesas cuanto menos vagas: un plan nacional para la igualdad salarial y la lucha contra la precariedad.

Movilizadas

Con motivo del Día Internacional del Trabajo, miles de mujeres salieron a manifestarse en las calles de Francia el 1 de mayo, aprovechando la ocasión para decir no al FN.

En París, Mouna, trabajadora del sector sanitario de 35 años, se indignaba ante el llamamiento de Le Pen a las mujeres: “Apela a su condición de mujer y de madre para que votemos por ella, pero al mismo tiempo, rechaza a quienes no somos blancas o llevamos esto”, afirmaba señalando su hiyab. “Para ella no soy una verdadera francesa, soy una inmigrante, incluso si he nacido, crecido y hecho mi vida aquí”.

“Aunque tenga un discurso más pulido que su padre y parezca más distinguida, sigue siendo una racista y una xenófoba”, añadió. “Si gana, crecerá el clima de odio, no solo hacia los musulmanes, sino también hacia cualquier minoría –judíos, ateos, homosexuales… –. Me duele pensar que pueda ocurrir algo así en mi país, Francia, el país de los derechos humanos”.

Lisa, estudiante de arte de 22 años y activista queer, acudió a la manifestación para mostrar su “repugnancia” ante la segunda vuelta presidencial, “que nos da a elegir entre una candidata homófoba y racista promotora de un retroceso en las cuestiones LGBT o el cierre de fronteras, y un candidato neoliberal”, inspirador de la reforma laboral. La joven se mostraba explícita: “Gane una u otro, estamos en la mierda”.

Mujeres gritan consignas contra la reforma laboral./ Teresa Suárez

Mujeres gritan consignas contra la reforma laboral./ Teresa Suárez

Macron, un “feminismo ‘a la Julio Iglesias’”

Durante la campaña electoral, todos los candidatos se han reivindicado en un momento u otro abanderados de la causa feminista, sin que ello se tradujera en un debate real sobre las desigualdades de género.

“Los derechos de las mujeres han sido muy poco abordados en esta campaña y cuando lo han hecho, ha sido de forma instrumentalizada, racista e islamófoba, por parte del Frente Nacional”, lamenta la portavoz de Osez Le Féminisme. “Da la impresión de que para la sociedad francesa no tienen importancia temas como la brecha salarial o la violencia contra las mujeres, pese a que decenas mueren cada año a manos de sus parejas”.

Por su parte, Emmanuel Macron ha asegurado que pretende hacer de la igualdad entre hombres y mujeres “una causa nacional”, pero las propuestas en su programa electoral son bastante imprecisas. Ante promesas como la de nombrar a una mujer primera ministra si gana las elecciones, las reacciones han ido de la sorna al escepticismo: el equipo de campaña del candidato centrista está formado mayoritariamente por hombres y no se le conoce ninguna colaboradora estrecha.

“La verdadera alteridad para un hombre es la mujer (…) Soy profundamente feminista porque amo lo irreductible que hay en el otro, que es la mujer”, aseguró el candidato el pasado 8 de marzo en medio de una pastelosa declaración de amor a su esposa, que la revista Marianne calificaba de “feminismo ‘a la Julio Iglesias’”.

Pese a todo, el llamamiento a votar a Emmanuel Macron para evitar una victoria de la extrema derecha ha sido generalizado, si bien los movimientos sociales, muy combativos con las políticas del exministro de Economía durante toda la legislatura, advierten de que no le están entregando un cheque en blanco.

En una tribuna en el diario Libération publicada el miércoles, varias de las principales asociaciones feministas francesas advertían que el apoyo a Macron contra Marine Le Pen es todo menos incondicional: “Desde la misma noche de las elecciones, le recordaremos que el nuestro no es en ningún caso un voto de adhesión y que seguiremos movilizándonos contra su proyecto liberal, que hace peligrar los derechos sociales de todas y todos”.

En el contexto actual, las feministas hacen de tripas corazón: “No es elegir lo menos malo, es evitar lo peor”, se resignaba la portavoz de Osez Le Féminisme. “Con Macron en el Elíseo sabemos que tendremos batallas que luchar, sobre todo desde el punto de vista económico, pero el combate será mas sencillo que frente a Marine Le Pen”.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Print this page
“No mi presidenta”: las feministas francesas se movilizan contra Marine Le Pen
0 votes, 0.00 avg. rating (0% score)

¿Quieres debatir en un espacio tranquilo, seguro y libre de (machi)trols? Vente al foro de debate de Pikara Magazine

Andrea Olea

Periodista. Feminista. Viajera. En París casi todo el tiempo, dando vueltas por el mundo, el resto. Contar historias, hacer que cuenten.

Uso de cookies

Nosotras también hemos sucumbido a las cookies y eso que no son de chocolate. Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies